Como quien habla con las paredes

 

 

Vamos a empezar el año así, contentico. Si es que de eso se trata. De comenzarlo con alegría, buen humor y con los cojones un poco hinchados.

Lo de la paciencia vamos a dejarlo un poco a un lado porque ya no tengo demasiada. Y si la tengo será mejor dejarla para momentos mas importantes, como cuando en el trabajo tienes que poner la válvula de escape para no explotar. Dejaremos la paciencia para esos momentos porque para los demás ya no la quiero.

Cuesta muy poco ser educado. Muy poquito. De hecho, es algo que si lo bebes desde que naciste y lo vas viendo a lo largo de la vida, te sale natural. Es un comportamiento aprendido que hace que ante determinadas circusntancias, puedas salir airoso de la situación sin crear problemas nuevos. Pero parece ser que hay gente ahí fuera, en la selva en la que vivimos, que la educación se la dejaron en el camino. No se, debió ser después de un tropezón con una baldosa suelta del camino del baldosas amarillas del que suelo hablar. Se caería y se le quedó la educación en ese mismo punto.

Determinados actos hace que me hierva la sangre. Y mira que el grado de temperatura de la misma últimamente lo tenía bastante controlado. Pero ya llevo varios días en los que se dispara. Cuando las cosas se hacen, o se dejan de hacerlas, y encima parece que te la sopla, y con perdón, me jode. Así de clarito. Pero lo que mas jode es por los que están a mi alrededor. Porque yo si caigo bien, mal o como un puto culo, pues en definitiva es mi problema y el de quien corresponda. La cosa está cuando tocan a mi Individuo Las Vegas, el que está siempre, como lo dije hace un día. Y lo repito. El que está siempre.

No se pueden hacer las cosas así. No se pueden aparcar las cosas a un lado sin dar una explicación. No se puede entrar en un año nuevo sin despedir el viejo con los que realmente te importan. ¿O quizá no importan tanto como se supone a priori? No se puede entrar en un año nuevo sin desear la mayor de la felicidad a los que tienes al lado.

No si realmente te importa. Y lo dicho. Si lo sufro en propias carnes, en definitiva se lo que hay. Pero a los demás, no. Eso no.

Comenzamos el año calentitos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s