Archivo mensual: marzo 2009

estrellas

Hoy me he dado cuenta de que yo tambien quiero una estrella que brille cuando está a mi lado. Sí, es cursi, lo reconozco. A veces lo soy, y mucho. Pero aún no habia escrito nada parecido por aqui y tambien forma parte de mi.

Stardust, o lo que es lo mismo polvo de estrellas… Así es la película que he estado viendo esta tarde entre bostezos y un ratito de sueños… Brujas, principes, guerreros, encantamientos, cabras que se convierten en personas, unicornios. Eso es un auténtico cuento de ¿hadas? Un cuento de estrellas.

Y mientras lo veía, me he dado cuenta de que yo tambien quiero una historia de cuento. Imposible será encontrarla, seguramente. Igual puede ser que ya la encontré en mi vida y la dejé escapar, posiblemente. Pero me niego a pensar que no volverá a pasar de nuevo. Sentir como brilla la estrella cuando, de nuevo, la felicidad está presente en su corazón.

¿Por qué no puede volver a pasar?

Siendo realistas…. ¡Que coño! ¡No quiero ser realista! Seguramente algún día una estrella pasará por mi lado caminando por Stormhold, y de repente notára que su corazón brilla como hasta entonces no lo habría hecho. En ese momento lucharemos contra brujas endemoniadas que quieren robar el corazón su corazón. Y las venceremos. Porque el corazón de esa estrella será mío… Y llegará un día en el que…. En el que…. En el que….. En el que….

RINNNNNNNNNNNNNNNNGGGGGGGGGGGGGGGGGGGG…. Mierda… Suena el teléfono. Creo que me había quedado dormido… Parece ser que todo era un sueño….

(Pero yo quiero una estrella)


2547093018_c99d86f5b0_b

¿A que edad empieza la crisis de los 30? Si, vale, parece una pregunta estúpida porque la respuesta está ahí… Supongo que será que cuanto más cerca los ves, mas te empiezas a dar cuenta de lo rápido que pasa el tiempo.

Hoy estaba en un centro comercial con mi amigo Individuo 1, como muchas otras tardes. Y mientras estabamos en una conocida tienda esperando en la cola para pagar, no he podido dejar de oir una conversación de los alrededores. Y eso que entre la música que estaba alta, y un zumbido horroroso que se oía de fondo, era complicado escuchar.

La cuestión es que había una pareja de chico-chica monos ellos, de aproximadamente nuestra edad,  delante de nosotros. En ésto que llega otra pareja chico-chica monos ellos,  tambien, e inician una charla distendida. Los chicos empiezan a hablar y le pregunta el uno al otro: “Que, ¿Como ha ido el examen de hoy? Porque lo tenías hoy, ¿no?”

Claro, como ha ido el examen. En ese momento no digo nada, sigo escuchando, pero el pensamiento empieza a volar…

Mientras, Individuo 1 paga y no hablamos.

Pero yo pienso, y pienso, y pienso…. ¿Examen? ¿Me quieres decir, que esos chicos, tienen como mucho 22 años? ¿Puede ser cierto? Es decir, soy 7 años mayor que esos muchachos que están delante mía…

En cuanto salimos de la tienda después de pagar, le comento la jugada a Individuo 1 y su respuesta es “pues espera a que llegues a los 30” Jajaja. 

La verdad es que no tenía intención de escribir hoy nada, pero durante ésta semana he tenido la sensación de hacerme mayor en otra ocasión más. Me remonto al martes por la tarde noche. Mi compañera de trabajo nos propone que al salir de trabajar a las 8, vayamos a un concierto de los Jaffan’s o algo así. El grupo, en el que toca el padre de mi compañera, hace versiones de canciones de los 60, 70, 80 y mas décadas…

Todo bien, cervecita por aqui, cervecita por allí, otra por aqui… Y ups, ya van cuatro y medio pedo. Martes y medio pedo. Desde luego, ya está bien.

Pero eso no es el tema. Empiezan a moverse los pies, las melodías, algunas suenan y otras no. Pero llega un momento en el que no sólo las melodías suenan, sino que me sé la letra y soy capaz de cantar. ¿Será verdad que me sepa las canciones?  Suena la canción de Cuéntame. La canta todo el bar…. Lo peor de todo es que no me la sé porque se haya hecho ahora popular por la serie de TVE… ¡Me la sabía de antes ya! En ese momento, y con el chisporroteo de las burbujitas de cerveza en el cerebro, le digo a Patri:

“Niña, nos estamos haciendo mayores”

Y ahora me doy cuenta, es viernes noche y estoy en casa compartiendo mis pensamientos en lugar de estar por ahí… Solo sé una cosa….

¡Estoy estupendo con los 29!


 

new_cat_in_heaven_color

Estamos ante la continua duda de saber si habrá un cielo para los buenos y un infierno para los malos. Bueno, en esta afirmación me equivoco, ya que hay gente con la certeza de ésta existencia. Otros, sin embargo, nos lo cuestionamos ante las imágenes que recibimos de éste mundo en el que vivimos.

Y después de dudar y llegar a la conclusión de que realmente no lo sé, todavía me cuestiono más cosas. Es decir, si hay un cielo para nosotros, ¿lo habrá tambien para los animales? Y es más, ¿que determina si un animal ha actuado de buena fe o ha sido lo suficientemente malo como para no ascender al reino de los cielos?

San Pedro nos abre las puertas a los humanos, ¿San Quién a los demás?

Después de éstas dudas y reflexiones voy a contar el por qué de estos – mis pensamientos. Mi profesión se basa en intentar salvar vidas animales. Unas veces lo consigo, otras veces no. Graciosos animales ellos que no nos dicen lo que les duele, ni dónde les duele, ni si se han tragado una pelota, ni si  han comido veneno de ratas, ni si su hermano tenía moquillo, ni… ni… ni… Después de tantos “ni”, y después de tratar de averiguar por qué el animalito está malo, unas veces se acierta (la mayoría) y otras veces se falla (la minoría, afortunadamente).

Pregunta 1: Cuando un veterinario va al cielo,  ¿ le hacen una especie de Tribunal de guerra todos los animales que hallan podido sufrir por estos errores?

Pregunta 2: Cuando un veterinario va al cielo, ¿ le lincharán todos los animales a los que él dijo que los pinchazos no dolían, al grito unísono de “que no dolían, ahora verás” ?

Pregunta 3: Cuando un veterinario va al cielo, ¿tendrá que aguantar frases del tipo “como que la rodilla si lo que tenía era un pincho en la almohadilla”? 

Pregunta 4: Cuando un veterinario va al cielo, ¿tiene abogado defensor frente al Tribunal de guerra animal?

Y dejando a un lado las preguntas, o siguiendo con ellas… ¿Que pasa con los animales que quieren matar al veterinario que solo quiere cortarle las uñas? ¿Y que me dicen de los que se están muriendo y no se dejan ni poner suero porque lo único que quieren es matarte? ¿Todos éstos van al infierno de animales por ser malos? Esos no podrán formar parte del tribunal de guerra, ¿no? ¿Si hay cielo de animales, hay infierno tambien?

En fín, que es un sin vivir. Pensar que halla algo más en este caso a veces no es tan bueno, jajaja.

Lo único que te da ánimos para enfrentarte al Juicio final son aquellos maravillosos animales que hacen que no se te borre la sonrisa de la cara cuando los ves entrar por la puerta. Animales que entran contentos y hasta que no les acaricias no se quedan tranquilos, aún sabiendo que les tocan curas insufribles que nosotros mismos no aguantaríamos.

Pero… ¿Y el veterinario a que cielo va, al de los animales o al de los demás? Aunque para animales ya estamos nosotros…

Solo sé que si hay cielo de animales, abogado defensor tendríamos seguro

 


postal08p1Un peregrino hace el camino de Santiago parando en albergue Javi. Puedo poner un nuevo negocio para paliar un poco la crisis, ¿no? Es un dinero extra por lo menos. El peregrino llega el miercoles a Pamplona, y pasa la noche…. RONCANDO COMO UNA MULA… en el oido de Javi… No hubo asesinato porque me dormí del puro cansancio de oirlo. Casi hago una rinoplastia en mitad de la noche.

Peregrino y Javi van a Roncesvalles donde es abandonado el peregrino. Comienza su camino y yo el mío de vuelta a Pamplona. Día soleado para disfrutar por las carreteras de Navarra si no fuera por los miles de ciclistas que suben y bajan a la vez el puerto de Erro. Que estrés.

16.00 h Peregrino llega a Zubiri. Conclusión: Peregrino a la noche siguiente (osea Viernes) está en Pamplona. Apertura de nuevo del albergue.

Entre viernes tarde y domingo mañana Peregrino limpia en casa y Javi trabaja. No solo limpia, si no que limpia el baño, hace la comida, comprá más comida, limpia la vitrocerámica, y….. ¡plancha! (10 camisetas, 6 jerseys, ropa del trabajo… ¡gracias Santiago por el peregrino!)

Por supuesto, sucesivas noches, Peregrino cuarto Rojo y Javi cuarto gris… Otra noche de ronquidos y paso al asesinato. Ah, el Silence que venden en la farmacia para no roncar….

¡ UNA PUTA MIERDA!

Sábado tarde, aperitivo de empresa, comida Peregrino, Javi y Patri y sesión de Futurama. Mientras, se planéa la noche, inicio de mensajes a movil:

1. Individuo 1 no sale. No pasa nada.

2. Individuos 2 y 3 no  contestan ni a mi mensaje. ¿Que he hecho yo para merecer ésto? En fin, uno dos y tres, yo me calmaré, todos lo veréis.

3. Plan final, en casita sin salir. Al final da pereza.

Peregrino y Javi se quedan en casa viendo pelis y cenando tranquilos. Más que nada porque Peregrino madruga y para las 8 de la mañana tiene que echar a andar. Eso sí, alguna cervecita cae. Y el resto del sábado concluye asi:

1. Peregrino y Javi viendo Siete Almas, con absoluta panzada de llorar al termino de la misma. Por vergüenza ante el Peregrino, me ahorro la congoja.

2. Peregrino y Javi cenan en casa sin semana de Pincho y nada. Jajaja. Bueno, hay crisis. Eso que te ahorras.

3. Peregrino y Javi en casita viendo Crepúsculo con consiguiente siesta en mitad de la peli.

4. Peregrino y Javi intentan ver Los Abrazos rotos. A los 3 minutos, peregrino ronca. Al los 15 minutos Javi se da cuenta que la peli está desordenada.

Y a dormir.

Domingo 8.00 a.m. Peregrino despierta a Javi, es hora de levantar. Abandono al peregrino en los campos de Zizur y prosigue su marcha hacia Santiago. Anda que no le queda ni nada.

Pero el momento colgadura todavía sigue para la tarde del domingo:

1. Individuo Z no da señales de vida. Colgadura número 1.

2. Individuo 1 y Javi quedan para tomar algo.

3. Individuo 1 informa que no queda.

4. Individuo 1 informa que si que queda…

5. Javi sigue esperando en casa al individuo 1 que hace 2 horas dijo que vendría…. Colgadura número 2.

En fin… ¡ESTOS INDIVIDUOS!


pamplonaPor la noche, cuando me acuesto en mi cama, suelo poner el mp3 con alguna canción que me relaje y me haga caer en los brazos de morfeo. Anoche como cualquier otro día me metí en la cama y puse una canción, y esa era Desolado, que se puede escuchar en otra entrada de este blog.  Al cerrar los ojos, me vino un recuerdo a la cabeza. Tenía tanto sueño que no pude levantarme a escribirlo, pero aqui está. Ese recuerdo se remonta unos años atrás, no recuerdo muy bien cual, supongo que 2006, sería primavera. Conducía mi coche a través del camino de la Magdalena, que une Pamplona con Burlada. Iba dirección Burlada, no recuerdo muy bien que hora sería. Por la imagen que tengo en mi recuerdo, sería por la tarde, por la forma que recordar la iluminación de la escena. Llevaba las ventanillas bajadas y brillaba el sol, como el día de hoy. Por la radio sonaba ésta canción, y llevaba el volumen alto, como a mi me gusta. Sólo recuerdo eso. Nada más.


la-duda1

LA DUDA

LA VERDAD TIENE MUCHAS CARAS

¡Pa’ duda la que tengo yo!

Pues si que tengo yo una gran duda desde que ví ésta película. Si alguien la ha visto, que de su opinión por favor…

Lo primero, impresionante actuación la de Meryl, como casi siempre la verdad. Hubo un momento que casi llegué a odiarla, pero bueno, basicamente de eso se trata. Luego está el Señor, con Mayúsculas Philip Seymour, con un papelón a la altura de la Streep, al que ella no le hace sombra ni de coña. Y entre los dos, la dulce Amy… Impresionantes los tres cada uno en su rol.  La que no sale en el cartel, pero se come la pantalla es Viola Davis, que con una actuación de no más de 10 minutos, se comío una nominación al Oscar.

Pero la cuestión es que terminó la película y me quedé yo con La Duda. Y la cuestión es, ¿la peli se llama la Duda porque la deja sembrada en el espectador? ¿O sin más soy lerdo y no me enteré bien de lo que tenía que enterarme?

La verdad es que aunque fuera lo segundo y fuera por mi lerdez, jajaja, pues bien tranquilo estoy, porque me gustó tanto quedarme con una duda, que me parece genial en sí el hecho de tenerla, jajaja.

Bueno, y después de mis dudas con la duda os dejo con la duda de por qué tengo esa duda para que veais la duda…

Y me contaréis.

Un duda… Digo… ¡Un beso!


igaratzaNo pudo contener la lágrima que se deslizó por la mejilla al mirar por el retrovisor del coche y ver dejar atrás aquel acueducto que tantas veces había cruzado.

Un fin de semana de alquiler, sin duda…. De cuento de hadas sin final deliz. Pero él lo sabía desde el primer momento que el día de hoy llegaría, el domingo, y todo volvería a ser como antes. Nada cambiaría.

A pesar de todo, él quiso que sucediese así, aún sabiendo que cuando llegase el lunes y despertara en la realidad, iba a sufrir más si cabe que hasta entonces. En ese momento su cabeza era un ir y venir de recuerdos y sensaciones vividas en aquel fin de semana. El nudo en el estomago se hacía mas grande conforme iba mirando los kilómetros en los carteles de la autopista, siendo más consciente de lo que había sucedido y de lo que estaba dejando atrás.  Algo que no tendría que haber sucedido, algo que deseaba tanto que pasase, que ahora que ya estaba hecho, solo podía sentir dolor…. Ese pinchazo agudo en su estomago que era la consecuencia de todo aquello.

El entorno, el lugar, el clíma… Todo era mágico y propiciaba la situación que aquella noche del viernes se forjó con el primer beso. El primero después de hacía tanto tiempo… Cuando sus labios se juntaron con los de él pudo sentir de nuevo ese calor húmedo y tierno que tantas noches había soñado sentir. Todo parecía como antes, pero en el fondo los dos sabían muy bien que no era así… El sábado durante la boda, que era lo que los había juntado de nuevo en aquel paraje maravilloso, mientras la ceremonia transcurría y se encontraban en aquel palaío antiguo y recóndito, no podía dejar de pensar en cuántas veces se habia imaginado en una situación asi con él. Diciéndole que sí, que se uniría a él eternamente…

Un pitído le sobresaltó y miró por el cristal del coche… Sólo quedan 100 kilómetros.

No podía comprender como se podía haber dejado llevar así durante esos días…. Bueno, sí que lo sabía. El amor no había desaparecido. Él seguía sintiendo algo muy fuerte que por desgracia no podía arrancarse de encima. La noche del sábado ocurrió lo mismo y aunque los dos prometieron no pasarlo mal, sabían perfectamente que se estaban mintiendo o por lo menos él eso decía: ” no te preocupes, estaré bien”… Quería engañarse a sí mismo para disfrutar de algo ficticio. Vivir junto a él esa pequeña película intentando olvidar el final que realmente tenía. A él no le importaba en ese momento… Quería tenerle y lo tenía. Quería besarle y podía hacerlo, aún sabiendo que para la otra persona no sería lo mismo. El mañana le daba igual.

Al pasar el último peaje solo faltarían 50 kilómetros.

Su piel, su olor, su mirada… Todo seguía como el recordaba con cierta melancolía inevitable, todo hay que decirlo, pero todo en él era igual. Su forma de hablar, sus ojos brillantes, sus gestos, sus abrazos… Abrazos camuflados en una amistad que no podía sentir, puesto que sentía otra cosa muchísimo más intensa que eso. Pero así era como disfrazaban los abrazos que él le daba.

El domingo había amanecido con un replique de campanas de una torre cercana y se despertó sobresaltado al sentir que ese día terminaría todo…

Al mirar por la ventanilla solo faltaban 20 kilómetros.

Ya todo ese día fue raro entre ellos. Era el final de aque fin de semana de amor de alquiler y lo sabían. Él estaba mal, puesto que ya se estaba imaginando el focus azul alejarse por la carretera con aquel cojín amarillo que le regaló. Las miradas se cruzaban entre ellos, no hacían falta palabras.

Inocente de él, por un pequeño instante se le pasó por la cabeza que después de ese fin de semana podría haber cambiado algo en el otro… ¡No! ¡Cómo pudo caer en eso! Rápidamente borró esa idea de su cabeza… ¡Dios! ¡Cómo pudo pensarlo ni siquiera un momento! Estaba peor de lo que creía.

Las maletas estaban hechas. Las despedidas tambien. Sólo quedaban ellos. Se acercaron, cruzaron una rápida mirada, cambiaron dos besos y un tímido “cuídate” salió de él, mientras realmente su mirada significaba un ” te querré para toda la vida y a partir de ahora lo sufriré en silencio para que tu vivas la tuya”… Se moría por decirle y gritarle que lo amaba, pero sabía que no debía. Que aquello sólo empeoraría la situación. Mientras, contenía las lágrimas y miraba como se alejaba lo que más quería en el mundo para montarse en su coche azul. Él subió en el de su amiga. Rompió a llorar, no pudo evitarlo, sacando todo lo que había acumulado ese día….

… Como lo hizo cuando de repente alzó la mirada y vió el cartel enorme que anunciaba ‘ZARAGOZA?….

Ya había recorrido los 180 kilómetros qeu tantas veces los había separada y que esta vez… sería para siempre.

FIN