Lolita Flores, un carromato, fiestas de ¿Burlada?, un piso, una celebración, mis amigos de zaragoza, una plaga de langostas, spray para abrillantar el suelo, un iPhone, una cartera, una carrera, un amigo del instituto y un tonteo.

¿En que otro lugar del mundo se puede mezclar todo esto? Pues donde va a ser, en un sueño producido por mi cerebro transtornado, evidentemente. Creo que quizá deberia empezar a preocuparme, mas que nada por el tema de las folclóricas. Porque después de mi sueño con Marta Sanchez y Charo Reina, ahora soñar con Lolita, creo que muy normal no es. Y sí, pienso que Marta Sanchez cada vez se está volviendo mas folclórica y no precisamente por su música. Inciso, eso sí, tonta no es a la vista de la nueva presa que se ha echado por novio, nos ha jodido…

Eso si, me he levantado sin agujetas ni nada. Porque la carrera que me he pegado cuando he visto a Lolita subida en un camión carromato, ha sido de órdago. Tengo que decir, que en mi sueño por lo menos, Lolita ha sido muy amable conmigo. Le he preguntado por cómo estaba, le he dicho que estaba muy guapa, y me ha dado dos besos y un abrazo enorme. Anda que ya me vale… Casi da hasta vergüenza escribir ésto, jajaja. 

La cuestión es que cuando volvía de ver a Lolita, que tambien he vuelto corriendo, me he dado cuenta de que en los bolsillos de mi pantalón no estaba ni mi móvil nuevo, ni mi cartera. Mientras corría, me tocaba la pierna y notaba que ahí no había nada. Pero el susto pasó cuando llegaba a donde estaba, creo que mi familia, y veía que las dos cosas estaban encima de un coche. Así, seguridad y cuidando las cosas bien. Ya me vale. 

Luego me he teletransportado a un piso repleto de mis amigos de la facultad, supongo que por el reciente viaje juntos a una boda. En él, todos mezclados, nos disponíamos a abandonarlo cuando vimos que en el exterior había una plaga enorme de langostas, y no se nos ocurre otra cosa que abrir las ventanas de par en par y zarandear un trapo. ¡Menuda abalancha de bichos han entrado por la ventana! Eso si, yo muy listo y audaz, he cogido el spray abrillantador de la mopa y las he fumigado. Jejeje. Aunque creo que ésto último si que lo he hecho en verdad, pero con un avispero en la ventana del salón de mi casa. En fin, que muy listos no fuímos al abrir las ventanas y zarandear el trapo. Creo que tantos años de estudios, no nos han sentado bien a ninguno ni tan siquiera en sueños.

Y por último, de repente llega a mis sueños un amigo del instituto, pongámosle Señor Rojo, PeliRojo, para no dar mas detalles, jejeje. Que fácil. Y con el me traslado al interior de un autobús, el cuál tambien iba de boda. Uy, creo que tengo un problema  con las bodas…. Jajajaja. Pues eso, yendo de boda los dos en el autobús, empieza a suceder algo de cuyo nombre no quiero acordarme y….

¡Riiinnnnggggg!

¡Mierda! ¡Ya es la hora de levantarse!

Manda huevos, tengo que pasar por Lolita, langostas, pérdidas, carreras y sprays de mopa, y cuando llego a lo más interesante tengo que levantarme. Subconsciente, me debes un sueño.

Anuncios