Archivo de la etiqueta: muerte

Una noche como la de hoy te marchaste para no volver. Soy malo con las fechas, quizás sean diez años ya, quizá más, o tal vez menos. Pero mucho tiempo ya. 
Inocente, siempre niño, siempre adulto. 

Siempre único. 

Puede que muchas veces no lográramos entenderte. Y sé que muchas otras te entendíamos con solo mirarte. Recuerdo el tacto de tus manos de hombre de campo. Recuerdo tu olor, el roce de tu barba cuando nos abrazabas. 

Fuiste duro, hasta el final. Fuerte como una encina y valiente como los guerreros. Pocas veces te vimos quejarte de dolor, salvo cuando las luces se apagaban, la casa se quedaba vacía y te sentabas, derrotado, bajo la luz tenue del hogar. 

Qué difícil fue verte marchar, pero que paz nos dejó verte por fin descansar. 

Recuerdo la última vez que te vi. 

Tus palabras, tu mirada y mi última promesa aún sin cumplir. Creo que sabías que te ibas, pero nos demostrabas lo contrario.

Y al despertar, una mañana de Reyes, ya no estabas aquí.

Por la noche vinieron a buscarte, y quizá hoy aún sigas a su lado repartiendo regalos y sonrisas a todos los niños del mundo. 

Porque un alma tan pura, sincera y bella como la tuya no puede perderse en la nada para siempre.

Porque siempre estarás en nosotros que tuvimos el privilegio de sentir tu amor. 

Porque siempre te recordaré en el campo entre cabras, como corrías hacia mí y mi hermana para abrazarnos después de un tiempo sin vernos. 

Porque fuiste, eres y serás siempre nuestro tío Kiko.

Porque fuiste, eres y serás siempre mi padrino. 

Porque fuiste, eres y serás siempre mi ángel de la guarda. 

Vuela feliz y libre tío. 

Descansa tranquilo. 


Whitney Houston

 

 Otra estrella brilla desde el cielo.

Otra que se fue demasiado pronto. O quizá ella quiso marcharse justamente ahora.

Quién lo sabe.

Nadie.

En el cielo está Amy. Después llegó Etta.

Ahora Whitney.

Si se pudiera ver por un agujerito los conciertos tan espectaculares que habrá ahora mismo en el cielo, millones de personas pagarían por verlos.

Una diva se ha despedido de nosotros, dejando un legado de canciones maravillosas en su portentosa voz.

Y se despide dejándonos su belleza en aquellas películas, apariciones y fotografías espectaculares.

Se fué dejando una película terminada que será su legado póstumo.

Se fué la mítica interprete de la canción que mas veces se ha entonado en un casting, “I will always love you”.

Rachel y su guardaespaldas.

Whitney.

Se feliz allá donde estés.

1963-2012

I didn’t Know my on Strength

“No conocía mi propia fuerza: perdí el contacto con mi propia alma, no tenía donde volver, no tenía donde ir. Perdí de vista mis sueños, pensé que había llegado mi final. Pensé que nunca saldría adelante, no tenía nada a lo que aferrarme. Creía que sucumbiría.

No conocía mi propia fuerza. Y me tropecé, y caí, pero no me dí por vencida. Sobreviví a mi etapa mas oscura, mi fe me mantuvo viva. Decidí levantarme y mantener la cabeza bien alta.

Yo no nací para el fracaso.”

http://www.youtube.com/watch?v=9THMBLE1t6M


 

Purpurina

 

“Mariquita muerta, purpurina al aire”

 

Autor: Un Renglón Torcido, para que mas.

Comentarios: Un mediodía con vinillo peleón, sol sobre la cabeza,

y mucha alegría, dan para frases así.

¿Que hay más bonito que morir siendo pequeños puntitus de purpurina en el aire?  


 

Ayer fue  una jornada bonita de primavera. Sol en lo alto, cielo despejado y un calorcito en una Pamplona que lo agradace. Un día tranquilo, de trabajo sin prisa pero sin pausa. Con una comida en familia, en un patio, descansando y riéndose de las tonterias que pasan en ésta vida que nos toca vivir.

Hasta ahora un día normal, como otros muchos que suelo contar. A la salida del trabajo como muchas otras veces, voy a casa del Sr. Pintor. Nos vemos, reímos, hablamos, nos contamos. Enredamos, hablamos por teléfono, opinamos, se ducha. En fin, rutina a la que siempre quiero volver después de un largo día lejos. Cosas de parejas, nuestras cosas. Las que tanto nos gustan.

Y entre esas cosas, toca encender el ordenador. Y me dispongo a ello. Cotilleo Facebook, cotilleo Twitter, ¡anda, cancelan Se Lo Que Hicisteis! Cotilleo el correo, cotilleo su correo, mi blog, su blog. Youtube, Yahoo… Y como siempre y antes de apagar el ordenador y desconectar del resto del mundo, éntro en Diario de Navarra punto es.

Glupss, tragamos saliva. Y me remonto a la conversación en el patio de mi hermana, en el que contaba que tenía que llevar a los niños de 4 y 5 años a inglés a Tafalla. Perfecto.

Ahora yo, delante del ordenador, a las nueve de la noche. Me dispongo a leer las noticias, y lo primero que leo es que ha habido un accidente con un muerto en la N-121 a la altura de Pueyo. Empezamos bien, es la carretera por la que pasa mi hermana para llevar a mis sobrinos a inglés. Y sigo, abro la noticia y continúo leyendo. En la noticia, explican que el suceso ha tenido lugar a las 18.53 horas, y de que todavía no disponen de todos los datos de accidente. Lo único que cuentan es que ha habido un muerto, que es una mujer y de la que no dan mas datos, y tres heridos mas, graves. El resultado de un accidente de dos coches con un camión.

Y aquí comienza la angustia. Son las nueve de la noche, el suceso ha sido a las 18.53 horas. Hora a la que suele volver mi hermana de Tafalla a su casa, pasando por esa misma carretera. Si hubiera pasado algo, ¿ya lo sabría? ¿O no? Pero tambien lo habrían puesto en el diaro, ¿o no?

Después de un minuto de dudar, y con un nudo en el estómago, marco el teléfono de casa de mi hermana… Y gracias a dios o a quien tenga que agradecer, coge ella el teléfono. Hablamos de chorradas, y tras unos minutos, le doy el susto de su vida, diciéndole lo del accidente. Ella me confirma que habrá pasado dos minutos antes por el sitio del accidente. A la misma hora, por dos minutos de diferencia hoy cuento ésta entrada y no otra.

Y ahora viene la reflexión, y espero que pueda llegar a los Señores Políticos que ahora están en campaña. ¿Cuántos muertos tiene que haber en éste tramo de carretera de la N-121, para que la autopista A-15 sea gratis?

¿A cuántas personas tenemos que ver muertas para que ustedes se decidan a hacer algo en éste punto negro? Porque yo hoy doy las gracias a dios de que mi hermana, mis sobrinos, mis conocidos estén bien. Pero varias familias están llorando la muerte de una chica de 23 años. ¿Hasta cuando?

Mi mas sentido pésame a los familiares.

¿Hasta cuando?


 

Ésta noche no tengo los ojos llorosos por mi resfriado incipiente, ni por una disputa, ni por haberme reído durante mucho tiempo. Están así porque desde hace unos 20 minutos, no han dejado de caer lágrimas desde ellos. Y todo por una razón contundente. He visto PHILADELPHIA. Después de años evitándola, desde hace un tiempo para acá tenía la suficiente curiosidad y ganas de verla, que podían a mis miedos hipocondríacos. Y es que no me gusta ver películas en las que alguien enferma porque luego siempre me ecuentro en mi mismo alguno de los síntomas descritos en lo que veo.

Pero en mi afán de superar pequeñas batallas conmigo mismo, he decidido coger el toro por los cuernos y verla. Y el resultado es un picor espantoso en los ojos, una congestión enorme en mi nariz, y unas ganas de llorar al pensar en lo que acabo de ver…

Mientras veía la película, pensaba en todas las veces que he discutido con gente que quiero. Pensaba… En los amigos que están lejos y que veo menos de lo que me gustaría… En los amigos que a veces hace que me hierva la sangre… En mi familia a la que a veces no trato como se debiera porque me cuesta mostrar los sentimientos que a veces se me da tan bien plasmar aqui… En mis sobrinos, que aún tengo grabado en mi cabeza sus risas y carcajadas mientras hoy a mediodía jugabamos a las guerras y no me dejaban ir a trabajar… En las estrellas que nos protegen desde el cielo, y en especial una de ellas que se fué demasiado pronto y casi sin despedirse, con una mirada de un niño de diez años.

En fin… La vida es dura, y por suerte, creo que todos podemos agradecer lo que tenemos. A pesar de nuestras penas, nuestras peleas, nuestras deudas, sombras y tristezas. A pesar de los que se fueron y ya no la comparten con nosotros. La vida es ésto que hacemos todos juntos, cuando hablamos, cuando reímos, o tan solo cuando nos miramos. O simplemente cuando a través de una línea de teléfono nos decimos Te echo de menos o Tengo ganas de verte

Aprovechemos los momentos que tenemos para vivir lo mas felices que podamos. La felicidad no es un estado, para mi es una mezcla de sonrias de mis sobrinos, de las risas tontorranas con mi hermana, del tacto del pelo de mi madre cuando me dice que se lo seque, de los ojillos de mi padre cuando se emociona viendo una película, de los abrazos de mi cuñado; de los paseos por pamplona con las vegas y su “se me van a caer los ojos”, de los bailes de Prada, de los trancazos de Castro; de las sonrisas canarias en un aeropuerto a 2400 km. de aquí; de Airan a EPDJ, cambiamos de ritmo, pero la esencia sigue ahí (era esencia); de todos y cada uno de mis chicos de zaragoza, Azú, Muela, Mur, Molinos, Madina, Jeszú, Ozé, JF, Zú, las chicas de San José, Cachánchan, Vdiaples… Y seguro que se me olvida mucha gente.

Familia que lee los Renglones, sonriamos mientras podamos, que con sólo ese gesto podemos hacer que alguien sea por un segundo feliz .

Lo dicho, a quien lo quiera recibir OS QUIERO MUCHO.


 

 

Quizá muchos no entiendan el por qué de ésta entrada.

Aunque igual piensan muchas veces eso al leer cosas que la mayoria de las veces no tienen sentido. Es un video triste, demasiado triste. Pero digno de ponerlo. No recuerdo la fecha en que se emitió, pero si me guío por cuando se colgó en youtube, y por lo que he podido averiguar buscando, nos remontamos al 9 de diciembre de 2008.

9 de diciembre de 2008, 10 de julio de 2010, como hemos cambiado…

O mejor dicho, como han cambiado las circunstancias. Si alguien espera próximamente entradas alegres, graciosas y con chistecitos, le aseguro que no las va a encontrar. Ha pasado un año y ocho meses desde que vi esa escena por primera vez, y desde que oí esa canción acompañando las imágenes.

No las vi solo, no estaba solo en casa. Lloré como nunca, lo hice con congoja. Soy así, llorón por naturaleza así como mi hermana. Herencia paterna. Aquella noche alguien me acompañaba, me veía, me consolaba. Como decía el video que colgué en la entrada de ayer, cuando lloras a solas, me muerdes el corazón.

No puedo creer que todo haya cambiado para siempre. Me niego a pensarlo porque el mero hecho de hacerlo hace que se me rompa el corazón, sabiendo que yo he roto otro… Ahora mismo todo es como una pesadilla, de la cuál quiero despertarme algún día. Pensar en un futuro en el que estemos sentados alrededor de una mesa, con un café entre manos y recordando en cuanto hemos tenido que andar para llegar hasta ahí.

Aquella noche, aquel diciembre del 2008, apenas hubo diálogo. Solo gestos, miradas y alguna que otra palabra de consuelo. No hacía falta nada más. Bastaba el hecho de estar. Éstas noches de julio de 2010 son todo lo contrario. No hay gestos, no hay miradas, si hay lágrimas pero de cara a la pared.

El fondo no ha cambiado, los corazones siguen latiendo al unísono.

Eso lo se, porque lo siento. Todo lo demás es gris.

Quizás bastaba respirar, solo respirar, muy lento.  

 

 

 


 

“Para diagnosticar correctamente, los médicos cambian constantemente de perspectiva. Partimos desde el punto de vista de los pacientes. Aunque normalmente, no tienen ni idea de lo que les pasa. Vemos al paciente desde todos los ángulos posibles. Descartamos posibilidades y buscamos información, intentando averiguar qué va mal.

Nos piden segundas opiniones, esperando que veamos, algo que quizá a otros se les haya pasado.

Para el paciente, otra perspectiva puede suponer la vida o la muerte. Para el médico, enfrentarte a todos los que estaban allí antes que tu.

Tras escuchar todas las opiniones y considerar todos los puntos de vista, por fin encuentras lo que buscabas.

La verdad.

Pero con la verdad no acabas. Empiezas otra vez. Con un montón de preguntas nuevas.”

 

Anatomia de Grey, Capítulo 6º, 6ª temporada

A 10 horas…