Archivo mensual: octubre 2009

peleas

Reconozco que a veces tengo un caracter dificil. Siempre me han dicho que cuando quiero soy muy borde, aunque yo más bien diría que no es cuando quiero… Hay demasiadas veces que cuando me doy cuenta de que he perdido un pelín los papeles, es demasiado tarde. Aunque como siempre se ha dicho, nunca es demasiado tarde para decir un perdón, ¿no es así?

Esto no es nuevo, no es que de repente haya empezado a aflorar mi carácter amargo al cumplir años. Ciertas personas cuando vivía en zaragoza se asustaban cuando veían que la vena de mi frente empezaba a inflamarse y el rubor en mis mejillas era claramente visible. Así que desde entonces pocas cosas han cambiado.

Hoy no ha sido un día duro, todo lo contrario. Día divertido con muchas risas y tranquilidad absoluta. Hasta que de repente mi cerebro sufre una desconexión que genera un cortocircuito instantaneo y grito como un energumeno. Efectivamente, y como podréis adivinar, siempre grito a quien menos culpa tiene. Bueno, siempre no, que hay gente que merece ser gritada por mí. Pero hoy no era uno de esos días.

La cuestión es que un acúmulo de catastróficas desdichas, varios desafortunados conductores que caminaban delante de mi coche, más atascos varios en cruces con accidentes incluidos han colmado el vaso y el torrente de alta tensión ha generado una tormentilla sin ningún sentido.

Han sido ni tres minutos, pero después veo que quedan huellas y esas huellas no me gustan. Más que nada porque no tenían ningún motivo de estar, y sobre todo porque no quería dejar esas marcas en quien no debía. La verdad es que los amigos tienen paciencia cuando son de verdad y para eso mis individuos la tienen sobrada conmigo, porque hay que tener cojones para aguantarme en determinadas circunstancias.

Si Xabi de Pekin Express grita y se cabrea con su pareja en el viaje, os prometo que cuando lo veo me da vergüenza porque se que yo sería igual que él en la misma situación. Así que imaginaos el tema. Toda la razón tiene individuo Las Vegas cuando me compara.

En fin, que la excusa típica de “es que yo soy así”, en éste caso se podría decir. Pero no lo haré porque mis comportamientos muchas veces no tienen excusa que valga, y no son justificables con un simple “soy así”. Cuando hay algo de tu persona que no te gusta, hay que evitar que salga al exterior y más con las personas que mas quieres. Cambiar a éstas alturas es difícil hacerlo, dado que el hecho de ser visceral lleva consigo todo lo demás. Pero por lo menos, ya que no se cambia, tratar de controlarlo en determinadas circunstancias.

Lo voy a intentar, lo prometo. Pero por hoy LO SIENTO MUCHO…

 


FOLLO-PRIMERA-CITA

A medida que vamos cumpliendo años, las cosas que nos tocan vivir evolucionan como lo hace el resto del planeta. Pero en éste caso la evolución tiene mas que ver con el modo de afrontar las cosas en las diferentes etapas por las que pasamos que a una mera etapa evolutiva. Y es que por supuesto cuando te acercas a los 30, las primeras citas no son como cuando te acercas a los 20.

Está claro que los escenarios van cambiando a nuestro alrededor, y lo que antes podían ser rollos de una noche de sábado, comienzan a ser rollos de domingo porque la noche anterior nos hemos cambiado el teléfono y mañana ya veremos. Las noches de juerga son de juerga con los amigos y el resto pasa a un segundo plano. Y si tienes que conocer a alguien, se conoce con tranquilidad y sin prisas, como debe ser. Por supuesto una cosa no quita otra y todos somos humanos y hay calentones. Pero de eso no se trata.

Y es que las primeras citas con los veinte más todos, son calmadas, tranquilas, sin agobios y sin expectativas en la mente. Son un ” a ver que pasa”, y la tranquilidad que se tiene cuando se piensa de esa manera no se paga ni con mastercard. Incluso diría mas. He llegado a desterrar las palabras  “primera cita”  de mi vocabulario, porque creas que no, el hecho de mencionarlas ya crea tensión en mi ambiente.

Yo sigo siendo una tortuga dentro de mi caparazón. Desde que metí la cabeza dentro hace unos cuantos meses ya, no la he vuelto a sacar, y no me parece que vaya a ver la luz del sol próximamente. Quizá por eso haya alcanzado una tranquilidad absolutamente pasmosa ante cualquier circunstancia nueva de conocer a alguien por primera vez.

No me da miedo conocer gente nueva, ningún miedo. Y quizá por eso a la hora de llegar a conocer a alguien me muestre mas frio o indiferente de lo que cabría esperar. No se, quizá sea otra forma de autoprotección, el mismo caparazón de siempre. Pero la cuestión es que ahí estoy, y no hay temores a dar pasos o decir cosas o dejar de decirlas. Pienso que a medida que cumplimos años vamos queriendo claridad, simplicidad y la suficiente madurez para no dar pasos en falso que luego den lugar a malos entendidos. Y por supuesto, si eso es lo que quiero la prioridad mía será dar lo mismo que exijo.

No me he vuelto duro, sigo siendo el mismo romántico empedernido que se ha llevado mas hostias que un pandero por confiar en las personas equivocadas. Por creer en cosas que desde el principio y vistas desde fuera estaban destinadas a fracasar. Por ser inocente y pensar que cuando te dan razones para no hacerte daño, esas razones erar reales y no simplemente excusas. Ahora soy el mismo romántico pero con la lección aprendida, o por lo menos la teoría.

Habrá que ver la práctica.


javifeo

¿Quién eres tu y que has hecho con Javi?

El shock al ver ésta foto es directamente proporcional al tamaño de los inmensos mofletes que he desarrollado. Y no se pasa con la primera vez que se ve, si no que cada vez que miras, mi corazoncillo me da un vuelco.

El photo shop ha entrado en la vida del señor Tengo mi propio blog, y gracias a él, he podido descubrir como sería si tuviese encima 50 kilogramos más de grasa de los que ahora mismo tengo. Y no os miento cuando digo que enfrentarse a una foto así da bastante vergüenza, pero es lo que hay. Además con la moda que hay ahora de retocar cualquier foto para estár mas guapo, mas delgado, con menos arrugas y como si tuvieramos todos el cutis de 12 años, no viene mal reirse de uno mismo y hacer todo lo contrario. Pasamos de en lugar de tener una cinturilla de avispa como la modelo que despidieron por estar demasiado gorda, a tener la cara tan gorda como si tuviera una modelo metida dentro de cada carrillo.

Aunque una cosa es cierta… Mis ojillos son igual de bonitos de las dos maneras, eh, jejeje.


extraños

¿Cuánto tiempo tiene que pasar oficialmente para que, un perfecto desconocido, pueda tener el derecho de opinar sobre como eres o dejas de ser? Francamente yo me cuidaría muy mucho de realizar cualquier valoración sobre otra persona que no conozco o que reciente lo hice. Pero parece ser que no todo el mundo es de mi misma opinión. Es más, parece que el hecho de pagar 9 euros por causa y dos cafés y dos coca cola’s sin hielo hace que adquieras ese derecho.

Sinceramente, creo que hay gente que hace valoraciones demasiado a la ligera y sin pensar en si pueden llegar a sentar bien o mal ciertas afirmaciones. Y voy más allá pensando incluso que para ejercer ciertas profesiones, debes saber cuando llega el momento de cerrar la boca y seguir a lo tuyo para no pasar la linea que separa lo cordial y amable de los resbalones inapropiados…

A veces no acepto bien las críticas. Bueno, lo reconozco, no las acepto bien nunca. Pero no lo hago de primeras, porque como soy visceral y cabezón, lo primero que haré es negar en rotundo algo negativo de mi persona. Depués y en frío, y considerandome una persona racional (racional en la frialdad), puedo llegar a entenderlas e incluso reconocerlas. Siempre es bueno que la gente que permanece a tu lado te abra los ojos de vez en cuando. Pero cuando hablo de la gente que permanece a mi lado, hablo de la gente que permance a mi lado. Y me repito tanto en éste punto porque un camarero al que he pedido dos cafés y dos coca cola’s, y con el que la mayor conversación que he tenido ha sido que me traiga 3 azucarillos, creo que con los 9 euros que le he pagado no gana el derecho de verter ciertas afirmaciones.

No entraré en contar lo que ha opinado ni lo que ha dejado de opinar. No es ese el tema que me lleva a escribir. Solo hago la reflexión sobre lo gratuito que es emitir opiniones totalmente subjetivas sobre personas totalmente desconocidas, que no sabes si pueden llegar a sentar bien o mal. Si no conoces, es mejor callar. Si no sabes, es mejor no opinar. Si trabajas, haz tu trabajo y limitate a ser amable y cumplir. El resto si quieres, nos tomamos una caña y opinamos lo que quieras.

Por la mañana cuando te levantas es imposible preveer que puede depararte cada nuevo día que tenemos por delante para vivir. Hoy el día me ha sorprendido casi a última hora.

 


 

Despistado_007

El esfuerzo que he tenido que hacer hoy durante todo el día para que no se me olvidara el tema de mi próxima entrada ha sido inhumano. Yo creo que no ha habido una hora del día que no me acordara de éste momento que estoy viviendo ahora mismo mientras escribo. Y es que lo reconozco, soy despistado.

¿De que estaba yo hablando?

Es coña. Pero podría haberme pasado perfectamente dado mi historial. Y como ha dicho recientemente una amiga mía, yo creo que el señor alemán ese está acampando en mis neuronas (el señor alemán es Alzheimer). Ahora en serio, se me van muchas ideas de la cabeza. Voy a la cocina y pienso tengo que bajar la basura, pero antes cojo el móvil de la habitación… Adiós basura, ya se me olvidó bajarla. Voy a hacer café en el trabajo, voy a por agua, hecho agua y… Y la cafetera se queda con el agua puesta y ya está. Dejo el bolso en el asiento de atrás y el bolso esa noche duerme en mi garaje. Y ésto es así continuamente.

¿Que me pasa?

Sinceramente he llegado a la conclusión de que hago las cosas demasiado alborotadas en algunas ocasiones, lo que lleva a que mi cerebro no sea capaz de asimilar todas las informaciones diversas que le envío. Otra de las conclusiones que he sacado es que no presto atención a lo que estoy haciendo mientras lo estoy haciendo, porque ando pensando en lo que tengo que hacer a continuación.

Francamente son todo excusas para algo que al final me va a empezar a preocupar. Hoy lo ha pagado mi coche, que se me ha quedado encerrado el pobre en el garaje porque no tenía una santa llave para entrar a por él. Por circusntancias de la vida de cuyo nombre no quiero acordarme, la llave terminó en el llavero del Individuo Las Vegas y no en mi llavero. Y para mas guasa, el mando del garaje duerme en el interior de mi coche. Conclusión, no había manera de entrar en el garaje. ¡Como para una urgencia!

Sea por H o por B (ésta expresión nunca la he entendido), la cuestión es que parece que cada día va a más. Y ésto no lo arregla ni el Brain training ni leches. Dentro de unos años me pintaré de azul y negro, me pondré unas aletas y unos pies de buceador y me lanzaré al mar para vivir para siempre como un Dori cualquiera… No recordaré ni quien fuí, de donde vine ni a donde deberé ir. Lo justo comeré para seguir nadando y buscando a Nemo, eso si me acuerdo de lo que estoy buscando.

Mientras tanto yo me canto… “Donde están las llaves matarile-rile-rile, donde están las llaves matarile-rile-ron… En el fondo del mar, matarile-rile-rile, en el fondo del mar, matarile-rile-ron”


alma

Parece que el salón de mi casa donde me encuentro ahora mismo sigue abarrotado de gente a pesar de que estamos pantalla y yo solos, rodeados de globos por todas partes. Muchas voces resuenan aún entre éstas cuatro paredes a pesar de que hace 24 horas que terminó la celebración que ya sabéis. Los niños corriendo y jugando con globos, e imaginando ser batman y princesas batman. Otros más pequeños se ríen aún en brazos de su madre, que serán los que en el futuro recorran éste mismo suelo. Y los mayores merendamos, bebemos y reímos, que para eso nos juntamos. Mientras que alguno hace oídos sordos a las recomendaciones del médico y beben alcohol, otros me quitan mi cubata mientras yo no me doy cuenta. Un año más, esperemos que no sea el último, nos hemos juntado la familia, sin desencuentros.

Pero éste fin de semana deparaba otra sorpresa, y no solo los regalos de cumpleaños. A veces la vida te sonríe y devuelve a tu camino personas que en algún momento pensé que no volvería a ver nunca. Hace unos 8 años dejé de ver, saber y oir al Ave Danix. Las circusntancias que nos rodeaban en aquel entonces hicieron que por H o por B, su camino de baldosas amarillas llevara a la ciudad de las esmeraldas mientras el mío guiaba a la de rubíes. Tanto se distanciaron  nuestros adoquines amarillos que la lejanía hizo borrar las pruebas del conocimiento… Sin móvil, sin amigos comunes localizables y sin ninguna otra pista, el hecho de volver a juntarnos solo quedaba en manos del destino.

Y parece que el destino así lo quiso y tras éstos 8 años, hemos vuelto a vernos y oirnos. La hora de más de un día más ha hecho que repasaramos el tiempo transcurrido desde nuestro último Hasta luego… El Ave Danix ahora es Ave Zen. Los años lo han calmado y se respira relajación a su alrededor,  por supuesto se respira sin olor a tabaco. El alma de zaragoza, como el señor de la fotografía ha venido a verme y espero que no pasen tantos años hasta que podamos juntarnos de nuevo.

Hace unos días en una entrada bastante pesimista o triste que escribí, seguramente debido al teléfono rojo que llevaba conmigo, hablaba de la estación de tren en la que esperamos que pase el nuestro para cogerlo. Hoy sin embargo pienso que cada día pasan por delante nuestra muchos trenes, y hay que saber agarrarse a ellos. Los trenes no significan amores o desamores solamente. Los trenes son oportunidades diferentes que vemos a diario y que se nos da la oportunidad de aprovechar. El último que ha pasado me ha hecho reencontrarme con un amigo del pasado, que podría haberlo dejado pasar.

Hoy soy mas optimista, la vida está llena luces, la cuestión es mirar al lugar correcto en el momento oportuno. Una luz es un amigo que vuelve a tu vida. Una luz es la sonrisa de un niño mientras llena la cara de nata a su tío y se ríe sin ninguna otra preocupación. Una luz es reirse de uno mismo al darse cuenta de que el problema de no saber conducir un Seat Ibiza era que metía cuarta en lugar de segunda.

Hoy hay más luz.


29

 

IMG_NEW

21 de Octubre de 1980.

2.25 h.

Hace 29 años, justo a la hora que se publica ésta nueva entrada, nacía en Pamplona. Hoy es mi cumpleaños. Dentro de justo un año cambiaré los veinte por los treinta. Un reajuste en la vida al que uno debe irse acostumbrando poco a poco no vaya a ser que luego entremos en crisi. Y bueno, la verdad es que se va llevando con dignidad. Está claro que el paso de los años nos afecta a todos, y siempre nos quedan las palabras de consuelo de aquellos que tienen más que nosotros, recordándonos que la treintena es lo mejor de la vida. Pero tambien empiezas a darte cuenta de que ya no eres tan joven como para hacer cualquier locura y excusarlo con el tema de la edad e inmadurez. Los niños ya te ven como un señor, y te lo hacen saber cada vez que se dirigen a ti. Las canas empiezan a salir a parte de en la cabeza en otros sitios, como la barba. Son pequeños detalles, pero son.

Por otro lado, siempre podemos mirar el vaso medio lleno y ver las cosas bonitas que ganamos con la edad. Experiencias que hemos vivido durante los años pasados. Aquellos años de colegio en los que pude llegar a ser objeto de burlas aclaradas en su mayoría con el paso del tiempo. Los años en el Instituto donde conocí a gente genial que todavía hoy recuerdo con mucho cariño. Los años de mi vida en Zaragoza donde conocí a la mayoría de mis amigos, esos que te encuentras un día en la vida y sabes que van a estar siempre ahí. Y después de todo eso llega el mundo laboral y su entorno. La vida te hace ganar dinero, ganar independencia, libertad… Tiempo libre para disfrutar de tus logros y lo disfrutas más porque económicamente no dependes de nadie. Y con los años conoces a gente, individuos, que aparecen de la nada y que por nada te gustaría que desaparecieran porque son parte ya de tu familia.

Y con 29 años ves como la familia ha ido cambiando poco a poco. Los que de pequeños jugabamos con los playmovil ahora muchos juegan con sus hijos. La familia aumenta. Sobrinos que te vuelven loco pidiéndote cosas a los cuales no te cansarías de dar besos nunca de no ser porque les dejo los mofletes rojos porque pica la barba. Nuevas generaciones que hacen darte cuenta de que el tiempo pasa. Y bendito sea que pase. Porque tambien cada nuevo pequeñito que llega en cierto modo te recuerda que hay gente que ya no está y que no celebrarán sus cumpleaños. Gracias a Dios, (ey, si hay Dios, seguramente entienda de emoción, si hay Dios), seguimos adelante los que seguiamos hace un año.

Así ha pasado un año más. La mayoría de éste compartido a través de mis renglones torcidos. De mi mismo poco diré que no haya dicho ya. Cumplir años me encanta, estoy vivo y si vivo cumplo. Eso es lo importante. Y no solo eso, sino que estáis ahí conmigo, sabéis quienes sois. Estoy bien, unos días bien, y otros no tambien. Pero realmente no tengo motivos para formalizar una queja. Aunque como no puedo estar sin quejarme, el cumplir años hace que quieras compartir estas cosas con alguien. Quizá sea el pero, pero un pero insignificante al lado de todo lo bueno que me rodea.

Tengo 29, un año más. ¿Que me depararán?