Besos de vuelta, perdón por la ausencia

20120510-152458.jpg

Alejado de los escritos, de mis renglones. Perdido en otros, quizá mas oscuros, mas tenebrosos. En su origen mas dolorosos pero ahora simplemente un hecho del pasado.

Vuelve el calor y pauso mis otras tareas para recuperar mi lugar perdido. Ese al que siempre regresaré, antes o después. Pero nunca marcharme sin decir nada.

Muchas historias en el tintero, tal vez demasiadas para enumerarlas una a una. Aunque imposible pasarlas por alto y dejarlas en el olvido.

Caminaré a través de ellas casi de puntillas pero así, cuando decida releer mis pensamientos torcidos, pueda recordarlos.

Mi camino de baldosas amarillas me ha llevado a recuperar sobremesas largas y felices junto a quienes han compartido mi vida en la ciudad del Ebro. Como los que se ven todos los dias, como quienes se cuentan las penas a la hora que se necesite. Como si la distancia que nos separa no fuera. No hubiera. Los amigos son aquellos que te reciben, te quieren, te gritan, te aconsejan y no te dicen lo que quieres ni necesitas oír, sino lo que tienen que decir en cada momento. Yo me he dado cuenta que los sigo teniendo, a distancia, pero están. Zaragoza, sois grandes.

Esa misma ciudad, en la que en una noche especial conocí también a alguien grande. Y en su grandeza, un abrazo sincero e intenso y una sonrisa que iluminaba la oscuridad de aquel teatro. Sencilla, maravillosa y cercana. Especial, con ángel y una belleza serena. Abrazos pintorescos, risas con sabor a carnicero que pinta cuadros en francés. Y un trozo de atún rojo a la plancha en su recuerdo. Genuina. Gracias Verónica, espero repetirlo.

La primavera nos envuelve, el sol nos calienta. Hoy en especial, nos guarda desde las alturas y hace que mi camino amarillento hoy brille especialmente. Y lo hace, porque anoche mientras cenaba con mi Sr. Pintor nos dimos cuenta de una cosa.

Muchas veces nos dicen que “cuanto lo vas a hacer sufrir, pobrecito” o ” lo mal que lo va a pasar”. Opiniones a veces a modo de guasa, seguro que la mayoría de ellas en mitad de una conversación chistosa y sin querer ir mas allá. Pero que vienen bien porque surgen en mitad de una conversación en medio de una cena que da lugar a que podamos reflexionar sobre ello.

Nosotros, el y yo, por suerte o por desgracia, hemos estado separados. Y gracias a eso, hoy puedo decir que cualquier sufrimiento que podamos vivir estando juntos no es en absoluto comparable al sufrimiento por estar separados.

Moñas, sí, mucho. Sincero más. Es así.

Mis caminos están llenos de puntos rojos. De historias paralelas que contar y de multitud de planes por hacer. Comienza una etapa fascinante y espero no perderme en mi mundo para poder llegar a torcerme en mis renglones.

Besos de vuelta. Y perdón por la ausencia.

Anuncios

6 comentarios sobre “Besos de vuelta, perdón por la ausencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s