Ayer fue  una jornada bonita de primavera. Sol en lo alto, cielo despejado y un calorcito en una Pamplona que lo agradace. Un día tranquilo, de trabajo sin prisa pero sin pausa. Con una comida en familia, en un patio, descansando y riéndose de las tonterias que pasan en ésta vida que nos toca vivir.

Hasta ahora un día normal, como otros muchos que suelo contar. A la salida del trabajo como muchas otras veces, voy a casa del Sr. Pintor. Nos vemos, reímos, hablamos, nos contamos. Enredamos, hablamos por teléfono, opinamos, se ducha. En fin, rutina a la que siempre quiero volver después de un largo día lejos. Cosas de parejas, nuestras cosas. Las que tanto nos gustan.

Y entre esas cosas, toca encender el ordenador. Y me dispongo a ello. Cotilleo Facebook, cotilleo Twitter, ¡anda, cancelan Se Lo Que Hicisteis! Cotilleo el correo, cotilleo su correo, mi blog, su blog. Youtube, Yahoo… Y como siempre y antes de apagar el ordenador y desconectar del resto del mundo, éntro en Diario de Navarra punto es.

Glupss, tragamos saliva. Y me remonto a la conversación en el patio de mi hermana, en el que contaba que tenía que llevar a los niños de 4 y 5 años a inglés a Tafalla. Perfecto.

Ahora yo, delante del ordenador, a las nueve de la noche. Me dispongo a leer las noticias, y lo primero que leo es que ha habido un accidente con un muerto en la N-121 a la altura de Pueyo. Empezamos bien, es la carretera por la que pasa mi hermana para llevar a mis sobrinos a inglés. Y sigo, abro la noticia y continúo leyendo. En la noticia, explican que el suceso ha tenido lugar a las 18.53 horas, y de que todavía no disponen de todos los datos de accidente. Lo único que cuentan es que ha habido un muerto, que es una mujer y de la que no dan mas datos, y tres heridos mas, graves. El resultado de un accidente de dos coches con un camión.

Y aquí comienza la angustia. Son las nueve de la noche, el suceso ha sido a las 18.53 horas. Hora a la que suele volver mi hermana de Tafalla a su casa, pasando por esa misma carretera. Si hubiera pasado algo, ¿ya lo sabría? ¿O no? Pero tambien lo habrían puesto en el diaro, ¿o no?

Después de un minuto de dudar, y con un nudo en el estómago, marco el teléfono de casa de mi hermana… Y gracias a dios o a quien tenga que agradecer, coge ella el teléfono. Hablamos de chorradas, y tras unos minutos, le doy el susto de su vida, diciéndole lo del accidente. Ella me confirma que habrá pasado dos minutos antes por el sitio del accidente. A la misma hora, por dos minutos de diferencia hoy cuento ésta entrada y no otra.

Y ahora viene la reflexión, y espero que pueda llegar a los Señores Políticos que ahora están en campaña. ¿Cuántos muertos tiene que haber en éste tramo de carretera de la N-121, para que la autopista A-15 sea gratis?

¿A cuántas personas tenemos que ver muertas para que ustedes se decidan a hacer algo en éste punto negro? Porque yo hoy doy las gracias a dios de que mi hermana, mis sobrinos, mis conocidos estén bien. Pero varias familias están llorando la muerte de una chica de 23 años. ¿Hasta cuando?

Mi mas sentido pésame a los familiares.

¿Hasta cuando?

Anuncios