Mejor mañana

  Nunca lo había hecho, pero como dijo hace poco la Princesa Letizia, las reglas están para romperse. Y cuento el por qué de la ruptura de reglas. Con éste año, van tres contando historias a través de mis renglones. Comencé en marzo de 2009, así que a estas alturas, ya es el tercer abril […]

Leer más Mejor mañana

Mi teléfono roto

  Tengo el móvil estropeado, me tengo que comprar uno nuevo. Y por esa razón ando con uno viejo a cuestas al que a veces no le llegan los mensajes, las llamadas no se oyen y se me borran de la memoria. Pero por lo menos funciona mejor que el anterior. Ahora veo números en […]

Leer más Mi teléfono roto

Abandonado te tengo

Abandonado tengo a mi blog, y por extensión a todos los que día tras día entran a mirar lo que me sucede en la vida. Pues si que hay cosas para contar en mi rutina, pero nada especialmente especial que haga que de un brinco y me ponga a escribir. Todo sigue mas o menos […]

Leer más Abandonado te tengo

Pensamientos

    Odio esperar sin saber el por qué de la espera. No cuesta nada mandar un mensaje. ¿Plantón? ¿Por qué? Una razón ya me dará, ¿no? Todo el día esperando para quedarme en casa. ¿O habrá pasado algo? Mira que las carreteras… RIIIIIIIIIIIIIIINNNNNNNNNGGGGGGGGGGG ¡Uy, el teléfono! (…) Ah, menos mal, no hay plantón. Mierda. […]

Leer más Pensamientos

La mala educación

      Lo reconozco, hay veces que aflora sin poder remediarlo. En muchas ocasiones es reprimida, y cuesta hacerlo, pero se consigue. Pero hay otros momentos en los que la represión de la mala educación, no es una opción. Así que sí, después de muchos años de colegio, instituto, universidad y la escuela de la […]

Leer más La mala educación

Gotitas

  O un teléfono rojo, o inicios de resfriado común o gripe A, o el frío que recorre el cuerpo partiendo de unos pies completamente helados, o un temporal polar que ha dejado nieve, nieve y mas nieve en mi pequeño escenario. Una de éstas cosas tendrá la culpa, seguro, de que el vaso cada […]

Leer más Gotitas

Siete años

Me duele un poquillo la espalda, pero básicamente es porque me ha dado la gana y encima he pagado por ello. Desde ayer por la noche, hace ahora mismo justo 24 horas, tengo una nueva inscripción grabada en mi piel. No es la primera que hay, y seguramente no será la última, aunque como siempre […]

Leer más Siete años