Empiezo con resfriado, quizá los 29 los empecé así. Con sueño, frio y picor en la garganta. De preguardia, sin afeitar, sucio, en pijama y con la casa desastrosa. Me vendo bien, ¿no?

Empiezo una nueva década, termino un año especial. En el que conocí gente nueva que ahora resultaría imprescindible a mi alrededor. Los 29 me llevaron a una isla como un paraíso. Los 29 me acercaron a Bilbao e hicieron que la distancia que nos separa parezca mínima. Los 29 me acercaron a personas que años anteriores me habían separado, Sra. Mur. Me reencontraron con amigos de siempre, que aunque pasen los años y lo habitual sea otra cosa, hace que te des cuenta que los amigos siguen siendo amigos a pesar de los pesares. De otra forma, sí, pero amigos. De los amigos que no comparte lo cotidiano pero que comparten un lazo invisible que hace que no se rompa, ¿verdad Lily?

Paseos por las calles de Las Palmas, de Bilbao, de Valderrobres viendo como una de mis mejores amigas cumplía el sueño de su vida. Calles de Zaragoza, de Mundaka, de Guernika. Los 29 me dejan muchos abrazos dados, aunque los 30 me abren muchos nuevos por dar.

Y empezaré por los de aquí, porque sin los cotidianos no soy un renglón torcido. Sin mis individuos no estaría tan torcido como estoy, así que los abrazos de los 30 ya he comenzado a dárselos con los 29. Las Vegas los conoce, Prada tambien… Nuestra última cena por que sí fue la despedida a un año estupendo. Quejoso o quejica, pero estupendo.

No soy un chico triste aunque a veces lo esté. Solo sueño cosas que la mayoría de las veces no se cumplen. Pero no es tristeza, es perseguir un sueño. Una utopía, ¿verdad Nicanor el anciano? Seguiré tras ella y mientras tenga ganas y cosas que contar, seguiré escribiendo por aquí lo que se me pase por la cabeza.

Mi día acaba de llegar, son las 00.00h. aunque oficialmente hasta las 2.35h. de la madrugada no vine a éste mundo. Éste mundo que sigo pisando con pasos firmes. A veces cojos, pero en cuanto puedo firmes. Más calvo, con alguna arruga más pero siempre de reirme todo lo que pueda y mas. Con mas pelo en el resto del cuerpo, con un nuevo tatuaje que llegó hace casí un año. Alguna cicatriz nueva tambien propias de mi oficio. Pero como siempre, sin ningún cambio mas evidente.

¡Sigo estando soltero y desaprovechado! Hay cosas que no cambian, desde luego. Empiezan otros años, muchos dicen que los mejores que me quedan por vivir. Sinceramente, hoy que tengo los 30, ¿sabéis una cosa?

¡Me encantan!

¡Felicidades Javi!

El Renglón Torcido, 2400 30 185 15 12…

Anuncios