Puedes contar una dulce locura conmigo

 

Círculo de bellas artes
Las tardes de invierno por Madrid

 

¿Donde se fueron “las tardes de invierno por Madrid” y “las noches enteras sin dormir”?

¿Presiento que se acerca el final?

“Estoy cansado ya de inventar excusas que no saben ni andar.

Y hoy solo quiero creer…”

¿Que creemos?

Hay veces que es mejor no creer, sino vivir con las certezas de lo que sabemos. Aunque a veces esas certezas sepan a café con sal y den ganas de llorar.

La vida no se trata de ganar o perder, que mas da eso cuando lo que la realidad nos dice es que perdemos cosas por nuestro camino. Cosas que se quedan atrás mientras los días pasan sin más.

Sin mirar atrás.

¿Y las noches de invierno por Madrid? ¿Puedes contar conmigo?

Hay veces que una determinada letra de una canción que has podido llegar a oir mil veces, de repente un día la escuchas de manera diferente. Y encaja en la banda sonora de tu camino. Donde encuentras señales de las que hablé recientemente.

Señales que hablan de recuerdos, de noches sin dormir, de morir de amor. De verte esperando en mi portal.

La vida pasaba.

“La vida se pasa y yo me muero, me muero por ti.”

Esa vida que guionizamos en una dirección y ella se empeña en llevarnos por donde le de la gana. Tratamos de hacer películas bonitas, aunque muchas veces se tornan tristes llenas de dulces locuras que hacen que paguemos condenas.

“Vendo dos entradas caducadas que eran de segunda fila y que en la vida romperé.” 

“Vendo dos butacas reservadas hace siglos que ahora creo que en la vida me senté.”

  

 

Las ganas de llorar tal como vienen se van, dejando  un rastro rojo a lo largo de las mejillas que el tiempo hace desaparecer para no dejar una nueva huella de la desgracia.

Los momentos se distancian en el tiempo, llegando a tornarse recuerdos amargos que aparecen en la memoria en el momento mas inesperado. No hay sueños, no hay realidades. No hay nada. No hay un mundo a nuestros pies. No hay baldosas amarillas por donde caminar que sean estables. Todas se mueven.

Pero hay música.

El director comenzó a tocar, y los pies empezaron a moverse. Notas que nos llevan a canciones que recuerdan historias. Canciones que decoran un día tras otro. Y a cada momento te hacen pensar que eres afortunado, no porque lo que suceda pueda llegar a ser bueno o malo. No.

Afortunado porque suceden.

Y si siguan sucediendo es que sigues estando vivo.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Puedes contar una dulce locura conmigo

  1. A mi las noches de Madrid me traen mucha tristeza! allii se quedarón 35 años de vida con él que creia era mi pareja hasta el final.
    Pero decidio tirar todo y vivir una “¡locura”! que destruyo nuestras ilusiones .
    ¡Eso me trajo las noches de Madrid, ¡mentiras y mas mentiras!

  2. Una publicacion excepcional, muy expresiva. A mi me han roto la ilusion, 11 meses de promesas y amor exuberante. Hoy aqui en madrid, reciclo todas esas noches y sentimientos involucrados…y abandono el primer dia de mi vuelta de vacaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s