Archivo de la etiqueta: facultad de veterinaria

El Renglón Torcido

 

¿Y por que no sonreir y terminar bailando hasta que duelan las rodillas?

Como dice la canción, soñaré que puedo volar para alcanzar el cielo… ¿Y si puedo volar, donde iré? Pues lejos de aqui, y cerca de todos. De todos aquellos que ésta canción trae a mi mente, y que provocan una sonrisa mientras las letras salen a traves de mis dedos.

Hay veces que nosotros mismos nos metemos en un bucle del cual no podemos salir si no nos paramos en seco y cambiamos de dirección.

¿Y si cambio de dirección?

O simplemente, me pregunto, ¿y si ya la he cambiado y tan siquiera me he dado cuenta?

Hoy he elegido una canción diferente a las que solía poner. Tal vez sea un espejismo, o simplemente sea que hoy tengo un buen día. Quizá mañana vuelve a los melodramas, a las comedias negras y los fados tristes con canciones desesperadas.

Pero sinceramente, hoy, no. Porque no, y punto.

Y el punto tiene explicación.

Llevo el teléfono rojo (para los de la LOGSE, estoy de guardia). Y bastante coñazo tengo ya encima como para llegar ahora y divagar deprimido entre los pensamientos oscuros de mi cerebro.

No toca.

Bailo al ritmo de la música, mi música. La que decido poner cuando el silencio se adueña de mi casa. Cuando mi voz no se oye mas que dentro de mi, y morfeo se aproxima  para llevarme en sus brazos a tener lindos sueños.

Y por supuesto sonrío.

Porque ésta canción siempre me trae buenos recuerdos, de gente que ahora no veo y que en su dia me compartieron. Y por eso hoy viene aquí. Por todas aquellas risas que un día sonaron al unísono y que hoy hace que me vaya a dormir con su recuerdo brillando en mi cabeza.

Comienzo una semana tal vez dura, es seguro un si.  

Tal vez triste o tal vez triste.

 Porque mañana es martes y trece, y prefiero no recordar que el tiempo pasa volando, y que hace un mes algo cambio para bien o para mal. Prefiero no recordarlo pero lo recuerdo quizá con la esperanza de que afrontando las cosas, mirándolas a la cara, el problema sea menos problema.

Un dia tras otro.

Y yo sigo caminando.

Ese caminar traerá un fin de semana donde probablemente las nieblas que se ciernen sobre mi cabeza desaparezcan.

Aunque…

¿Sabéis lo malo?

Que quizá esas nieblas…

Se tornen en nubes de tormenta…

En truenos…

Relámpagos…

Que sonaran, si, en mi cabeza.

¿Pero por una resaca?

 

 

Buena semana.


 

Retomo una entrada guardada en mi blog desde julio de 2010. Hoy sábado marcado a rojo por  mi teléfono famoso. Un sábado sin juergas, ni películas, ni efectos especiales. Un sábado mio, con mi ordenador y nada mas.  Una entrada sencilla, sin pretensiones mas allá de recordar a la gente que a crecido junto a mi. Hace un tiempo hable con motivo de un reencuentro, de mis amigos del colegio. Pero a partir de ahí llegaron muchos mas, y la mayoria para quedarse. A muchos otros, les dediqué una canción: aquella que en una noche de borrachera en Zaragoza cantamos todos juntos y a alguno que otro se le escaparon lagrimillas. Hoy los traigo de nuevo. No se si a todos, pero si de los que ahora mismo puedo acordarme. Si no estás en la lista y crees que deberías estar, hazmelo saber.

Es difícil elegir el primero, pero ahí van:

ERICA Y JOSE, LETICIA Y CARLOS, ERKUDEN, ANA Y SERGI, JESUS, JUANFER, JOSEMIGUEL Y SUSANA, RUTH Y POTO, VANESSA Y LUIS, ESTHER Y JAVI, AINHOA Y JUANVI, RICARDO Y MAITE;  AZUCENA, REGINA, VANESA Y HUGO, MIREN, IRATI Y DABID, MIRIAM Y COBO; NAIARA Y PEPO; JUANJO, IÑAKI, CAMILO, AINHOA Y RUBEN, ANA; MERCEDES Y AMAIA; MANOLO, MIGUEL, LUIS, AMADO, VICTOR; ERIK, EDUARDO, JAVI, SUSANA, VIOLETA, VANESA, SILVIA; JAVI Y JORGE; LAURA Y DANI; BEGO, RUTH Y EVA.

¿Punto y final?

Pensé que al escribir una lista no podría dejar de poner nombres. Pero no, todo acaba. Hay cientos de amigos en facebook, pero cuando los escribes no hay tantos. No todos somos amigos, a todos no los veo a menudo ni mantengo una relación fluida. Pero todos en un momento dado a lo largo de los últimos 15 años han sabido sacarme sonrisas y disfrutar de ésta vida conmigo. Seguramente me deje alguien, perdón por ello. Si es así, sólo hay que corregirlo y escribir un nuevo nombre. Ésto es como pasar lista, ¿estáis todos los que sóis?

Ésta lista no está escrita hoy día 16 de abril, si no que se escribió el 24 de Julio de 2010. Quizá alguien nuevo llegara a mi vida después de ella. Puede ser… Si es así seguramente llegarás a formar parte de mis renglones.

Así es la vida, conocemos a mucha gente mientras avanzamos con paso fuerte hacia nuestro destino. Pero los que de verdad quedan a tu lado se pueden resumir en pocas lineas. A todos ellos un beso enorme.

Ah, por cierto, sigo soñando puntos rojos…

 


  

 

Regina do Santos:

“Hoy se me ha caido la silla a la piscina”

El Renglón:

“¿Que silla?”

 

Lugar: O exterior, o cafetería o pasillo de la facultar de veterinaria, Zaragoza.

Autores: Regina do Santos, nadadora, o calamar terrestre, y un servidor.

Conversación quiero pensar tras muchas horas de estudio en la biblioteca.

O eso, o soy mas tonto de lo que puedo llegar a imaginar.

La silla fue al agua con mochila y todo.


IMG_0001

Es curioso lo que una canción puede hacer, y más como una letra puede decir tantas cosas que al final puedes encontrarte en tu vida real. Efectivamente, ya empiezo con mis moñadas. Pero bueno, de vez en cuando viene bien decirle a las personas importantes que nos rodean esas cosas, que son importantes. Y queráis o no, mi forma de decirlas son mis renglones.  Nunca nos hemos dicho un ‘adiós’ como tal, siempre han sido hasta pronto. Aunque muchas veces esos prontos han sido mas bien largos. Pero han sido, peor hubiese sido si no los hubiera… Nuestra luna sigue siendo igual en cualquier parte del mundo, podriamos decir que a nosotros no nos guía el destino sino esa luna de la que tanto te gusta hablar. Demasiadas historias hemos pasado para poder recordarlas. Por supuesto sabes que ando mal de memoria, y te agradecería alguna neurona para poder recordarlas. No se si es inicio de alzheimer o continuación de apoptosis celular inducida por el alcohol… Pero bueno, la cuestión es que por lo menos, de nuestra canción me acuerdo, y siempre viene bien echar alguna lagrimilla al escucharla. Nos vemos poco, la vida avanza mientras los minutos que pasamos juntos son demasiado escasos en el global de los vividos. Aunque sabemos disfrutarlos y extender la escasez por calidez. Espero vernos pronto. Mientras tanto, cada vez que escuchemos ésta canción, sabremos que  la luna que miramos es la misma para los dos.

“Si volviera a nacer, si empezara de nuevo, volería a buscarte en mi nave del tiempo. Es el destino quien nos lleva y nos guia, nos separa y nos une a través de la vida.

Nos dijimos adiós y pasaron los años, volvimos a vernos una noche de sábado. Otro país, otra ciudad otra vida, pero la misma mirada felina. A veces te mataría y otras en cambio te quiero comer. Ojillos de agua marina…

Como hablar, si cada parte de mi mente es tuya, y si no encuentro la palabra exacta. Como hablar.

Como un pájaro de fuego que se muere en tus manos, un trozo de hielo desecho en los labios. La radio sigue sonando, la guerra ha acabado. Pero las hogueras, no se han apagado aún…

Como hablar, si cada parte de mi mente es tuya, y si no encuentro la palabra exacta. Como hablar. Como decirte que me has ganado poquito a poco, tu que llegaste por casualidad…

Como hablar…”


 

Foto

La vida no es que sea como una canción, sino que son muchas las que la definen al fin y al cabo. Y en este caso es una canción de Amaral la que da título a un nuevo capitulo de mis aventuras. Y todo gracias a un propósito que tengo y espero poder llegar a cumplir algún dia.

Los amigos te los encuentras en la vida, no se buscan. Y somos afortunados de poder estar rodeado de gente que nos quiere, y a la que importamos, ya que sin ella, estaríamos incompletos caminando hacia nuestro destino. Yo he encontrado a la mayoría de mis amigos cuando me marché a estudiar a Zaragoza. Y muchos de ellos desaparecieron cuando terminó o terminé la etapa de la facultad.

Si seguimos el guión de la canción, en lugar de decir que Marta me llamó, podriamos pensar en que Erkuden me llamo sólo para hablar, sólo por saber como estoy. Es de las pocas a las que no he perdido la pista desde casi hace ya 11 años que nos juntamos en los pupitres de la esa clase de primero. Recuerdo sus catarros en clase de Anatomía, y sus catarros en clase de Anatomía de segundo año, y sus catarros en clase de Anatomía de tercero, y sus catarros en clases de… ¿Cuántos años de Anatomía? Lo que costó madre mía. Cuando hablo de Anatomía me acuerdo de Ana, y de la noche que pasamos justo el día antes del examen, en su casa, repasando la asignatura entera hasta las tantas de la madrugada para después dormir en el sofacito del apartamento de soltera. Si no llega a ser por esa noche, no aprobamos ninguno de los dos.

Erika tambien me llamó sólo para hablar, sólo se sentía sola… No, no se sentía sola, pero tambien mantenemos la misma luna que nos ilumina por las noches. Después de nuestros más y nuestros menos hemos sabido conservar algo sin lo que los dos no estariamos enteros.

Y hablando de mases y de menos, está Juanfer… Broncas y más broncas que he tenido con él, por chorradas, por chicas, por llamadas, por teléfonos, por mensajes… Absolutamente por todo, igual que unos novios. Y todo ¿por qué? Con el paso de los años y de verlo con distancia y con conocimiento, me dí cuenta de por qué tanta bronca. Sí, Juanfer me gustaba, efectivamente, pero yo no lo sabía. Es lo que había en aquel entonces, un hombre en el armario.

Una de las mayores broncas con el muchacho anterior fue a causa de otra de los doce, Ruth. Lios de faldas entre medio, y Ruth y yo como uña y carne. Llegó de Lugo desde Logroño y se metió al grupo en el bolsillo, y a mi me llevó hasta su corazón y ella llegó al mio. Hoy poco se de ella más que alguna llamada de vez en cuando y poco más.

Los problemas recientes me llevan hasta Leticia. Desafortunadas coincidencias de la vida o acúmulo de situaciones desencadenaron en una serie de mal entendidos que llevaron casi a una fractura. Casi porque creo no, estoy seguro que lo que nos une es mucho más fuerte que lo que pudiera llegar a separarnos. Y ahora estamos en el camino de reparar y recuperar el tiempo perdido.

Donde empieza y donde acabará el destino que nos une y que nos separará.

Yo estoy solo en mi casa, sin ninguno alrededor. Pero todos en mi cabeza y en mi conciencia para siempre. Son mis amigos, en la calle pasabamos las horas. Por encima de todas las cosas.

Jose me llamó no hace mucho porque leyó la entrada de éste blog de la Tortuga y el caparazón. Sólo para hablar, sólo para darme animos. Él es así, Jose y sus Josadas… Que podemos esperar de alguien que tiene una palabra para él solo que determina sus actos. Luego yo soy un desastre y no le felicité para su cumpleaños, como a muchos otros de vosotros. La llamada me encantó. Gracias.

Y seguimos con la canción… Ainhoa fue a vivir a Segovia, y hoy a venido a mi memoria. Vanesa y Ricardo tuvieron hijos… Y Esther y Jesús ya no se nada…

Son mis amigos. En la facultad, pasabamos las horas. Son mis amigos por encima de todas las cosas.

Mi propósito es volver a juntarnos todos. La familia ha crecido, hay maridos, hay niños, hay mujeres. Pero fuímos una familia y me gustaría volver a estar juntos de nuevo. Para reirnos y recordar los cafés en la maravilla. Para volver a hablar de las manos ignífugas de Erkuden en su primer patrón. Para recordar las cenas en casa de Leticia. Nuestro viaje a Valderrobres. El frío que hacía en la tienda de campaña en Burgos cuando fuímos a ver a Ruth ser campeona de España. Reirnos de Divina, de Acisclo Perez, de las cejas del señor Climent… De los Jerbos de Jesús que su madre no los quería. Los pedos de los jueves y los viajes al centro a pasear. Nuestros grandes patrones con nuestro gran bidón de sangría.

Echadme una mano y volvamos a recordar todo ésto pero juntos.


Esta mañana me he levantado y como muchas otras veces, vamos, la mayoría, he ido a desayunar a casa de mi madre. Tengo la manía de hacerlo mientras pongo en la televisión videos musicales y hoy han hecho que recordara.

Seguramente hoy hablaré de alguien que lo más seguro es que no llegue a leer esta entrada. No es aficionada a los ordenadores, aunque ultimamente parece que controla un poco más. ¡Hasta tiene Facebook! Pero bueno, no se trata de que lo lea o no. Se trata de que hoy la recordé y eso es lo que hace especial al día de hoy. La niña Chololy, la niña de los besitos de purpurina. Esa criatura que durante años de facultad nos ha hecho reir a carcajadas y disfrutar de pequeños momentos de la vida en la biblioteca. Su desorden frente a mi mientras estudiabamos cara a cara, ella desorden, yo cuadriculado. Sus páginas subrayadas a lapiz, sin color. Su pelo magnífico y su femeneidad, sobre todo eso. Porque si hay una palabra que define a Chololy es femenina.

La conocí en mi primer año de facultad, fue mi compañera de prácticas en el laboratorio de Química. Con su pelo rapado y sus andares particulares… Recuerdo una de las pocas fiestas de primero a la que me quedé. Yo fuí con mis amigos al Chelus, en el royo, y al entrar en el bar, llegamos hasta el fondo y estabas subida en una especie de tarima bailando como una loca la canción de Cher “Believe”. (Uy, esto daña su imagen de dura). Después nos perdimos la pista, pero no del todo, para volver a reunirnos en la etapa final de nuestros caminos de estudiantes. Y que etapa final. ¿Cuántas veces llegué a escuchar esa canción de Fito mientras estudiaba en la biblioteca desde su mp3? Lo que hemos aguantado a nuestra Chololy. Y lo que hemos disfrutado con las cervezas y las partidas de dardos. La victima perfecta de mis bromas, como meterla debajo de la ducha. Mi pareja perfecta para hacer portés al estilo fama, por su tamaño reducido.

 ¡Ainsss, egg que soy tannn guapa! O su mítica frase mientras Fangoria firmaba su disco para mí: “es que pasáis tanto tiempo juntos”

Todo queda en la memoria, y la mía es corta y olvido facilmente las cosas.

FOTOS%20DESPEDIDA%20IRATI%20156

Pero Miren siempre está en nuestras cabezas al escuchar una canción de Fito y Fitipaldis. Y creo que eso no solo me pasa a mi, si no a todos los “vecinos de San José”. 

¿Cuando nos echamos unas dianas? Eso sí, con tatuaje del MIM incluido.


Nos hicieron esperan más de dos horas en el hall del hotel de Budapest mientras venían a buscarnos para partir hacía Praga. ¡Dos largas horas! Así estaban ya los ánimos de la gente, alguno estaba ya subido por las paredes. Pero ¿creéis que me importo? ¡Ni lo más mínimo! Tengo una razón de peso, está aqui debajo:

alex

 

¡Ay oma que rico! Nuestro flamante nuevo guía venía a buscarnos a lomo de…… A lomo de….. ¡Un puto microbús! Pero francamente, a mi podía venir a buscarme en patinete, que yo me iba con él donde quisiera vamos, jajaja. Allí que nos fuimos a Praga, con el señor Don Alès y el microbús con un carrito para las maletas detrás porque no cabían en el maletero. En fín.

Que voy a contar de Praga… Que si tenéis oportunidad de visitarla, hay que hacerlo por lo menos una vez en la vida.  Me acuerdo de la noche que nos quedamos a tomar algo en un bar con música en directo y nos pedimos unos copazos que te cagas… Todos menos Erku que se tomó un chupito de cafe que tenía 1000 grados de alcohol y casi se nos queda seca. Recuerdo la viruta de serrín asesina que se metío en el ojo de ¿Erku otra vez? Sí, la única que llevaba gafas de todos y a la que se le metío la cosilla en el ojo. 

¿Volveré a pasear por el puente de Carlos IV? Y los violinistas amenizando la caminata… Ese puente lleno de gente siempre, con los pintores. La comida que para nosotros era la comida y para los checos la cena: caldo y queso rebozado. El Golem y su historia. El cementerio judío y la lasaña, ¡Jeszú! El baile se San Vito, con los 257 escalones para subir a la torre de la catedral. Y a sus pies el callejón del oro.

” Callejón del Oro: antiguas casas de centinelas del castillo, fueron abandonadas y ocupadas por ladrones. Luego el Rey para echarlos, las cedió a los orfebres. Según cuentan hacían hechizos y pócimas para elaborar oro de mejor calidad. En el número 22 de éste callejón vivió y trabajó Frank Kafka durante casi dos años…”

muro-john-lennon 

Tras discusiones y discusiones, fuimos a ver el muro de John Lenon porque a Azucena le apetecía. Pintadas por la Paz, No a la Guerra. En este tiempo que duró nuestro viaje, el régimen de Sadam Hussein cayó… Dejamos huella en el muro, cosas que han pasado a la historia:

“Iziar, Azu, Javi y Maria.

 Sister in Laaawwwwww.

María quiere a Fidel, Javi quiero a Leo.

Facultad de Veterinaria.

Paz.

01/04/2003″

Un viaje inolvidable por muchos momentos, por la cantidad de compras que hicimos, por todo lo que aprendimos, por el Cuñaaaaaaaaa…. Por que estuvimos juntos y no lo olvidaremos. Sólo faltan vuestros recuerdos.

“Unkoncète prosim vystup a nástup dverè se zaví rasí”