Archivo mensual: enero 2012

El Renglón Torcido

Me oculté tras ella, para no ser visto. Es más fácil caminar y seguir adelante pasando desapercibido, sin que te puedan reconocer. Una máscara que ocultaba mi verdadera mirada, mi verdaderas palabas, mis verdaderos pensamientos y mi verdadero yo. Todo con el fin de tratar que, al no ser visto, las heridas que cubrían pudieran cicatrizar mas rápido, a resguardo de miradas indiscretas.

Aunque es sabido que las heridas cicatrizan mejor sin estar cubiertas, respirando aire fresco. Heridas que van cerrando con el pasar de los días a plena luz del sol. Yo dejé ver mis heridas a los que me rodeaban, mientras las escondía bajo máscaras para esconderlas de quién no debía hacerlo. Y esas máscaras eran de rencor, otras veces de rabia. Otras de indiferencia, quizá de altivez, y muchas veces de orgullo. Suelen decir que ante el enemigo no hay que mostrar flaquezas, debilidades, no tiene que haber talón de Aquiles. Y para eso las usaba. Tratando de ser mas fuerte que mi adversario las use durante un tiempo, aunque duraban poco. Porque cual espíritu de la contradicción, mientras en directo cubría mi rostro, en indirecto, a través de las escrituras que comparto, dejaba esas heridas al aire para ser vistas, por supuesto, y tambien, por él.

Hoy las máscaras descansan en la basura. Ya no son necesarias. Depués de la tormenta siempre sale el sol, ¿no? Muchas veces lo he escrito yo, deseando que comenzara el amanecer de nuevo. Ahora parece que ese sol comienza a salir, siendo hora de retirar las máscaras.

Tan sencillo como no hablar. No reprochar, ni tan siquiera casi preguntar. Hemos pasado tanto en éste tiempo, tantas discusiones, mal entendidos, furia y rabia que es mejor no decir nada. Y cuando ésto sucede, cuando después de haber echado toda la mierda que tenemos dentro, una vez vacios, destapados y sin máscaras, sólo quedamos él y yo.

En ese punto, en el que ya no hay miedos, en el que hay comprensión de que todos podemos llegar a equivocarnos en un momento dado, y tambien hay comprensión de que cuando algo sucede es por algo y tiene consecuencias, es donde empieza un nuevo amanecer.

Ese en el que siempre debimos despertar. En el que ambos mirábamos un punto rojo y sabiamos lo que significaba. Un lugar donde al mirarnos a los ojos de nuevo, y pasada la tormenta, sólo podemos recordar lo bueno que hemos vivido. Las historias que hemos creado, y los momentos compartidos. Porque aunque en los últimos momentos de mis historias, siempre hayan sido turbulentas, rabiosas y rencorosas, a día de hoy encuentro la paz.

Hay que enfrentarse a las cosas, tenerlas delante. Sentir, tocar y pensar. Dormir, despertar y volver a dormir. Respirar. Un olor familiar, un tacto conocido. Tu y yo, frente a frente.  Y a partir de ahí saber que el tiempo pasado ha hecho que las cosas se calmaran. Que estamos bien, en caminos separados, pero bien. Que por supuesto habrá aún malos momentos, y otros mejor, pero que lo malo, lo que nos hizo rabiar, lo que nos hizo odiar, lo que hizo romper miles de puntos rojos en el cielo, quedó atrás. Ahora comienza otra historia.

Yo siempre decía que no soy amigo de mis ex, y curiosamente hoy me he dado cuenta que soy amigo de todos y cada uno de ellos. Unos porque los veo más, otros porque están mas lejos. Pero de todos guardo un recuerdo especial y saben que si me necesitan, estoy. (Y si no tambien, que coño). Un Sr. Pintor me dijo que sí, que lo seríamos si algún dia nos separábamos. Yo cabezón dije que no. Y él mejor que nadie sabe que me revienta tener que darle la razón, pero se la tengo que dar.

No hay que apartar de tu vida a gente que has querido tanto. No quiero apartar de mi vida a alguien que me ha llenado tanto en éstos últimos meses que no puedo ni cuantificarlo. No debo apartarlo, ni ponerme máscaras cuando lo veo, ni rabiar ni odiar ni dejar de querer. No lo debo hacer por todos y cada una de las veces que nos hemos dicho “Te quiero”.

Comienza un nuevo camino. El 2012 parecía que iba a ser movidito, y así lo viene demostrando. No es fácil cambiar el chip. No es fácil darle a vuelta a los sentimientos, y pensar que ya nada volverá a ser como antes. Gran tarea, grandes deberes el pensar en esa otra persona como un amigo, en lugar de como algo mas. Pero, ¿y el amor, al fin y al cabo no es igual? ¿Cuántas veces decimos te quiero a un amigo? ¿Lo hacemos alguna vez? Sr. Pintor, tenemos un trabajo duro y difícil. Pero como dijimos no hace mucho, no mas peleas. Por lo que hemos tenido, por lo que hemos vivido, y por lo que viviremos ahora, desde otro punto de vista, pero juntos en nuestras vidas.


 

El Renglón Torcido

 

Una cena entre amigos, puede dar lugar a mucho tipo de conclusiones y valoraciones en cuanto a las cosas que vivimos día a día y que compartimos con los demás. Las charlas con individuos siempre, digo siempre, son constructivas. Nunca, en absoluto destructivas. Siempre se aprende algo nuevo, independientemente de si la conversación verse sobre como está el tiempo en Zaragoza, cuándo fue la última vez que lloramos o cuando tuvimos sexo salvaje. De todas y de cada un tipo de charlas, hay que sacar por lo menos algo en positivo. Algo que nos ayude a que nuestro día a día sea mejor. Con mas sonrisas en nuestra cara para iluminar la de los que nos rodean. Con mas carcajadas sonoras que suenen en oídos ajenos, siendo para ellos melodías de alegría.

Ayer sacamos alguna que otra conclusión bastante interesante. Y no, no producto del alcohol que a veces acompaña mis cenas y mis estancias con individuos. Sólo fue una cena tranquila, a la que Las Vegas no pudo unirse, pero que compartió los previos. Madonna Lilly y yo, yo y ella. Sólos, como muchas veces hemos estado, y desestado, y desvariando, y riendo, y por qué no, tratando de arreglar el mundo a golpe de palabras y sentencias mundanas que no iran mas allá de donde alcanza nuestra vida.

¿Y que descubrimos? Pues algo interesante respecto a lo que se puede o no leer en éste blog y las consecuencias que su lectura puede traer a mi vida diaria. Ahí va:

Punto 1: NO leas éste blog si a consecuencia de su lectura, algo dentro de tí te va a hacer sentir mal y, como consecuencia, repitiéndome, hace que tengas la necesidad imparable de mensajear al escritor del mismo para pedir explicaciones de mis palabras.

Explicación: escribo, siempre lo hago. Para bien o para mal. No estoy en continuo sufrimiento ni mucho menos, sólo que las veces que escribo tristezas, son pequeños momentos de debilidad que comparto con mi ordenador. Nada mas. Cualquier parecido con la realidad, es mera ilusión óptica de vuestras pantallas.

Punto 2: NO leas éste blog si a consecuencia de su lectura, vas a cambiar de opinión y en lugar de un polvazo estupendo y apoteósico, lo que quieres conmigo es que hagamos punto de cruz.

Explicación: escribo, siempre lo hago. Me repito. Estoy bien, a ratos mejor a ratos no tan bien, pero en definitiva estoy bien. Hablo de sentimientos porque me es mas fácil hablar de ello que escribir de otras cosas, como el sexo. Pero que se le va a hacer, soy una persona. Soy un chico de 31 años que obviamente tienen necesidades como toda persona viviente que hay sobre la faz de la tierra. (Y aquí inciso para meter algo reactivo: ¿No a la fornicación? Manda huevos con la Iglesia) Evidentemente y retomo la explicación, los actos sentimentales que acompañan mi vida influyen en el día a día, pero ese día a día no tiene que verse influido en nada mas. Así que si quieres algo conmigo, no hagas caso a lo que escribo. ¡Estoy loco! ¡Y se me va la cabeza sobre todo cuando escribo! No os toméis en serio todo lo que cuento porque entonces eso si que me volverá a mi loco.

Punto 1 y Punto 2, ¿no había mas Madonna Lilly? Pues sinceramente no me acuerdo, porque después de decir lo de “no lo leas si te vas a enfadar” y “no lo leas si no vas a querer follar”, pues llegó la carta de postres y con ella la dura decisión de elegir que clase de helados queríamos tomar. ¡Y fué muy difícil la decisión eh!

Pues lo dicho. A vivir que son dos días. Buen fin de semana.

 


El Renglón Torcido

 

 

“Pero déjalo volar, déjalo marchar…

 El halcón que vive en mi cabeza sigue atado a tí.

Corta la cadena, que lo ata a tí, y deja que se canse sobre el mar. “

¿Marchar a donde?

¿Volar lejos?

¿O tal vez descansar en las proximidades?

Cerca, mejor cerca. Sin huir del camino marcado.

No vaya a ser que luego me pierda del sendero habitual y no sepa reencontrar mis pasos.

¿Un halcón?

¿Tal vez mejor un pez?

Sí, un pez.

Desmemoriado.

De esos que a los dos segundos no recuendan el tercer segundo que viene.

Como Dori, pero sin su Nemo que le recuerde quién es ni donde va.

Así sería fácil olvidar lo que nos hace daño.

Siendo todo nuevo.

¿O tal vez no?

Por supuesto que no. Mejor recordar todos y cada uno de los momentos vividos para aprender de ellos.

Aprendemos.

¿Desaprendemos?

En absoluto.

Si desaprendemos volveremos a meter la pata donde antes lo hicimos.

A darnos golpes en las heridas cicatrizadas.

A tropezar sobre la misma baldosa desequilibrada, fuera de la horizontalidad perfecta.

¿Cadenas?

¿Cortamos las cadenas?

¿Quién nos ata? ¿A quién nos atamos?

Yo ya no las siento. Ni las he sentido.

Si se sentían lazos, cuerdas.

Series de puntos rojos formaban caminos que unían personas.

Amores.

Pero esos lazos desaparecen, el tiempo se encargan de ello.

Pero nunca cadenas, porque ellas pesan.

Y un amor, no puede pesar. Si lo hace, entonces no es amor.

Como la frase del día. No  es perfecto.

Sólo, es amor.

Sólo.

Hoy, a destiempo.

Quien quiere no puede, y quien puede no quiere.

Alguien lee mis líneas, quizá seas tu que estás ahora al otro lado.

Y comienza a descubrir que quizá haya algo en éste mundo raro, superficial, extraño y absurdo quizá, que merezca la pena.

Siempre hay algo que merezca la pena.

Sólo hay que esperar a que el halcón vuele hasta donde tenga que hacerlo.

Apa.

 

 


“El amor no es perfecto, sólo es amor”

A veces es mejor dejar de soñar en perfecciones y encontrar y ver el amor en todo lo que nos rodea.


El Renglón Torcido

 

Uno piensa que el tiempo le hace fuerte. Que el pasar de los segundos, las horas, los días, los meses van poniendo las cosas en su lugar, para dejar paso a un nuevo amanecer. Evidentemente, lo hace, porque las cosas ya no se ven como el primer día. Pero la verdad es que me gustaría que el tiempo pasara mas rápido.

Una celebración de algo tan maravilloso como el pasar de este tiempo del que tanto hablo, como es un cumpleaños. Algo alegre, de reunión, de risas y cachondeo puede tornarse en una noche aguada en lágrimas de la manera mas sencilla. ¿Por qué? Me divertí, me reí muchísimo, y bebí, quizá demasiado para hacer frente con dignidad a los sucesos o a las situaciones. Quizá con un poco menos de alcohol en las venas hubiera podido estar con la cabeza bien alta y con la fortaleza que voy construyendo día tras día. Pero la cabeza no pudo mantenerse arriba, ni la mirada fijada. Y mucho menos la fortaleza aguantó la batalla, y encontró una vía para ser derribada.

No estoy orgulloso de ello, aunque tampoco hay arrepentimiento. Tal vez pueda pensar y lo pienso que no fue el momento adecuado para que pasaran las cosas que pasaron, pero a veces las cosas no se pueden controlar. Los encuentros fortuitos pasan, los sentimientos afloran en el momento menos pensado, y se desata el temporal.

Subí a Pamplona con el pensamiento de que iba a pasar. Lo sabía. No era la primera vez que me pasaba, y otras veces había acertado. Y mi pensamiento y mi creencia se convirtió en certeza reafirmada por un individuo que hoy celebra su cumpleaños y ayer lo festejábamos en las calles.

Soy visceral, y no me suelo controlar. Y mucho menos si hay alcohol de por medio. Sí, lo reconozco, lloré hasta no poder soltar una lágrima mas. Lloré por los recuerdos, por la situación, por el momento. Lloré por la rabia, por la compañía y por que sí. Lloré hasta el final. A ratos en soledad, otras en compañía. Gracias a los que me aguantaron,  y sobre todo perdón por tener que aguantarme. Pero hay veces que es difícil seguir adelante sabiendo lo que se ha dejado detrás.

Pensé que no volvería a hablar de ésto en el blog. Lo pensé porque me hice una promesa de no volver a hacerlo, pero hoy sinceramente me da lo mismo. Una promesa que me hice a mi y que hice a alguien, porque muchas veces no era sólo lo que yo podía llegar a escribir sino los efectos secundarios que tenían mis palabras a posteriori. Pero hoy, repito, rompo la promesa y me da igual.

Me da igual porque tengo un nudo en el estómago desde ayer por la noche y los nudos los desato aquí mientras escribo. Y ese nudo es rabia por ver que el paso del tiempo ayer no me sirvió de nada. Y no me gustó, en absoluto. No me gustó volver a verme así. No me gustó que me tuvieran que ver así. Y sobre todo, no me gustó porque sinceramente no se quien o cuántos pudieron verme “perder los papeles”. Pero principalmente me sienta mal pensar que después de cinco meses, algo tan tonto pueda hacer que termine como terminé ayer.

Lo que está claro es una cosa. Mi cabeza piensa que va a un ritmo mientras mi corazón va mucho mas despacio. Y ésto si me da rabia. Lo que yo pensaba mas o menos superado y cerrado en una carpeta a parte volvió a felicitarme el nuevo año. Ese que felicité hace exactamente 15 días con un silencio por respuesta.

Pero a la vista de lo sucedido ayer por la noche, parece que éste 2012 tambien va a ser movidito.

 


El Renglón Torcido

 

Enunciemos unas frases leídas hoy en unos artículos:

  • Benedicto XVI: el matrimonio gay es una “amenaza” para la humanidad.
  • “Salvar a la humanidad de las conductas homosexuales es igual de importante que evitar la destrucción de las selvas”.
  • “(El matrimonio gay) es un plan macabro para exterminar a la humanidad”.
  • El papa dijo en Portugal hace un año que los matrimonios entre personas del mismo sexo son opuestos al “bien común” y defendió que la familia está “basada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer”. Dos años antes dijo que salvar a la humanidad de las conductas homosexuales o transexuales era igual de importante que evitar la destrucción de las selvas.
  • El cardenal de Santo Domingo, Nicolás de Jesús López Rodríguez, sobre el matrimonio gay: “Este es un plan macabro para exterminar a la humanidad… me opondré hasta la muerte al matrimonio gay” (30-09-2010).
  • “El SIDA es un acto de justicia… jugar con la naturaleza del amor conduce a catástrofes así”, el arzobispo de Bruselas, Andre-Joseph Leonard (14-10-2010). “Muchos psicólogos y psiquiatras han demostrado, y me han dicho recientemente, que hay relación entre homosexualidad y pedofilia. Esto es verdad. Este es el problema”, cardenal Tarcisio Bertone (12-04-2010).

Uno tiene paciencia, aguante, y a veces trata de hacer oídos sordos o mejor dicho, ojos ciegos, a lo que podemos llegar a escuchar o ver en televisiones, radios, periódicos, etc. Pero cuando uno tiene el día asi como calentito, que llega a blasfemar en el muro del mismo facebook, y después de esa blasfémia, me encuentro con declaraciones como las que está haciendo la iglesia últimamente, es como para saltar, no, lo siguiente.

Yo, mismamente, me pregunto, ¿quién se creen que son? ¿Sómos un plan macabro para exterminar la humanidad? ¿Sómos tan importantes de destruir como preservar las selvas? ¿Amenaza contra la humanidad? Y lo peor de todo, que el SIDA es un acto de justicia. ¿Pero cómo podemos estar dando crédito y cobertura a ésta clase de individuos y sus declaraciones? ¿Como un gobierno como el de España después de oir declaraciones como las que estamos teniendo que aguantar, sigue aportando una gran cantidad de millones para la santa iglesia católica, apostólica y romana?

No señores, ésto no es asi. Homosexuales, sí. Y a mucha honra. Que hay en el mundo mas bonito que dos personas se quieran. ¿Que mas da el sexo? Pero es que ésto ya sobra. A éstas alturas de la partida volver a tener que exponer que la homosexualidad es algo normal y que lleva en el mundo desde que los hombre son hombres (refiriéndome a hombre como ser humano: hombre y mujer). Lo que me parece una autentica vergüenza es que esos señores, vestidos con túnicas hasta el suelo, con oros, con joyas, con mas dinero en sus arcas y en sus tesoros de palacios e iglesias… Lo que me parece vergonzoso es que ellos, sí, señores obispos, curas, arzobispos y el mismísimo Papa diga eso en sus dircusos, y ningún puñetero gobierno, de ningún país llamémoslos civilizados, sean capaces de hacer una declaración de condena de las palabras que dicen por sus boquitas.

Relacionan homosexualidad con pedofília, según unos sicólogos muy estudiados. ¿Cuántos caso de pedofília han salido a la luz relacioandos con la iglesia? ¿Si una cosa la relacionan con la otra, quieren decir presuntamente que hay muchos dentro de la iglesia católica que son homosexuales? Yo no lo afirmo, sino que con sus relaciones, presuntamente, podemos llegar a pensarlo.

Señores, ya está bien. Señores del gobierno, aquellos que han aprobado el matrimonio homosexual. Que defienden la igualdad de todos y cada unos de los ciudadanos españoles. Que tenemos los mismos derechos, tanto como las mismas obligaciones. Me da lo mismo que antes fueran los socialistas, como si los que nos gobiernan ahora de derechas quieran cambiar el nombre de matrimonio y llamarlo como quieran. Pero mientras tengamos el mismo derecho, independientemente del color del gobierno, no deberían quedarse callados después de declaraciones tan bochornosas como las que estamos y tenemos que aguantar.

Somos un país avanzado, que ha cambiado muchísimo en apenas 35 años. Y que queda mucho por cambiar. A éstas alturas del partido no sirve quedarse callado. Porque yo puedo ser una voz que llegue a ¿cuántos? ¿100 personas? ¿1000? No lo se, pero me indigna oir eso, y que los que nos represantan en ese congreso elegido hace nada, hagan la callada por respuesta.

No señores no, así no vamos bien. Porque todos podemos tener una opinión mejor, peor o simplemente diferente de la sociedad en la que vivimos. Hay gente a la que le cuesta mas aceptar la homosexualidad, quizá porque no le haya tocado de cerca, y gente que la vive con total naturalidad. Todo es respetable, pero siempre desde el respeto. Sin ofensas ni ataques. Siempre respeto.

Y la Iglesia, nos lo falta, y de modo reiterativo, y todos callados. Y lo peor de todo es cuando afirman que el SIDA es un acto de justicia. Si, justicia divina. Sobre ésto último no voy a opinar porque la simple frase, leída, es repulsiva. Y sobre todo por los millones de personas que han muerto por ésta causa, y que viven con ella, desde que se conociera la enfermedad. Señores de la iglesia, mi opinión del presevativo, para otro episodio.

No sirve callar y mirar para otro lado, sirve publicarlo mil y una veces en el facebook o donde sea y que se corra la voz. Que el gobierno diga algo, que le tapen la boca a los representantes eclesiásticos. A quién sea, pero basta ya.

Es mi opinión, mi repulsa a sus palabras. Mi forma de ver las cosas. Soy homosexual, y la vivo libremente y creo que no molesto a nadie. ¿Es una enfermedad? Pues que me pongan una pensión y me den la baja, como dice el grupo de facebook. No, ahora en serio. Soy homosexual y me han criado en la fe cristiana, estudiando religión desde que tengo uso de razón. No voy a hablar de mis creencias, porque son mías y las tengo reservadas. Pero sí, soy cristiano y mi educación así me hace ser. Pero de ser cristiano a oir eso… ¡Manda cojones!

El artículo completo en el enlace siguiente:

http://www.20minutos.es/noticia/1273845/0/declaraciones/jerarquia-catolica/homosexuales/