¿Donde están aquellos maravillosos sueños en los que compartia avión con Marta Sanchez y Charo Reina? ¿Y aquellos donde una mano amiga como la de la Reina Sofía, nos acompañaba a la hora de subir el equipaje? Mi vena folclórica de los sueños se ha ido para ¿siempre? ¿Lolita Flores no cantará mas para mí en un concierto privado?

Jo, no quiero. Me niego a haberlas perdido para siempre. Porque sin ellas me levanto cansado.

Y es que eso de pasar una noche entera corriendo delante de una especie de zombies que lo único que quieren es morderte para ser uno de ellos, es muy cansado. Que me levanto de la cama con agujetas, joe. Uno lo vive como la mayor realidad del mundo, corriendo sin parar y tratando de encontrar la manera de poder acabar con esos zombies asquerosos, pero sin ninguna fortuna. Y todo en un entorno ideal, porque que mejor sitio para huir de éstos bichos que el maravillosos Parque Uranga de Burlada. El palecete queda estupendo lleno de sangre por todos lados. Vamos, una maravilla.

Y así han pasado las horas de la noche, con calor, con angustia y con dolor de piernas. Si es que uno no puede irse a la cama nada mas terminar o medio terminar de ver la película “Las Colinas tienen ojos”, que luego pasa lo que pasa. Y si por lo menos el sueño terminara bien, pues bien. Pero mas desesperanzador no puede ser. Porque si al final del sueño, te encuentras a tu prima Raquel, que tambien está huyendo desesperada de los dichosos zombies, y lo único que te dice es “no hay nada que hacer, no se les puede matar, a mi ya me han mordido…” ¡Pues ya me dirás tu! No quedaba otra cosa que hacer que dejarse llevar…

Menos mal que una alarma sabia de las 5.50h. me ha despertado en ese mismo momento de mi baño de sangre. De vuelta a la realidad, con el corazón aún con taquicardias, pero contento de ver la oscuridad, y de notar que no estaba solo en mi camita y que todo era un sueño… Jeje.

Ains, pero que reales son mis sueños, coña. A éste paso me voy al festival de Sitges con mi cerebro y gano un premio seguro.

Hasta entonces, ¡folclóricas, os necesito!

Anuncios