El Renglón Torcido

 

 

“¿Cuándo te veré de nuevo?”

El sábado.

¿Me echas de menos?

Muchísimo.

¿Todo ésto es real?

Pues parece ser que sí.

Con ésta pregunta me despierto muchas mañanas, desde hace unos días. Al abrir mis ojos y ser consciente de que vuelvo a vivir un día mas, pienso:

¿No ha sido un sueño?

Y me doy cuenta de que no, a pesar de que ahora mismo hay kilómetros que nos separan, no es un sueño

Seguimos juntos, sonriéndo, aunque ahora no podamos vernos, ni tocarnos, ni sentirnos.

Pero como teníamos que estar.

Juntos.

Es difícil escribir cuando tu cabeza bloquea cualquier pensamiento, salvo los necesarios para poder escribir mensajes de felicidad a lo largo del día. Porque no creo que deba escribir tristezas ahora que vuelvo a ser feliz junto a la persona que quiero. Las tristezas ya han sido escritas muchas veces de un tiempo a ésta parte, asi que trato de evitarlas.

Aunque tampoco es triste echar de menos a alguien, ¿no? ¿Cuánto tiempo tienes que estar alejado de alguien para poder empezar a echarlo de menos? Quizá ésta pregunta sea dependiente de las circunstancias que rodean a la lejanía de esa persona. Quizá “mi echar de menos” se deba a que hacía tanto que no estabamos juntos, que el hecho de volver a separanos nada mas volver a juntarnos es todavía mas descolodado.

Son pocos días.

Ya casi no quedan.

Pero cuesta pasarlos.

Cuesta porque demasiados días hemos estado separados por lo que sucedio, y ahora el estar separados raro de nuevo. Pero sirven para darse cuenta de que lo que sientes dentro es mas grande de lo que podías haber llegado a imaginar. Que lo que escondí o traté de ignorar durante una temporada, sigue ahí, y lo único que ha hecho es crecer. Crecer para saber que no quiero dejar de ver colores a mi alrededor si es el Sr. Pintor el que los pone en mi camino. 

Y nada mas. Porque no me salen las palabras. 

Espero. Sigo esperando, y esperaré siempre.

Y lo nunca dicho:

Te quiero.

“When will I see you again?” 

Adele, Don’t you remenber.

Anuncios