Si ya me lo decían cuando estudiaba. “Patience boy” me bautizaron, así me gusta a mi. Si algo me caracteriza es la enorme paciencia que tengo, me decían irónicamente. Después de muchos años y de negar la mayor, reconozco que el apodo me venía que ni pintado.

Sí, cierto es.

Paciencia cero.

Lo que es peor, es que la tolerancia empieza a fallarme tambien. ¡Que pena de 29 años! Y esto no va a mejorar.

Solución: ¿Yoga? ¿Pilates? ¿Alcohol y drogas? ¿Sexo salvaje?

Acepto sugerencias.

Anuncios