Archivo de la etiqueta: madonna

 

Un cambio de rumbo. Ayer buceé en las profundidades de las miserias humanas, para hoy volar en las superficialidades de las divas divinas. Y es que uno no puede estar indignado, e indignado, e indignado todo el día. Bueno, miento, si que se puede estar. Pero ayer ya escribí, y hoy cambiamos de tema. Algo mas ligerito. Algo con ritmo.

Desde hace una semana mas o menos, he podido escuchar el nuevo disco de Lady Gaga, que ni siquiera se como es el título, creo que Born this way. Y sinceramente digo lo que pienso. NO ME GUSTA. Menuda decepción de disco. Con ésto puede que me gane grandes enemigos, pero es lo que hay. No me he caracterizado nunca por bailarle el agua a todo el mundo. Y es que cuando un disco lo tienes que escuchar, y escuchar, y volver a escuchar, para que te empiece a gustar, pues como que algo falla. Y no es que al final te parezca bueno a base de las repeticiones, sino que te acostumbras a oirlo y ya está.

Y de eso no se trata. Muchas canciones en el disco nuevo. Alguna rescato porque si me gustan, como el primer single que creo que da el título al disco, y dos mas, pero el resto, las considero bastante flojitas. Algún sonido nuevo, algún ritmo nuevo, pero poco mas de innovador en alguien como ella que es considerada como la revolución en el panorama de la música. Incluso en algunas canciones como The Edge of Glory o Hair parece como si estuvieramos escuchando un disco de hace 15 años incluso. No no, sinceramente no es lo que esperaba del regreso de la nueva aspirante a  reina del pop (con permiso de Madonna, por supuesto). Pero sobre todo, creo que a muchas canciones de las que ha escrito nuevas se les va toda la fuerza con la que pueden llegar a empezar, en los estribillos. La canción de Judas con su nuevo video, (espectacular como siempre, eso sí, a pesar de que cada día parece mas una indigente vistiendo), llega al estribillo y se pierde. Totalmente, además de sonar como a ya escuchada. Y ésto tambien pasa en otras que forman parte del nuevo disco.

Menuda crítica a la señora Lady. Esperemos que vuelva a las andadas y recupere la línea Telephone, Dance in the Dark, Teeth, Poker face, etc… Esa es la Lady Gaga que se llevó al mundo de calle.

Y sin embargo, en otro lado de la balanza, tenemos a la nueva Jennifer Lopez, que tras unos años de dar tumbos en el panoráma musical, presenta un nuevo disco al compas de la famosa Lambada que todos bailamos hará unos 20 años mas o menos. Y sinceramente, J.Lo, gana la partida pero por ventaja abrumadora. Es un disco que empieza y te va enganchando con cada canción, a su estílo. Unas lentas, otras para dejarse las gomas de las zapatillas en la pista de baile. Pero canciones redondas, con un principio y un fin, y que van crescendo con forme se escuchan una y otra vez. En ésta caso, la veteranía de la Lopez puede con la frescura de la Gaga.

Bailaremos seguro muchísimo mas contentos aunque suena raro On the floor que cualquiera de las canciones que se presentan en el disco de Gaga, a no ser que haga una reedición como en el pasado y meta canciones tan estupendas como pasó con aquel Bad Romance. Y si me estiro un poco mas, hasta incluso llegaría a decir que el nuevo disco de Britney Spears se escucha con mas alegria de que el nuevo de la Gaga. Yo por lo menos en mi coche los he escuchado los tres, y el de Gaga pincha pero muchísimo.

De fuera vendran, y con las viejas divas no podrán.


 

Como buen fan, el que tuvo retuvo, y aunque pasen los años y uno ya esté mas cerca de la treintena que un suspirico, dentro de mi sigue habiendo resquicios del adolescente fanático que antaño fuí.

Mi casa está encasillada en rojo, negro y blanco. Algún resquicio se escapa del circulo vicioso en el que yo mismo me he metido, pero es complicado salirse de los tonos. Pero a partir de poco (cuando consiga agenciarme un super taladro) mis paredes van a estar adornadas por lo que hace unos doce años decoraron éstas mismas paredes.

Individuo las Vegas, allá por diciembre de 2007, tras asistir al concierto que siempre deseé asistir y nunca pude, aparecio con un super poster que me había comprado para que recordara ese día. El concierto era de Spice Girls. Después de diez años esperando el concierto, pude ir a Madrid y ver de nuevo juntas y probablemente por última vez (quien sabe), a las que en su día hicieron que empapelara mi habitación. Dentro de poco, un nuevo “cuadro” colgará de nuevo en la que en aquel entonces era mi habitación. El poster ahora está customizado, metido bajo un cristal, con la entrada de aquel día, y con los recuerdos de aquel fin de semana. Por cierto, gracias Las Vegas.

Años después y siguiendo la racha de conciertos, hice las maletas y me fuí a París a otro concierto, y ésta vez por partida doble. Madonna aterrizaba en París, e Individuo Castro y yo tambien. Ésta vez fui yo mismo el que como recuerdo de aquellas dos noches increibles y acordandome de mi pared vacía, me compré un nuevo poster de aquella gira. La cosa no quedó solo en esos dos conciertos, ya que al año siguiente, Las Vegas y un menda, nos liamos la manta a la cabeza y terminamos en Zaragoza viendo de nuevo ese mismo concierto. Tres conciertos, tres entradas y un poster que después de haber sufrido alguna modificación, pasará a formar parte de esa pared de mi cuarto rojo.

Una pared que me recuerda que he estado horas y horas haciendo colas en las puertas de estadios de futbol, plazas de toros, etc. Horas de sufrimiento hasta casi el desmayo y hacerme pis encima en el concierto de Spice Girls en Madrid debido a la mala organización en la entrada. Horas de risas y nuevas amistades en la cola de París mientras Castro volvía al hotel porque se olvidó la entrada en la habitación.

De estos dos tengo recuerdos a modo de nueva decoración. De otros como el de Christina Aguilera en Barcelona, o el de Shakira en Pamplona, solo quedan recuerdos en mi cabeza. Igual de horas esperando, y con la misma ilusión en cada uno de ellos.

Bueno, no, por supuesto muchísimo mas en Spice. Siempre seré un Spice Boy. Soy así, el que me conoce lo sabe, y creo que a estas alturas ya no cambiaré. El niño-chico-adolescente-joven-casi treintañero, sigue siendo un fan, y ahora tengo cosas en casa que lo atestiguan.


 

madonna

Madonna está de Celebración. Unos treinta años en la música, millones de discos vendidos en todo el mundo y millones y millones de euros, dólares o libras que ha ganado con sus 51 años recién cumplidos. No vuelve a la carga, si no que sigue adelante. Después de terminar su gira Sticky & Sweet 2009, continuación de la del 2008, y que la ha convertido en la gira más rentable de los ultimos año, ahora se embarca en un grandes éxitos para terminar su etapa con la discográfica.

36 canciones en dos discos, más 47 videos en DVD, alguno de los cuales no habían estado en este formato. Un disco para la colección particular de los fans de Madonna.

Pero, ¿realmente me merece la pena gastarme más dinero en ella? El año pasado estuve en dos conciertos en París, este año en Zaragoza… Discos, posters… Y ahora CD nuevo. Dios, ella estará forrada, pero yo de la ruina no paso. Creo que últimamente y gracias a gente como yo, la Reina es más Reina después de que nos dejemos el dinero por ella. Eso sí, no me quejo, porque la verdad es que el dinero pagado está bien invertido. Ahora sí, la hucha no da para todo.  Las canciones son las de siempre, los videos, pones el youtube y están todos. Así que si hay una extra, lo compraré, pero si no la hay, seguiré renovando mi plantel de calzoncillos que eso no puedo mirarlo en el Youtube.

Bueno, una cosa, mi cumpleaños es el mes que viene, así que si alguien se anima, ya sabe. Soy de fácil regalar.

 


 

interior

Salimos de Pamplona rumbo a Zaragoza a las 11.30 h. de la mañana. Individuos Las Vegas de copiloto y yo al volante. Un calor horroroso, y conforme avanzabamos hacía nuestro destino ni una sola nube en el cielo. Vamos, un día de verano de puta madre; un sábado de esos de irse a la playa y tirarse a la Bartola… (Pobre bartola, cuanta gente se la tira, ¿no?)

Pues nosotros no, en nuestro cochechillo y a ver a Madonna. Con dos cojones. Eso sí, asados, pero con los dos. El viaje, entretenido entre Paulina Rubio y The Black Eyed Peas. Y a la llegada, Madonna Lilly informa de que como cualquier veterinario del mundo, un sábado a medio día te entrará una piometra. Pues le tocó. Y nosotros, a comer con los progenitores de la niña: Sra. Trinity y Sr. Lilly. El vermuth (¿se escribe así? seguro que no) de rigor con sus rabas, y a casa a comer. Mientras Lilly currando.

Yo soy un planificador, y tengo que tener todo perfectamente cuadriculado en mi cabeza para no ponerme más nevioso todavía. Así que una vez que Lilly fue liberada de sus obligaciones, hicimos un plan. Y con la entrada ya en la mano, nos llevó hasta la Feria de Muestras a Individuo Las Vegas y a mí y allí nos dejó. Delante del pedazo escenario de la Reina, y con mil reinas alrededor nuestra. ¡Hoooolaaaaaaa!

Esperamos en la fila, colándonos entre la gente gracias al Sr. LP y compañia. Esperámos a que abrieran, y cuando abrieron, a coger buen sitio. Lo hicimos, muy cerca del escenario, buena visibilidad y a disfrutarlo.

Del concierto, poco más que añadir a las entradas que publiqué después de los conciertos del año pasado en Paris. Dios salve a La Reina. Nada más.

El problema iba a ser la salida. Miles y miles de coches en aparcamientos varios, con 2, sólo 2 salidas. Un caos total. Nosotros, tranquilos. Con nuestros litros de cerveza (que lo de los katxis en zaragoza no lo llevan bien, excepto el señor de la barra, andaluz él: ¿Cuanto es? ¡Errr cachi, dié!), nuestros bocadillos en la mano con la paciencia preparada para esperar ¿2horas? hasta salir del atasco. Llegamos al coche, nos sentamos con las puertas abiertas, y a los diez minutos de estar sentados… ¿Que está pasando ahí delante? ¿Es una avalancha? Un señor un poco exacerbado, tiró una cadena que impedía salir a la carretera, y cuál William Wallace en Braveheart empezó a hacer aspavientos con los brazos y gritar: ¡salid! ¡salid todos por aqui! Lo justo reaccionamos, Eva encendió el motor del coche y ahí que fuimos a la avalancha de coches en plan Liberad a Willy. Hasta que un señor guardia civil cogió de nuevo la cadena y la puso en su sitio. Ohhhh, nuestro gozo en un pozo. Pero el señor aspaventoso, volvió a la carga,  y cogío la cadena de nuevo delante del guardia civil, y gritándo como un energumeno, la tiró al suelo de nuevo… Nosotros pensabamos que el señor dormiría esa noche en el cuartelillo, pero no. Mientras tanto, una señora rubia rara, se bajaba del coche de delante nuestra y espetaba al señor verde civil: “Oiga Sr. Mudo, una respuesta quiero” y tal cual lo dijo, se metió para dentro de nuevo… Y en es mismo momento, la cadena se volvió a caer se liberó Willy. Salimos del atasco en 10 minutos, increíble. Y más después de que mucha gente aguantaran dentro del atasco 2horas.

Del resto de la noche, que podemos contar… Pues un pedo más como otro cualquiera… Fotos de a ver quien salía más feo “Tooooomaaaaa”. Perdímos gente por el camino con Pignoise o lo que es lo mismo, un señor con hierba gatera en la cabeza. Y de ahí a la 976 a bailar al son de Madonna de nuevo.

Que decir de la 976. Viajamos de estar con Peter Pan a encontrarnos con un amigo calientapollas de los que hablé recientemente. Que digo yo, si tienes novio y lo tienes en el mismo recinto en el que te encuentras, no te dediques a ligar con otro ¿no? Y es más, no le presentes a ese otro a tu novio, pedazo de subnormal. En fin, hay gente para todo.

De ahí a dormir, o por lo menos a intentarlo por el calor que hacía. Y el fin de semana se terminó al levantarnos y comer, porque no dió tiempo para más.

Madonna, La Reina. Madonna Lilly, muchas gracias. Individuo Las Vegas lo pasó bien. Ejem Ejem, Individuo ¿? Un placer Sr. LP y compañia… Y a mi amigo el Calientapollas Isaac, ¡que te den por el culo y te duela!

Gracias, jejejeje.


tren

Regreso de Paris, Conciertos de Madonna “Sticky & Sweet Tour”, Septiembre de 2008

Quizá esta foto sea una de las más raras que me hayan hecho nunca, y si digo la verdad, me resulta extraño verme en esa situación. La mirada perdida, los pensamientos quién sabe donde… El viaje era de retorno a casa, retorno a la realidad. Volvía de vivir un auténtico sueño, volvía de vivir el concierto de mi vida. Y quizá mi mente se quedó en esa ciudad.

Cada detalle de ese viaje trataba de almacenarse en mi memoria. Muchos de ellos a día de hoy se han borrado, o han pasado a ser archivados en una zona de mi cerebro que no debo usar. Sólo viendo fotos como ésta vienen a mi cientos y cientos de segundos vividos junto a Individuo 1. Horas de espera en frente del Stade de France, un señor que se levanta detrás de un mostrador a las 4 de la mañana para abrirnos una puerta… Recuerdo un momento especial vivido a la salida del segundo concierto. Estabamos en la estación de tren, cientos y cientos de personas esperando a que poco a poco se fuera despejando la estación para llegar al hotel. En ese momento, la gente empezó a cantar y terminó toda la estación al unísono.

 

“Live out your fantasy here with me
Just let the music set you free
Touch my body, and move in time
Now I know you’re mine.”

http://www.youtube.com/watch?v=qKiP9VrDd9o

Impresionante. Mientras volvía en el tren, sólo pensaba en volver a esa ciudad. Quería volver a vivir todo lo vivido. La mirada perdida, la expresión relajada… ¿Donde estaban mis pensamientos?


mad13

http://www.youtube.com/watch?v=VCeEdiGY51w&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=vtwxY5avq78&feature=related

Hoy como muchos otros domingos, he ido a comer a casa de mi hermana. El trayecto que separa mi casa de la suya, lo recorro en coche. Hoy hacía un día soleado, de esos en los que me gusta ir con la ventanilla bajada y con la música casi reventandome los tímpanos. Y bueno, he rescatado un CD que tenía un poco perdido (préstamo de Individuo 2).

Ese CD era del concierto ReInvention Tour de hace unos años. Y he vuelto a escuchar la canción Like a Prayer. Casi una obra de arte, por lo menos en mi humilde opinión. Sea la versión que sea, tranquila como en éste caso, o para no dejar de votar como en el concierto que viví en Paris. Es empezar a escucharla y aparece una sonrísa en mi cara.

No se, supongo que es una de esas canciones que te remontan a sitios, lugares, y sensaciones vividas.

No hay que decir más.