48 horas

 

Faltan dos días para fin de año, 29 de diciembre. En 48 horas habremos finiquitado el 2010 sin ningún miramiento, y entraremos en el mundo del 11. Unas horas para terminar el año llenas de recados, cosas que hacer y que no hacer. Gente con la que querer quedar antes de que comience un nuevo año, pero que no se si dará tiempo a todo.

¡Y yo con éstos pelos! Sí, con éstos pelos, pero literal además. Como otro año más, llegará Nochevieja y los pamploneses nos disfrazaremos para salir a la calle. Y de ahí mi queja por el aspecto físico. Tengo unas ganas de que llegue el día 31 que no veas. Y esa noche, a disfrutar con los míos del comienzo. Del 11, y de ése primer día, 1 de Enero, que siempre es mágico.

Al decir 1 de Enero, ¡La Escalera! Hace dos o tres días, mienstras paseaba por Pamplona con Individuo Las Vegas, pasé por delante de la tienda de Kukuxumuxu, donde está el reloj que marca los días que faltan para SanFermin. En aquel entonces quedaban 192 días, hoy serán 189 o así. Con el comienzo de año empieza nuestra canción. Tacharemos un día de ella y esperaremos el 2 de Febrero con ganas.

El año se despide con frio, como tiene que ser. Estamos en invierno y en el norte. Si fuera de otra manera habría que preocuparse. Aunque en éste año las nevadas se están portando mejor dado que de momento no vienen a acompañar mi teléfono rojo. Esperemos que el 11 me lo siga conservando.

Y se despide un año en el que ando mas desconectado del mundo virtual para estar mas conectado con el mundo real. Menos facebook, menos webs, y menos chats. Mas individuos, mas charlas a viva voz y mas físico que ‘bites’. Aunque siempre pensando en cuál será la próxima historia de mi renglón. Éstas como muchas otras que he escrito a lo largo de éstos dos años, no tiene un tema concreto, si no que es una rutina de la cuál ando últimamente un poco perdido.

Si me pierdo de todo, contaré. Si no me pierdo tambien lo haré. Porque despido el año viejo contento, con ilusión y con gente nueva a mi alrededor que hacen que las sonrisas habituales en mi vida se multipliquen. Nuevos olores, nuevos tactos y nuevas sensaciones. Puede que sea un nuevo individuo, pero quizá para eso haga falta bautizarlo. Pero hasta el bautizo, viviremos en pecado.

Anuncios

Un comentario sobre “48 horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s