Archivo de la etiqueta: individuo las vegas

P1110811

Y esto es lo que queda después de un fin de semana juntos.

Esto es lo que nos llevaremos cuando pensemos en cómo ha sido nuestra vida.

Un camino, un abrazo, tres amigos y un lugar.

Todo visto a través de la cámara de quién nos quiso ver así.

Alguien que durante todo el día estuvo sacando momentos de los tres juntos, ajenos a su mirada; inmersos en nuestros pensamientos, nuestras conversaciones y nuestras historias. 

Hoy tenemos un recuerdo de aquel precioso día, plasmado en imágenes.

Hacía mucho tiempo que no estábamos juntos de la forma en la que estuvimos.

Sonriendo y disfrutando, sin apenas malos pensamientos, mas que los justos y necesarios. 

Comidas, cenas, bebidas, risas, charlas, discusiones de esas que nos gustan y nos enervan (o por lo menos a mi).

Pero todo basado en eso.

En ese abrazo que nos hizo reír cuando nos dijeron que nos lo haríamos, pero que hoy define bien cómo fueron las horas que pasamos juntos. 

Más veces deberíamos hacerlo; más momentos deberíamos compartir como éste que ha pasado.

Para nosotros queda esta imagen. 

Gracias Sr. Pintor por capturar lo mágico de tiempo compartido.


 

El Renglón Torcido

 

Una cena entre amigos, puede dar lugar a mucho tipo de conclusiones y valoraciones en cuanto a las cosas que vivimos día a día y que compartimos con los demás. Las charlas con individuos siempre, digo siempre, son constructivas. Nunca, en absoluto destructivas. Siempre se aprende algo nuevo, independientemente de si la conversación verse sobre como está el tiempo en Zaragoza, cuándo fue la última vez que lloramos o cuando tuvimos sexo salvaje. De todas y de cada un tipo de charlas, hay que sacar por lo menos algo en positivo. Algo que nos ayude a que nuestro día a día sea mejor. Con mas sonrisas en nuestra cara para iluminar la de los que nos rodean. Con mas carcajadas sonoras que suenen en oídos ajenos, siendo para ellos melodías de alegría.

Ayer sacamos alguna que otra conclusión bastante interesante. Y no, no producto del alcohol que a veces acompaña mis cenas y mis estancias con individuos. Sólo fue una cena tranquila, a la que Las Vegas no pudo unirse, pero que compartió los previos. Madonna Lilly y yo, yo y ella. Sólos, como muchas veces hemos estado, y desestado, y desvariando, y riendo, y por qué no, tratando de arreglar el mundo a golpe de palabras y sentencias mundanas que no iran mas allá de donde alcanza nuestra vida.

¿Y que descubrimos? Pues algo interesante respecto a lo que se puede o no leer en éste blog y las consecuencias que su lectura puede traer a mi vida diaria. Ahí va:

Punto 1: NO leas éste blog si a consecuencia de su lectura, algo dentro de tí te va a hacer sentir mal y, como consecuencia, repitiéndome, hace que tengas la necesidad imparable de mensajear al escritor del mismo para pedir explicaciones de mis palabras.

Explicación: escribo, siempre lo hago. Para bien o para mal. No estoy en continuo sufrimiento ni mucho menos, sólo que las veces que escribo tristezas, son pequeños momentos de debilidad que comparto con mi ordenador. Nada mas. Cualquier parecido con la realidad, es mera ilusión óptica de vuestras pantallas.

Punto 2: NO leas éste blog si a consecuencia de su lectura, vas a cambiar de opinión y en lugar de un polvazo estupendo y apoteósico, lo que quieres conmigo es que hagamos punto de cruz.

Explicación: escribo, siempre lo hago. Me repito. Estoy bien, a ratos mejor a ratos no tan bien, pero en definitiva estoy bien. Hablo de sentimientos porque me es mas fácil hablar de ello que escribir de otras cosas, como el sexo. Pero que se le va a hacer, soy una persona. Soy un chico de 31 años que obviamente tienen necesidades como toda persona viviente que hay sobre la faz de la tierra. (Y aquí inciso para meter algo reactivo: ¿No a la fornicación? Manda huevos con la Iglesia) Evidentemente y retomo la explicación, los actos sentimentales que acompañan mi vida influyen en el día a día, pero ese día a día no tiene que verse influido en nada mas. Así que si quieres algo conmigo, no hagas caso a lo que escribo. ¡Estoy loco! ¡Y se me va la cabeza sobre todo cuando escribo! No os toméis en serio todo lo que cuento porque entonces eso si que me volverá a mi loco.

Punto 1 y Punto 2, ¿no había mas Madonna Lilly? Pues sinceramente no me acuerdo, porque después de decir lo de “no lo leas si te vas a enfadar” y “no lo leas si no vas a querer follar”, pues llegó la carta de postres y con ella la dura decisión de elegir que clase de helados queríamos tomar. ¡Y fué muy difícil la decisión eh!

Pues lo dicho. A vivir que son dos días. Buen fin de semana.

 


El Renglón Torcido

 

Después del 2009, el 2010, y el 2011, comenzamos un 2012. Como pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando por primera vez escribía y me describía en éstas páginas, mirando la primera foto que puse mía. Paris, Moulin Rouge, y mis idealidades. Quizá ésta palabra que he escrito ahora ni siquiera exista, no perderé tiempo en averiguarlo ahora que he cogido el hilo de la historia. Idealidades, me gusta. Porque el camino que he recorrido en éste tiempo está plasmado de ideas, marcadas en fechas, en días concretos, en líneas descritas. Sí, ideas. Pero tambien ideales. Esos que siempre he buscado, como la libertad, la belleza, mi verdad, y como no… El amor.

Y desde entonces, ideas e ideales. Sr. idealidades.

Libertad: Sr. Libertad. Porque independientemente de las ataduras fiscales, económicas, hipotecarias, etc., que todos tenemos, lógicamente, busco la libertad de poder hacer lo que quiero y en cierta medida siempre que quiero. Libertad privilegiada, porque tengo la capacidad de ir, venir, estar, no estar, visitar y volver a visitar aquellas personas que están lejos o no, siempre que quiero. Libertad, de pensamiento y de actos. Porque cuando he tenido, he podido ir de la mano de mi pareja por la calle, siendo ésa mi libertad. Porque puedo pensar sin ser castigado por ello, porque soy gay y no por ello termino en un campo de concentración. Porque puedo mirar, hablar y expresar mis opiniones sin miedo a represalias. Libertad basada en mi trabajo, en mi casa, en mi familia, en mis pilares. Esos que hacen que la plataforma que me sostenta sea lo suficientemente firme para que esa libertad pueda ser tal. Éste sábado por la tarde, con Individuo Ejea, vimos “La vida es bella”. Ninguno de los dos la habíamos visto hasta ese día. Quizá sea el hecho de tenerla tan reciente, lo que haga que hoy mismo valore mas todo aquellos que hemos ganado en tan pocos años, porque “eso” fue ayer como quien dice. Gracias, libertad, y que nos dure.

Belleza: Sr. Belleza. ¿Quién no la ama? ¿Quién no la busca? Belleza es un plato de risotto preparado con todo el amor del mundo en una simple cena de sábado noche. Belleza es ver abrirse una puerta y ver aparecer un chiquitillo corriendo y que salta a tus brazos. Es escuchar y ver las sonrisas de unos niños que hacía tiempo no escuchaba ni veía. Belleza es un árbol de navidad lleno de regalos y muchos de ellos inesperados para nadie. Es un sentimiento que se desprende en una noche como la de nochevieja, en un lugar un tanto oscuro e inundable como puede ser un cuarto de baño, y que hace que dos individuos terminen abrazados. Lo bello es lo que nos rodea. Una sonrisa, una palabra amable. Una canción que escuchamos de fondo y nos mueve por dentro, o que mas da, por fuera tambien. Una caricia, un besos. ¡Esos besos, bellos besos! En la mejilla, en los labios, apasionados, amigos,… Uno o dos. O uno interminable. ¿O por que no un beso de vaca, como dirían mis sobrinos? Propongamonos ver la belleza en cada una de las cosas que tenemos alrededor. Seguro que incluso en el día mas nublado, tormentoso y triste que podamos tener a lo largo de éste 2012, algo bello habrá en ellos. ¿Lo buscamos?

Verdad: Sr. Verdad. Porque la verdad, nos hará libres. ¿Quién dijo ésto? Aqui viene mi poca culturilla general. Hace poco y no diré cuando me han dicho que si algo tengo de bueno es que he sido capaz de decir las cosas de verdad cuando han ido sucediendo. Verdades sinceras, o sinceramente verdades. Lo mismo da que me da lo mismo. Y, la verdad, valga la “rebuznancia” como diría alguno, me ha sorprendido. Y lo ha hecho porque nunca se me ha dado bien saber decir las cosas cuando tengo que decirlas, no se me da bien expresar mis sentimientos cara a cara, y más si lo que hay que decir no es del todo agradable o no va a sentar bien. Pero he aprendido que en determinados momentos y si la persona que tienes delante realmente importa, usaremos la verdad que ya luego el tiempo pondrá las cosas como tenga que ponerlas. Así que seguiremos diciendo verdades, aquellas que cuesta decir, pero que una vez dichas son menos costosas, y hacen que descanse el alma.

Amor: Sr. Amor. Amaré pequeñas cosas, porque las grandes no se me dan bien. Bueno, ¿no he dicho que diremos verdades? Pues en el amor tambien las diré. Y la verdad es que, sí, creo que se me dan bien amar. Sí, lo creo. ¿Pero de que sirve ésto ahora? Creo que a lo largo de éstos tres años enteros escritos, muchas veces me he perdido en el mundo del amor. La cuestión es que bien, lo que se dice bien, pues no me ha ido, lógicamente. Digo lógicamente porque ahora mismo sigo pensando en singular. Soy uno, no dos. Pero no dejaré de pensar en que algún día vendrá de nuevo ese amor que en mis ideales, destinos o llamemoslo como queramos, tiene que llegar. Siempre empiezo las historias como si fuera ese amor, aunque luego muchas acaben como el rosario de la aurora. ¿Y que? No voy a dejar de creer en él por el hecho de que no funcionaran las historias hasta ahora. No voy a dejar de entregarme cien por cien en una relación si pienso que puede salir bien, por el hecho de que lo hiciera previamente y me diera un gran porrazo. No lo haré porque estaría quitándome sensaciones, libertades, verdades y bellezas. El amor resume todas las anteriores: el amor te hace libre a la vez que te ata a alguien. El amor es verdad, verdad de sentimientos, sentimientos que son de verdad y que creen cada dia en tu interior. Es belleza por sus sonrisas, por sus miradas, por sus caricias, sus besos… ¿Cómo evitar ser amado? ¿Cómo evitar amar? Yo, no lo haré. Nunca.

Así comienza el año, llamemosló propósitos de año nuevo. O como queramos. Perfectamente podrían ser los propósitos con los que todos deberíamos comenzar éste 2012. Y no sólo éste, sino todos los que nos queden por delante. Hoy vuelvo a escribir después de un tiempo en silencio. Un silencio que ha servido para recargar baterias, y poder de nuevo comenza a contar historias. Esas que me voy encontrando en mi camino hacia la ciudad esmeralda.

 

 


El renglón torcido

Pocos miedos quedan ya en la recámara, han empezado a salir uno tras otro. Es mejor sacarlos todos de golpe, en el ahora, porque después se acomodan, se hacen fuertes y duele mas el tener que perderlos de vista. Y la herida que produce el sacarlos, es grande cuando se van todos juntos, pero luego cicatrizará solita.

Eso siempre será mejor que sacar uno, doliendo.

Y esperar un momento.

Y sacar otro más, volviendo a doler…

Y esperar otro momento.

Y para después sacar uno que nos dejamos en una esquina, doliendo de nuevo sobre una herida vieja que no dejamos cicatrizar.

Y esperar, de nuevo, otro momento.

Hay que buscar bien en esa recámara, revisarla, investigarla, escrudiñar cara rincón. Memorizarla como si fuera la última vez que vamos a mirar dentro de ella, para que no se pueda esconder ninguno entre las sombras. Los miedos son así. Adquieren formas, colores y apariencias engañosas que les hacen pasar desapercibidos.

Y cuando empiezan a salir, uno detrás de otro, comienzas a encontrar las baldosas mas estables bajo tus pies.

Hoy podría hablar, bajarme hasta las miserias del fondo de un organismo vivo que crea sentimientos a partir de moléculas químicas que nos conforman. Sensaciones que se crean a partir de transmisiones nerviosas que recorren nuestro cuerpo. E investigar y contar que es lo que hay en la recámara que habita dentro de mi. Esa de la que están saliendo los miedos. Pero no lo voy a hacer.

Quizá sera porque muchos de ellos ya han sido plasmados a modo de renglones expuestos hace días. Con señales, planes, tiestos rotos y pudiendo contar dulces locuras conmigo. Hoy simplemente digo “Espera un momento”. Me lo digo a mi. Se lo digo a aquel Señor Director al que le pedía que comenzara a guiar mis pasos, porque la música se había detenido. Yo soy el que dirijo, yo soy el que me pongo mi música. Yo soy el Señor Director, al que hablaba, al que me refería. Al que le pedía ayuda porque no sabía que baldosa pisar sin caerme. Sin hacerme daño. Y hoy le pido a aquel Señor Director que cambie de música, porque la que comenzó ha sido demasiado triste, y ya no me apetece que así sea. Hoy aparece delante de mi como antes no lo hizo. Entero, nítido con su batuta en la mano, poniendo orden en una orquesta desordenada.

Quiero marcar el ritmo.

Quiero marcar MI ritmo.

Quiero escuchar melodías que recorran mi cuerpo a tal velocidad que no pueda ni identificar en que parte está. Caminar firme aligerando el paso que de primeras fue titubeante y ahora es mas seguro. Ahora he vuelto a coger la batuta, para tratar de que no vuelva a quedarse quieta, inmóvil, sin un ritmo que marcar. Y mientras tanto, y cambiando de música, vuelvo a configurar mi orquesta. En la que los individuos vuelven a tocar junto a mi: Las Vegas, Prada y Castro, Madonna Lilly, una Sra. de Salamanca, Sra. Muela; en la que viejos amigos regresan para recuperar posiciones perdidas a lo largo de los años, como el nuevo individuo Se(ño)rCHO, y otros chicos del MOMOntón, de aqui de allá. Que se yo. Junto a ellos en éste tiempo he dirigido nuevas canciones, y por eso hoy cambio de tercio y tocamos algo nuevo.

Espera un momento, ¿o no?


 

Feliz año nuevo a todos…

Hoy es la vuelta a empezar. Primer día de trabajo de 2011 y sin ninguna gana de empezar con la rutina. El cuerpo aún no se ha recuperado de éste comenzar tan movido al que estamos acostumbrados. Y los años no pasan en vano, asi que lo que antes tarde en recuperarse unas 24 horas, ahora se multiplica por tres. ¿Será por los 30?

Un fin de año al uso, con sus uvas, su maquillaje, su salida a recorrer Pamplona. Con la gente de siempre, aunque no siempre con la misma gente. Con ausencias, por la lejanía de la familia (feliz año nuevo Prada), y con asuencias por la cercanía (Castro is missing). Pero empezando el año con quien tiene que empezar, Las Vegas nunca me falla.

Quizá este año nuevo que comienza sea especial, quién lo sabe. O quizá cuando escriba la entrada del final del 2011 no haya nada digno de mencionar. Seguro que no se da éste supuesto. Siempre hay cosas que merecen ser escritas y contadas para que en el futuro pueda recordarlas. En el 2010 me despedí de mi gente deseándoles un buen comienzo de éste año nuevo. En éste 3 de Enero de 2011 os saludo a todos de nuevo para volver a cogernos de la mano y seguid caminando todos juntos por el camino de baldosas amarillas que tanto me gusta.

No os preocupéis que si alguien se cae, pararemos para socorrerlo. Y si alguien coje otro camino, nos diremos un hasta la vista. Seguro que mas adelante el camino se vuelve a juntar.

El año empezó con los de siempre, mi familia, Las Vegas, Nai, Pepo, Izas, Ale, César… La nochevieja en el Iruña se empieza muy bien. Continuó con el Señor Pintor y otros chicos del montón, y la continuación se hizo final. Y después se unió la Srta. Las Vegas, para después volver a desaparecer.  Así es como quiero empezar siempre cada año nuevo. Rodeado de la gente que quiero, que mejor forma de empezar el año.

Hay cosas para contar. Pero me las guardo. De momento no diré nada mas, quizá aún no ha llegado el momento o no veo la manera de escribirlas como me gustaría. Pero lo principal es que las hay, y con eso basta.

Ahora si, dejaremos que en día de trabajo comience tranquilamente para terminarlo bien. Y mientras tanto nos divertiremos cantando… “Yo soy loca con mi tigre, loca loca loca…”


 

Faltan dos días para fin de año, 29 de diciembre. En 48 horas habremos finiquitado el 2010 sin ningún miramiento, y entraremos en el mundo del 11. Unas horas para terminar el año llenas de recados, cosas que hacer y que no hacer. Gente con la que querer quedar antes de que comience un nuevo año, pero que no se si dará tiempo a todo.

¡Y yo con éstos pelos! Sí, con éstos pelos, pero literal además. Como otro año más, llegará Nochevieja y los pamploneses nos disfrazaremos para salir a la calle. Y de ahí mi queja por el aspecto físico. Tengo unas ganas de que llegue el día 31 que no veas. Y esa noche, a disfrutar con los míos del comienzo. Del 11, y de ése primer día, 1 de Enero, que siempre es mágico.

Al decir 1 de Enero, ¡La Escalera! Hace dos o tres días, mienstras paseaba por Pamplona con Individuo Las Vegas, pasé por delante de la tienda de Kukuxumuxu, donde está el reloj que marca los días que faltan para SanFermin. En aquel entonces quedaban 192 días, hoy serán 189 o así. Con el comienzo de año empieza nuestra canción. Tacharemos un día de ella y esperaremos el 2 de Febrero con ganas.

El año se despide con frio, como tiene que ser. Estamos en invierno y en el norte. Si fuera de otra manera habría que preocuparse. Aunque en éste año las nevadas se están portando mejor dado que de momento no vienen a acompañar mi teléfono rojo. Esperemos que el 11 me lo siga conservando.

Y se despide un año en el que ando mas desconectado del mundo virtual para estar mas conectado con el mundo real. Menos facebook, menos webs, y menos chats. Mas individuos, mas charlas a viva voz y mas físico que ‘bites’. Aunque siempre pensando en cuál será la próxima historia de mi renglón. Éstas como muchas otras que he escrito a lo largo de éstos dos años, no tiene un tema concreto, si no que es una rutina de la cuál ando últimamente un poco perdido.

Si me pierdo de todo, contaré. Si no me pierdo tambien lo haré. Porque despido el año viejo contento, con ilusión y con gente nueva a mi alrededor que hacen que las sonrisas habituales en mi vida se multipliquen. Nuevos olores, nuevos tactos y nuevas sensaciones. Puede que sea un nuevo individuo, pero quizá para eso haga falta bautizarlo. Pero hasta el bautizo, viviremos en pecado.


 

¿Que pasa cuando en tu cabeza se arremolinan los pensamientos que no sabes ordenar; los sentimientos que no sabes reconocer o las palabras que no saben que decir? Cuando solo ves en conjunto de numeros, de kilometros que se entrelazan. De cifras, de lugares, de personas desconocidas que se vuelven fisicas, y de personas que son fisicas que se vuelven desconocidas.

Siempre es bonito conocer gente nueva. Y mas cuando esa gente te recibe con los brazos abiertos como lo hacen. Aunque haya sido por poco tiempo. Cuando conoces a alguien que por su mirada y su forma de ser irradia amor por los cuatro costados, imaginas que eso no puede ser espontaneo. Cada persona tiene su propio caracter, su manera de acercarse a los demas, su modo de tratar a los que se acercan. Pero si no hay detras alguien que le haya enseñado eso mismo, no se expresara.

Iba a escribir ahora nombres de personas, pero no literales, sino como suelo hacerlo yo. Poniendo apodos con individuos, o inventandome un nombre que tenga alguna caracteristica que lo defina. Pero no se por que, no me atrevo a hacerlo, y eso no me habia pasado desde hacia mucho tiempo. Muchisimo tiempo. No soy una persona a la que le cueste expresar sentimientos cuando consigue identificarlos, pero quiza esta vez sea un poco diferente. Tambien pueda ser que no lo haya identificado del todo y por eso me cueste escribirlo.

He vivido un fin de semana casi perfecto. Una familia me recibio con los brazos abiertos, y esos brazos se transformaron en abrazos en la despedida. Unos abrazos que quisiera volver a recibir en no demasiado tiempo. Y se que alguno si lo tendre pronto, otros un pelin mas lejanos. Gracias por ser como sois, porque conociendo de donde venis es inevitable que fuerais como sois, Itiati, Autenia, Avi.

He vivido un fin de semana con algo de “tension” por llamarlo de alguna manera. Algo de tension que a dia de hoy esta completamente solucionado. Por cierto, ¡Felicidades! (por si lo lees). Ver a alguien por primera vez cuando ha habido una serie de mal entendidos previos es complicado. Y se vio en las pocas horas que compartimos. Pero si que con el paso de las horas la situacion se relajo hasta el punto de poder, a dia de hoy, decir que he podido ver algo de lo que sus amigos decian de esa persona. Nunca me habian comparado con un examen de filosofia, pero me gusto el simil. “Despedirme de ti era como un examen de filosofia que tienes a final de semana; sabes que lo tienes que hacer pero te da mucha pereza tener que llegar a hacerlo”.

Momentos de tension, que no tuvieron solo un protagonista. Y de esa otra parte de la historia solo pondre una definicion:

Egoismo: inmoderado y excesivo amor a si mismo, que hace atender desmedidamente al propio interes, sin cuidarse del de los demas.

Egoista: dicho de una persona, que tiene egoismo.

Y por lo demas, pues poco mas se puede contar sin dejar el corazon abierto en el renglon. Hace poco desde los 2400 me dijeron que tuviera cuidado, que no jugara con fuego para no salir quemado. Quiza sea verdad, pero tambien conteste que no estaba jugando, siemplemente vivo, siento y expreso lo que pienso y guardo mas de lo que expongo. Pero las cosas no son faciles, y de ninguna de las maneras lo serian. Asi que haciendo uso de mi niña cantante… El destino ya dira…

Aunque las cosas espero que caigan por su propio peso como le dije ayer a individuo las Vegas.

Por cierto, vuelvo a pedir perdon por no poder acentuar las palabras dado que mi tecla del acento sigue estropeada. ¡Lo siento! Yo tambien me pongo nervioso por no poder hacerlo.

El Renglon Torcido, 24, 185, 2400, 12. ¡Un lio en la cabeza!