El Renglón Torcido

1, 2, 3… Viene un mensaje

1 Se va

2 Se vuelve

y 3 Regresa.

1, 2 y 3… Te lo cuento del revés: primero a la ducha, y después a correr.

1 Corriendo

2 Bajando

y 3 Volviendo a subir.

1, 2 y 3… Y empezando de nuevo otra vez.

1 Uno aqui.

2 Dos allí.

y 3 ¿Dónde pues?

1, 2 y 3 Yodo ésta vez.

1 Yodo para el pie.

2 Yodo para ti tambien.

y 3 ¿Empezamos otra vez?

1, 2 y 3 Yo no se donde poner… ¿Me lo cuentas otra vez?

1 Yo.

2 ¿Quién?

y 3 ¿Cómo que tres?

Comencemos ésta vez.

Sí 1, yo estoy bien.

y 2, duermes tambien.

¿que hace un 3?

1, 2 y 3 ¿De donde vino pues?

1 De cerca

2 Muy cerca

3 De esa casa vino pues.

1, 2 y 3 Un vecino será, ¡lo ves!

Ultimamente pongo mucha antención a las canciones que oigo durante mi día. Les busco un algo, les encuentro cosas que antes no oía. Las analizo. Porque me apetece, y porque mientras las oigo, tampoco tengo otra cosa mas interesante que pensar mas que disfrutarla. Y de vez en cuando aparece alguna que hacía tiempo que no escuchabas, y que al empezar a escuchar con atención, encuentras párrafos que vienen que ni pintados a tu jornada. Si, lo se, a veces se me va la cabeza y tambien lo escribo por aqui. Porque no todo son penas y lamentos, y pensamientos profundos que toquen el corazón, y rompan miradas mientras me leen. Hoy un amigo twittero me decia que le encantaban los gritos de mis dedos mientras escribia. Tambien mis dedos ríen a carcajadas, aunque últimamente cuesta mas que salgan. Hoy casualmente me ha dado por ahí, por no escribir penas y reirme de mi mismo. Como hace poco me decían 1 ó 2 pajarillos, es muy friki exponer mi vida delante de los que leéis. ¿Me expongo? Pues si, lo hago, aunque censuro mucho mas de lo que podéis llegar a leer.

Perfectamente se, que mi escrito de hoy es practicamente indescifrable. Me acusaréis de no entender nada del 1 al 3, ¡pues leerlo del revés! No, en serio. Lo escribo porque me divierte, porque hoy me lo pasé bien mientras oía la canción y porque ahora mismo intentando hacer rimas tontas con el número 3 hace que no recuerde la fecha en la que estamos hoy.

Así que ¡Campana y se acabó!

1, 2 y 3 ¿Te la meto del revés?

Tanto un, dos y tres, y que si meto o no meto, del derecho o del revés… Creo que me voy a correr.

Pero a correr de hacer deporte, eh, que ahora le he cogido ya el tranquillo y hasta aguanto y todo.

Adiós buenas noches.

Anuncios