El Renglón Torcido

Se baja el telón.

2012 dejará paso al 2013.

¿Un año de mala suerte por su terminación?

No contemos con eso.

Miremos arriba deseando un próspero porvenir.

Soñemos con cosas bonitas que hagan que sonría nuestra mirada.

Pensemos que todo lo que deseémos se hará realidad.

Y si no, lo intentaremos.

Sin descansar hasta conseguirlo.

Aunque descansando para resistir éste mundo loco donde vivimos.

Me apoyaré en cuantos estén a mi lado para seguir.

Compartiré mi vida para hacer que esté llena de colores.

Pintaré.

O dejaré que me pinten.

De amarillo, o quizá de esmeralda.

O quizá de puntos rojos.

Escribiré.

Viviré.

Siempre viviré.

Bien o mal. Acertándome o equivocándome.

¿Quién tiene la certeza de que todo lo que hace es un acierto?

Aprenderé con cada paso que de.

Sobre el suelo firme construido éste año.

Y  soñaré con que vuelvo a encontrarme con todos vosotros a la vuelta de la esquina.

En las calles, en los parques.

Quizá en mis sueños. 

O tal vez en mi corazón. 

Recibir el año nuevo pensando en todas las cosas bonitas que os queda por hacer en ésta vida.

Tenéis todo un año por delante para conseguir que se haga realidad.

Brindad con los vuestros. 

Y pensar en los que no están. 

Porque en algún lugar de vuestro corazón, sentiréis que estáis acompañados.

Feliz año 2013.

Anuncios