Adiós 2011

El Renglón Torcido

Último día del año. Último día para resumir éstos 365 días que hoy pasarán a la historia. Un 2011 que se despide con cierto aire de melancolía. ¿Un año bueno o malo? Seguramente habría que hacer un promedio de entradas escritas, y cuántas de aquellas fueron bonitas, y cuales fuero tristes. Aunque si resumimos sacaremos algo en claro.

He sido feliz, muy feliz. Los colores invadieron mi vida, que pasó a estar adornada de puntos rojos. Conocí el amor, en toda su plenitud. Viví historias, conocí sentimientos, alegrías, pasión, dulzura. El amor con todas las letras. Pero tal cuál llegó, se fué. Los miles de puntos rojos que decoraban mis paredes, esas paredes de mi vida, se destruyeron en miles de pedazos. Y a partir de ahí la nada. O mejor dicho, la desesperanza.

Hoy, 31, creo que todo está bien. Tengo la intuición de que toda agua turbulenta al final encuentra un remanso de paz donde poder descansar. En mi interior siento que nuestro de remanso de paz está cerca, nos aproximamos a él. Y digo “nuestro”, porque se que los dos estamos en ese camino. Gracias, por todos y cada uno de esos instantes de felicidad compartidos. Gracias por hacer que el 2011 tubiera colores, pintados con el corazón y borrados con el mismo. Gracias por enseñarme lo que es amar de verdad. Gracias, donde estés. Quizá al cobijo de ese león que te protege.

La felicidad continuada, no interrumpida sigue y se agranda cuando de individuos hablamos. Ellos siguen ahí, aunque alguno se pierda por el camino. Pero los demás hacen piña para que la ausencia no sea especialmente evidente. Ellos me dan la vida, ellos me entienden, me escuchan y me comprenden. Con un solo gesto de mis cejas saben si va a estallar una tempestad, o si voy a dar el abrazo mas grande del mundo. 2011 nos ha dejado grandes momentos, que guardaremos en nuestro cajón de los recuerdos. Y muchos de esos recuerdos adornan entre líneas los cuentos que escribo. A vosotros, Las Vegas, Prada, Ejea, Madonna Lilly, Araian… A los que desde la distancia siguen ahí, y lo comprobamos cuando volvímos a juntarnos en esa casa no rural cercana a Pamplona. A los que no estáis tan cerca, a los que hoy cumplen años. A los que un día paseásteis entre mis líneas para hacerme sonreir. Sois mi vida, mi día a día. Mi compañia, mi corazón y mi soledad. Gracias por dejarme ser un golpecillo de vuestro corazón cada uno de los días que abrimos los ojos para seguir caminando por encima de las baldosas amarillas.

Si de algo me he dado cuenta durante éste último año, es que cada vez que cumplimos un año mas, mi familia está mas unida si cabe que el año anterior. Y mientras escribo ésto, sonrío. Y lo hago porque estamos juntos, y seguiremos estando. A pesar de los baches, como familia nos apoyamos y seguimos caminando. Siempre juntos. Y siempre todos. Y sobre todo, nosotros. Hermanos, primos, tios, sobrinos, madres y padres, abuelos, nietos. Donde empezamos y donde terminamos. Sonrío porque estamos ahí, mientras vemos que criaturas nuevas agrandan nuestras vidas. Cuando vemos crecer a los que llegaron para hacer que nuestra vida tubiera nuevas sensaciones. Cuando comenzamos a ver definidas personalidades a través de la mirada de nuestros sobrinos. Ellos nos dan la vida, y por ellos tenemos y debemos sonreir todos y cada uno de los dias que estamos de pié en ésta Tierra. Por ellos, por los pequeños, seguiremos luchando para que nunca les falte de nada. Pero lo que no les va a faltar nunca y lo se, es el amor de todos y cada uno de esa gente, mi familia que está siempre. Siempre. Por todos, por seguir luchando. Por seguir juntos, y por seguir mejor… Os quiero mucho.

Es difícil escribir. Es difícil despedir éste año. Pasar página, empezar de nuevo. ¿Por qué brindamos? No lo se. Cerrar el 2011 es cerrar un ciclo. Un periodo, un año que estuvo adornado de puntos rojos, se cierra llevándose para siempre mi teléfono rojo. Ese que sonaba a horas intempestivas y hacía que muchas horas de mis dias fueran agridulces. No habrá llamadas de madrugada. No habrá plantones, ni dejar de hacer cosas por dormir junto a mi teléfono rojo. No estaré premenstrual. No tendré la regla. No hablaré mas. El año del rojo se termina. ¿Y ahora que?

Ahora toca seguir adelante. Sólo, y con todos a mi alrededor. En avalancha, en tropa, caminando o corriendo. Pero siempre seguros, y adelante. Y si hay dudas, miramos alrededor para no despirtarnos. Toca volver a dejar al corazón latir, por si sólo. Toca dejar de cuidarlo para que no le hagan daño de nuevo. Toca dejarlo latir por si sólo para que mis manos puedan volver a dar la mano. Toca empezar a romper barreras, a dejar de sentir rabia. A empezar a sentir por mi, sin pensar en lo que sienten por mí. A volver a ser un singular, sin pensar en que fuí un plural. A volver a saber que soy grande, y que mi corazón lo es mas grande aún. A volver a creer que cuando sonrío, hago feliz a mucha gente. Y que con una sola palabra, una sola caricia, o un simple gesto, puedo producir un instante de felicidad en el corazón de alguien que esté cerca de mi. Cerca físicamente, o cerca a través de una palabra escrita.

A tí, que lo lees… Sí, a ti… Mi corazón es igual que el tuyo. Siente igual que el tuyo. Vive igual que el tuyo y cuando llora y duele, llora y sufre como el tuyo. Somos iguales, yo lo escribo, tú lo lees. A tí que estás ahí, sentado en el ordenador o a través de tu móvil. A aquellos que dejáis un comentario, dando ánimo en los momentos delicados. Aquellos que manifestáis los nudos de vuestros estómagos al leer una palabra sincera. Aquellos que derramáis una lágrima, cristalina y salada que recorre vuestras mejillas como una caricia. Como las que ahora inundan mis ojos. Gracias por estar ahí, por acompañarme otro año mas. Éste que despedimos. Gracias por hacerme formar parte de vuestras vidas, por dejarme asomarme hasta vuestras miradas para así acompañaros. Espero que el año 2012 sea precioso para todos vosotros.

Y por supuesto gracias a todas aquellas personillas que llegasteis nuevas a mi vida, en éste año: a los chicos de la fiesta de la espuma, a los que aman cantar en karaokes, a las chicas accidentadas en moto que no me reconocieron con barba. A la comparsa de pintores, con acentos argentinos, escotes vertiginosos, chicos vivientes en áticos, y señores del sofá. A todos y cada uno de los que nombro, y por supuesto de los que no nombro. Sois. Eso es lo importante. Sois.

Hoy ya lo despido. No habrá mas hasta año nuevo. Ni mucho menos, ni mucho mas. Ahora toca olvidar lo malo, y quedarnos con lo bueno de éste que se depide. Es difícil poner el punto final. Difícil porque se lo que me gustaría poner y duro porque no se ni como ponerlo. Será mejor dejarlo en SILENCIO.

Feliz año 2012 a todos. Que paséis un fin de año perfecto y nos vemos en año nuevo.

Anuncios

5 comentarios sobre “Adiós 2011

  1. que sepas Javier, que te quiero, y aunque pase el tiempo estas ahi, siempre, y yo se que tb estoy….Ains la vida, que traviesa y juguetona, que bonitas ilusiones, que tristes añoranzas, que buen momento, que dia aquel…… Es siempre caminar, caminar hacia delante, mirar atras lo justo por si nos adelantan y adelante, siempre… algun dia nos tocara, no te preocupes, agun dia seremos totalmente y plenamente felices, nos lo hemos ganao a pulso, creo yo????
    Un beso enorme mi rey…. Te quiero, te lo habia dicho alguna vez???

  2. Corasao!seguro k est año k comienza n breves nos trae un mundo d colores vivos y alegres,un mundo n tecnicolor o HD!y si vienen epocas grises,teniendot a mi lado todo se alegra un pokito!millones d bss y gracias;gracias x ser como eres y gracias por ser part d mi vida!t quiero peque.

  3. Me encanta verte crecer como persona, y sin darte cuenta das un puñetazo encima de la mesa de tus sentimientos, y hoy duele todo mucho menos que hace un semana.
    Besos

  4. Cuando deje d llorar será más fácil escribir en estas mini-letras del móvil…ahora las lágrimas me hacen ver doble….y menos mal q puedo verte doble porque eres fantástico y como Lo bueno no abunda precisamente pues me viene muy bien…q pases un feliz fin d año rodeado d la gente q qieras y pensando q estaras en nuestro corazon…besicos mil bonito y sí el año q viene podemos contribuir a volver a dar color a tú vida allí estaremos, cuenta con ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s