Bienvenidos, señor idealidades

El Renglón Torcido

 

Después del 2009, el 2010, y el 2011, comenzamos un 2012. Como pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando por primera vez escribía y me describía en éstas páginas, mirando la primera foto que puse mía. Paris, Moulin Rouge, y mis idealidades. Quizá ésta palabra que he escrito ahora ni siquiera exista, no perderé tiempo en averiguarlo ahora que he cogido el hilo de la historia. Idealidades, me gusta. Porque el camino que he recorrido en éste tiempo está plasmado de ideas, marcadas en fechas, en días concretos, en líneas descritas. Sí, ideas. Pero tambien ideales. Esos que siempre he buscado, como la libertad, la belleza, mi verdad, y como no… El amor.

Y desde entonces, ideas e ideales. Sr. idealidades.

Libertad: Sr. Libertad. Porque independientemente de las ataduras fiscales, económicas, hipotecarias, etc., que todos tenemos, lógicamente, busco la libertad de poder hacer lo que quiero y en cierta medida siempre que quiero. Libertad privilegiada, porque tengo la capacidad de ir, venir, estar, no estar, visitar y volver a visitar aquellas personas que están lejos o no, siempre que quiero. Libertad, de pensamiento y de actos. Porque cuando he tenido, he podido ir de la mano de mi pareja por la calle, siendo ésa mi libertad. Porque puedo pensar sin ser castigado por ello, porque soy gay y no por ello termino en un campo de concentración. Porque puedo mirar, hablar y expresar mis opiniones sin miedo a represalias. Libertad basada en mi trabajo, en mi casa, en mi familia, en mis pilares. Esos que hacen que la plataforma que me sostenta sea lo suficientemente firme para que esa libertad pueda ser tal. Éste sábado por la tarde, con Individuo Ejea, vimos “La vida es bella”. Ninguno de los dos la habíamos visto hasta ese día. Quizá sea el hecho de tenerla tan reciente, lo que haga que hoy mismo valore mas todo aquellos que hemos ganado en tan pocos años, porque “eso” fue ayer como quien dice. Gracias, libertad, y que nos dure.

Belleza: Sr. Belleza. ¿Quién no la ama? ¿Quién no la busca? Belleza es un plato de risotto preparado con todo el amor del mundo en una simple cena de sábado noche. Belleza es ver abrirse una puerta y ver aparecer un chiquitillo corriendo y que salta a tus brazos. Es escuchar y ver las sonrisas de unos niños que hacía tiempo no escuchaba ni veía. Belleza es un árbol de navidad lleno de regalos y muchos de ellos inesperados para nadie. Es un sentimiento que se desprende en una noche como la de nochevieja, en un lugar un tanto oscuro e inundable como puede ser un cuarto de baño, y que hace que dos individuos terminen abrazados. Lo bello es lo que nos rodea. Una sonrisa, una palabra amable. Una canción que escuchamos de fondo y nos mueve por dentro, o que mas da, por fuera tambien. Una caricia, un besos. ¡Esos besos, bellos besos! En la mejilla, en los labios, apasionados, amigos,… Uno o dos. O uno interminable. ¿O por que no un beso de vaca, como dirían mis sobrinos? Propongamonos ver la belleza en cada una de las cosas que tenemos alrededor. Seguro que incluso en el día mas nublado, tormentoso y triste que podamos tener a lo largo de éste 2012, algo bello habrá en ellos. ¿Lo buscamos?

Verdad: Sr. Verdad. Porque la verdad, nos hará libres. ¿Quién dijo ésto? Aqui viene mi poca culturilla general. Hace poco y no diré cuando me han dicho que si algo tengo de bueno es que he sido capaz de decir las cosas de verdad cuando han ido sucediendo. Verdades sinceras, o sinceramente verdades. Lo mismo da que me da lo mismo. Y, la verdad, valga la “rebuznancia” como diría alguno, me ha sorprendido. Y lo ha hecho porque nunca se me ha dado bien saber decir las cosas cuando tengo que decirlas, no se me da bien expresar mis sentimientos cara a cara, y más si lo que hay que decir no es del todo agradable o no va a sentar bien. Pero he aprendido que en determinados momentos y si la persona que tienes delante realmente importa, usaremos la verdad que ya luego el tiempo pondrá las cosas como tenga que ponerlas. Así que seguiremos diciendo verdades, aquellas que cuesta decir, pero que una vez dichas son menos costosas, y hacen que descanse el alma.

Amor: Sr. Amor. Amaré pequeñas cosas, porque las grandes no se me dan bien. Bueno, ¿no he dicho que diremos verdades? Pues en el amor tambien las diré. Y la verdad es que, sí, creo que se me dan bien amar. Sí, lo creo. ¿Pero de que sirve ésto ahora? Creo que a lo largo de éstos tres años enteros escritos, muchas veces me he perdido en el mundo del amor. La cuestión es que bien, lo que se dice bien, pues no me ha ido, lógicamente. Digo lógicamente porque ahora mismo sigo pensando en singular. Soy uno, no dos. Pero no dejaré de pensar en que algún día vendrá de nuevo ese amor que en mis ideales, destinos o llamemoslo como queramos, tiene que llegar. Siempre empiezo las historias como si fuera ese amor, aunque luego muchas acaben como el rosario de la aurora. ¿Y que? No voy a dejar de creer en él por el hecho de que no funcionaran las historias hasta ahora. No voy a dejar de entregarme cien por cien en una relación si pienso que puede salir bien, por el hecho de que lo hiciera previamente y me diera un gran porrazo. No lo haré porque estaría quitándome sensaciones, libertades, verdades y bellezas. El amor resume todas las anteriores: el amor te hace libre a la vez que te ata a alguien. El amor es verdad, verdad de sentimientos, sentimientos que son de verdad y que creen cada dia en tu interior. Es belleza por sus sonrisas, por sus miradas, por sus caricias, sus besos… ¿Cómo evitar ser amado? ¿Cómo evitar amar? Yo, no lo haré. Nunca.

Así comienza el año, llamemosló propósitos de año nuevo. O como queramos. Perfectamente podrían ser los propósitos con los que todos deberíamos comenzar éste 2012. Y no sólo éste, sino todos los que nos queden por delante. Hoy vuelvo a escribir después de un tiempo en silencio. Un silencio que ha servido para recargar baterias, y poder de nuevo comenza a contar historias. Esas que me voy encontrando en mi camino hacia la ciudad esmeralda.

 

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Bienvenidos, señor idealidades

  1. Pues desde aqui al lado, mis mejores deseos para este año que acaba de empezar. Sí, ya sé que suena algo tópico, pero es la verdad, sobre todo con lo mal que nos lo pinta todo el mundo… Queremos solo alegrías, risas y felicidad! Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s