¿Hombre o mujer?

596f1709000b771c8b5ab24d9bdfcbc9

Tengo un problema con los baños públicos.

Lo admito.

Lo que no tengo muy claro es si seré a la única persona que padece este problema o si es ‘un mal’ extendido. 

Se que soy un poco raro. Tengo una serie de TOCs (trastornos obsesivos compulsivos) que trato de sobrellevarlos en la medida de lo posible y cada vez les hago menos caso (como por ejemplo, antes no soportaba ver un cuadro torcido, y ahora lo tolero); también soy de las personas que tienen dificultades a la hora de identificar la derecha y la izquierda (siempre tengo que pensar ‘la derecha es con la que escribes’, y también muchas veces me encuentro dando explicaciones diciendo ‘la otra derecha’)

Pero vamos al tema que nos concierne, que son los baños públicos, y mi continua preocupación cuando llego a ellos. 

¿Sabré identificar bien cual es el baño de chicos y el de chicas?

Efectivamente, ese es mi problema. 

Esas dichosas señales me traen por la calle de la amargura. No se identificarlas bien, y muchas veces me encuentro mirando los cartelitos de los WC tratando de descifrar esos códigos que los decoradores, interioristas o iluminados que se dediquen a ponerlos, quieren dejarnos en las puertas. 

Tampoco es que el problema venga con determinadas identificaciones complicadas y rebuscadas que bien pudieran ser un tornillo y una tuerca, o una flor con forma de nabo y otra con forma de vulva. Que qué queréis que os diga, lo vería y estaría un rato pensando y decidiendo en cual entro. Pero es que hace unos días, estuve dudando durante unos segundos en cual entrar y sencillamente había una silueta de una mujer y de un hombre. Pero es que eran ¡tan parecidas las siluetas! que costaba identificar cada una de ellas. 

Quizá sea parte de mi tara mental el que me cueste descifrar esos jeroglíficos a los que nos enfrentamos cuando tenemos que decidir en que puerta entrar. Hay veces que es mejor incluso que no ponga nada. Así te dedicas a abrir puertas y ver cual de ellos tiene un meadero de pie, o cual tiene una papelera de productos de higiene femenina. Eso sí, esto no es señal inequívoca de que es un baño de mujer porque también las he visto en baños de hombre.

¡Encima despistando!

Y digo yo, con lo sencillo que es poner un cartel que ponga ‘Hombres y Mujeres’, o ‘Caballeros y Señoras’ o algo así. Por favor no me torturéis con adivinanzas egipcias, que no voy a descifrar la piedra roseta a estas alturas. Que uno ya va con ganas a hacer uso del servicio público y al final algún día me haré mis necesidades encima por la duda de no equivocarme. No vaya a ser que entre al que no me corresponda y al salir pase un mal rato encontrándome con personas del sexo contrario en el servicio.

En fin.

Reflexiones, sin conclusiones.

Si alguna vez nos encontramos frente a las puertas de un baño público, hacedme un favor y decidme, ‘entra en esa’ (porque acordaros, que si me decís que entre en la derecha o izquierda, puede ser que también me equivoque). 

Buenas noches. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s