Archivo mensual: marzo 2010

 

Un fin de semana al máximo. ¿Cuántas horas de sueño en total? Casi es mejor ni contarlas, pero sobre unas seis horas y tres cuartos de sueño hacen que haya sido un fin de semana inolvidable. Cuarenta y ocho horas pasadas, dormidas casi siete, despierto casi cuarenta y una. La primavera desde luego ha entrado en todo su explendor y hace que la sangre esté mas alterada de lo normal. Así, la juerga padre.

¿Que te dan cerca de las cinco de la noche del sábado? Yo mejor me voy a mi casita y paso de ir a Totem que ya estoy cansadico.

¿Que hace un día estupendo de sol y primaveral el domingo por la tarde? Yo me piro a la calle que hay que aprovecharlo porque hace muchísimos meses que llevábamo esperando ésto.

¿Que te sale un plan de última hora la noche del domingo? Oye, que los planazos no están para desperdiciarlos y hay que cogerlos al vuelo. No vaya a ser que venga otro y me los quite.

Y si el planazo de alarga hasta las seis de la mañana, para que contar mas. Jadeos, falta de respiración, descanso, una cabezadita. De nuevo la boca abierta, de nuevo falta de respiración, calor y otra vez descanso. Bufff. Agotado a casa. Las seis de la mañana y yo sin sueño, despejado. Dentro de poco a trabajar. Sólo hay tiempo para una hora de dormileo con picor de garganta (ejem, ¡marica!) y al trabajar que es lunes. Así que una horita de reposo y a la ducha rápido que hay que presentarse con buena cara.

Ufff, agotador, si ya os lo decía. No se puede vivir la vida con éste ritmo y mas cuando ya vamos cumpliendo años. Y es que el plan suena de maravilla, de no haber sido porque todo ésto ha sido consecuencia de llevar encima mi teléfono rojo. Citas imprevistas por llamadas a él, jadeos y falta de respiración culpa del rojo, y largas y largas noches sin dormir por y gracias a él.

Así que cualquier tinte sexual, juerguista o vacacional derivado de éstas líneas ha sido todo producto de vuestra imaginación calenturienta. Porque yo la verdad en lo último que estaba pensando era en “exo” precisamente.

Como resultado, dos noches sin dormir. Ojeras hasta los piés. Bostezos a todas horas, y la vista puesta en Semana Santa y en el merecido descanso del guerrero, porque queridos amigos, ésta profesión hay veces que parece un campo de batalla. Y los que la comparten conmigo lo saben perfectamente.

Siempre hay lugar en éstos momentos de flaqueza, a merecidas sonrisas provocadas por pequeños detalles. Como cuando el señor agente municipal te saluda pensando “pobre” a las cuatro de la madrugada, y sonríe como diciendo, tranquilo, tu coche está vigilado aunque esté en doble fila. O como cuando dentro de la enfermedad, el ser pequeñito te mira y lo que me dice me lo guardo para mí, o pensaréis que estoy loco. O cuando en el peor momento de todos, sólo con mandar un mensaje a un “unahoramenosmóvil2400” obtienes una respuesta inmediáta de ánimo que hace que las horas duras sean menos duras.

 


 

 

” Todo el mundo tiene derecho a cambiar, incluso a mejor”

Eduardo Mendicutti

 

Autor: Sr. Codex, un filósofo traductor y raruno, jejeje.

Hay veces que de par de mañana te alegran el día con una simple frase,

aunque no sea original.


 

Estamos expuestos siempre a la opinión, juicio y crítica de cualquier persona que nos rodea. Unas veces ésos comentarios serán los que te alegren un día triste, y en cambio, otras veces, esas palabras serán capaces de nublar un día soleado. Pero sólo nos queda el derecho a pataleta si pensamos que estaban equivocados, y por supuesto, aceptarlos para bien o para mal y seguir adelante.

Yo, confieso. No llevo nada bien las críticas, ni opiniones vertidas en mi contra, ni los jucios sobre mi persona. Si lo hacen a mis espaldas, la tengo curtida, pero si me lo dicen, notaré cierto rubor en mis mejillas y la vena de mi frente se hinchará paulatinamente y en función de la maldad de la crítica.

Todo ésto viene a raíz de una semanita intensa en éste respecto. Unas de las veces no he tenido mas remedio que bajar la cabeza y callar por respeto al lugar donde fue dicho. Dado que no soy NI NI, tengo una educación y a veces es mejor un silencio tenso en un momento dado que una contestación burda. Pero el tema de que todo el mundo pueda opinar sobre si llevo un pincho en la oreja y si lo puedo llevar en la polla, ¿esas cosas en los bares y por la noche, no? Hay que saber donde se hacen ciertas preguntas. 

Por otro lado y cambiando de tema, reconozco que mi humor a veces es difícil de pillar. Que necesitas estar o hablar en directo varias veces conmigo para poder saber si estoy hablando en serio o todo lo que estoy diciendo es pura ironía. Y comprendo que a veces puedo escribir cosas que no se acaban de entender de una forma redonda. Ésta parte de los renglones iba a ir por otro camino, pero voy a poner una comparación. Ahora mismo estoy escuchando de fondo una canción de La oreja de Van Gogh. Bien. Ésta en concreto es Deseos de cosas imposibles. Ahora bien. ¿No pasa muchas veces que escuchando una canción, no entendemos todas y cada una de las frases que dice, pero entendemos el mensaje en su totalidad? Si nos ponemos a analizar cada palabra podríamos pensar que no tienen muchas de ellas sentido, pero hay que buscarselo. 

Perfecto. No me voy a comparar con un compositor de canciones. Pero yo escribo renglones de mi vida, de mis pensamientos y de mis actos. Unas veces alegres y otras tristes, y a veces incluso obscenos. No hay que entenderlos tal cual son siempre. Si no que habrá muchas veces que por respeto o probablemente miedo a expresar tal cuál las cosas, estarán escritos de una forma un tanto abstracta. Es lo que hay.

Soy raro, raruno. Pero soy y escribo. Lo hago porque me gusta y lo seguiré haciendo mientras tenga algo que contar. Y si alguna vez no entendéis algo, preguntad que para eso estoy. Pero sobre todo, leed entre lineas que a veces es donde se esconden los verdaderos renglones torcidos.  


 

Efectivamente, y con ésta afirmación siguiente, os quedaréis perplejos.

No soy perfecto.

Sí, si, ya se que muchos estaréis llorando a moco tendido ahora mismo, rasgándoos (¿se escribe así?) la vestiduras y clamando al cielo. Y es que tras mi halo (hello hello hello, I don’t like this part, ésto va por Prada) de perfección mas que evidente, hay un agujero negro. Muy muy negro, y salío a relucir el pasado sábado.

Soy pésimo jugando a la Wii. No malo, no. Pésimo con todas las letras, y con testigos del suceso. Y es que uno se da cuenta ante determinadas cosas que ya no tiene 12 años a sus espaldas, si no mas del doble. Y lo que en otra época, como los juegos de consolas, eran pan comido, ahora son un auténtico calvario.

Todo comenzó con una cena tranquila, con los amigos, y después una partidilla a un juego de baile con una manta de éstas que se ponen en el suelo, con la susodicha consola. Bueno, como se trata de bailar, y a uno le gusta, y sólo hay que mover los piececillos, pues bueno, ni tan mal. La cosa comenzó a complicarse cuando de bailar pasamos a jugar al freesbi-golf (¿cómo se escribe?). Eso de tirar el disco para llegar al hoyo… ¡No se puede se mas malo que yo! Si la misión hubiera sido hacer puntos en positivo, yo con mis +42 puntazos, me llevaba el premio. Pero el que ganó lo hizo con -7, así que imagináos lo bien que se me dió.

Incluso hubo un momento en el que ante la risa contagiósa y persistente de todos los asistentes, sobre todo de la individua Monty, que llegué a pensar que la maquinita de las narices iba a resetearse y formatearse ante mi inutilidad. Por el hecho de lanzar el disco hacia adelante, y que su trayectoria en lugar de ser recta, hiciese una parábola para casi atacar a mi muñeca y cayendo hacia atrás, pensé que la máquina no iba a ser capaz de procesar esa información y mostrar los gráficos correspondientes a dicha hazaña.

Y es que es mi pregunta, ¿están preparadas para gente tan inepta como yo que casi es capaz de matar a su avatar chupapollas, (definida así por sus creadores, no por mí) con un lanzamiento del dichoso disco? Pues parece ser que sí.

Lo que está claro es que uno puede ser perfecto en todos los sentidos posibles habidos y por haber, desde un físico indescriptible, una inteligencia arrebatadora, un saber estar digno de reyes, un sentido del humor que cualquiera lo querría para si mismo y un carácter digno de mención… Pero en cuanto a las máquinas, mejor juego a las bolitas del facebook, que sólo hay que pulsar con el ratón una tecla, y el resto de juegos se los dejo a los profesionales.


 

 

Operación bikini en Marzo… No acabamos de ver el sol y uno ya aquí obsesionado con el michelín que no acaba de irse de la cintura. Aunque ese creo yo que dado el grado de madurez temporal que va adquieriendo uno, será difícil que se vaya. Y es que siempre vemos las orejas al lobo cuando es un pelín tarde.

Me hace mucho gracia a mi el anuncio ese de Christiano Ronaldo, todo cachitas él, con músculos donde en mi vida los veré yo en mi cuerpo, haciendo flexiones y mas flexiones sin parar un segundo. Así está el muchacho. Pero claro, nos ha jodido. ¡Si es que le pagan por estar así! Si no tiene otro pito que tocar en todo el santo día plagado de euros por minuto, que hacer, que culturizar el cuerpo…

Está claro, si a uno le pagan por entrenarse, lo hace. Si no, siempre salen excusas mejores para no hacerlo. Aunque francamente, llevo una semana como para tener excusa. Porque si no, que le digan al Ronaldo que trabaje NO en el fútbol NI en el gimnasio, si no, pongamos un ejemplo, recogiendo mierda. Es un ejemplo. Venga, 7 horas, recogiendo mierda. Después, coge tu super coche, para comer en 10 minutos, para volver a coger tu coche y atravesar tu ciudad para ir al hospital y pasar el mediodia y la tarde después de salir de trabajar… Cuando llego a casa, son las diez de la noche… ¿Operación Bikini? ¡Y una mierda! Al sofá y punto.

¿Y de donde se saca tiempo para estar en forma? Vale, sí. Lo del hospital  me excusa ahora, cuando no tenga que ir, tendré mas tiempo y entonces no tendre mas cojones que dejar de quejarme y hacer flexiones como CR9.

¿Quién fue el capullo primigénio que inventó que los hombres con buenos pectorales, buena espalda, cintura estrecha y abdominales tabletoides eran el canon de belleza perfecto? Uno que se aburría mucho seguro. Claro, te planteas que de aquí a Junio falta mucho. Pero si los 2400 km se resuelven a principio de Mayo… ¡Vamos mal de tiempo!

Y es que los cuerpos peninsulares, no costeños, no están acostumbrados a ser lucidos en playas. A uno le cuesta mantener el blanco nuclear o palidez cadavérica meses y meses de fríos entre lluvias, heladas, nevadas y ventiscas. Luego claro, cuando el primer día te plantas al sol, el cangrejo Sebastián que todo buen pálido llevamos dentro, sale a relucir.

Por consiguiente (Felipe presidente, uy, que mayor soy, ¿no?), la primera misión será tratar de lucir mejor tipín en las costas y evitar risas malignas de insulares estupendos sobre el cuerpillo esmirriao del del norte. Y la segunda, lucir un colorcito saludable aunque no comparable con el bronceado platanero, para no ser de nuevo un cangrejito.


                HOLA, ESTA ES LA PRIMERA VEZ QUE ENTRO EN UN BLOG COMO COMENTARISTA Y NO PARA OPINAR SOBRE LO LEIDO. HOY ME HAN DADO EL HONOR DE SER YO QUIEN ESCRIBA EN ESTA SECCION QUE YA HA CUMPLIDO UN AÑITO Y ES ALGO QUE MUCHOS SEGUIMOS Y ADMIRAMOS COMO A QUIEN CREO ESTA PAGINA.

               ESTA NOCHE ME DIRIJO A QUIENES LEEN Y OPINAN, Y COMO NO A SU DUEÑO, YA QUE SI, SOY 2400 COMO SE ME HA BAUTIZADO DESDE HACE UNA SEMANA , MAS O MENOS. Y ME SIENTO MUY ORGULLOSO DE SER ESE NUMERO QUE AL PRINCIPIO ME DESCONCERTO, PERO YA ME DI CUENTA DE LO QUE SIGNIFICO.

               Y LO QUE QUIERO DECIR A VIVA VOZ ES QUE LO QUE SE ESTA VIVIENDO EN ESTA HISTORIA ES UN AMOR TAN PURO Y REAL QUE NO ES COMO MUCHOS PIENSAN U OPINAN. ES MAS. ES EL DESEO DE COMPARTIR COSAS CON ALGUIEN QUE TE CAE BIEN,CON QUIEN TE PUEDES REIR O LLORAR, DECIRLE LO QUE TE GUSTA O NO DE EL SIN QUE DISCUTAS. CONTARLE TUS SECRETOS MAS INTIMOS, HASTA TUS PECADOS MAS GRANDES. NO NECESARIAMENTE SOMOS ESE AMOR SEXUAL NI DE PAREJA.

              SOMOS MAS QUE AMIGOS. ESE AMIGO QUE MUCHOS QUERRIAN TENER Y EN LA VIDA POCOS O NINGUNO CONSIGUEN. ES COMO UNA LOTERIA. QUE PASEN LOS AÑOS QUE PASEN, SIEMPRE ESTARA AHI Y EN ESTE CASO SENTIMOS LOS DOS ESA SENSACION. LO UNICO ES ESO, 2400 KM QUE NOS SEPARAN DE IR AL CINE, DE MARCHA ,DE RIÑAS, MELANCOLIAS…..

              EN FIN, JAVI APARECIO EN MI VIDA DE REPENTE POR UN DESPISTE, JE JE JE QUE COMO DICE EL BENDITO DESPISTE Y YO LO CONFIRMO. VALORAMOS LOS DOS LA AMISTAD POR ENCIMA DE TODO Y LO QUIERO MUCHISIMO. EL LO SABE Y EN CANARIAS, GRAN CANARIA  ME TIENE A MI Y MUCHAS MAS PERSONAS ESPERANDO SU LLEGADA PARA DARLE EL CALOR QUE SE MERECE, UN SER TAN ESPACIAL COMO ES EL. Y QUE 2400 SEA EL COMIENZO DE UNA GRAN Y HERMOSA HISTORIA DE DOS PERSONAS QUE SE QUIEREN DE OTRA FORMA COMO EL Y YO SABEMOS…….TE QUIERO MUCHO JAVI.

              GRACIAS POR FORMAR PARTE DE MI VIDA.


Off

 

Al final del día, llegas a casa y tienes esos momentos de soledad en los que te apetece aislarte del mundo. Entonces es cuando entro en éste blog y veo que durante el día de hoy en cierto modo he estado acompañado por aquellos que entran a visitar mi renglones. Y no veo sólo que me visitan, sino que personas a las que hace mucho tiempo no “veía” o no “sabía” se dejan caer por aqui y dejan su pequeña huellita.

Y viene bien darse cuenta de todo eso, porque después de un día duro como hoy, reconforta el saberte querido por decirlo de alguna manera. Conocer que muchas de las historias que compartes, a la vez son compartidas y vividas por muchos otros. Esas situaciones hacen que te des cuenta que al final, los problemas cotidianos que a veces te parecen un mundo, son mas comunes de lo que nos puedan parecer.

Hoy no he parado  un sólo momento. Día Lunes, aparentemente tranquilo en la agenda, y misteriosamente ajetreado laboralmente. Tanto que ni un sólo segundo de las horas “lectivas” he tenido para sentarme y respirar. Mientras tanto y en mitad de la tensión laboral, tensión médico- familiar. “Mañana al quirófano”… Y a pensar como me monto el día de mañana para conciliar mis obligaciones laborales con las familiares. Todo ésto no hacía mas hacer que las conexiones de mis neuronas estubieran a punto de entrar en cortocircuito temporal.

Sal de trabajo tarde, salvando vidas. Atraviesa Pamplona para llegar al hospital, y vuelve a casa a las diez de la noche para seguir recogiendo la ropa para planchar, del tenderete, tal, cual, pascual… ¡Y una mierda! Me voy al sofá. Mañana será otro día, pero yo no puedo hoy mover un sólo músculo mas. ¿Guarro? ¿Desordenado? Sinceramente hoy me da lo mismo cualquier adjetivo calificativo que podáis decir.

“Francamente querida, no me importa”