He recuperado mis acentos, y con ellos, las ganas de puntualizar. Ahora puedo hacerlo literalmente y sin sufrir una úlcera de estómago por ello. Hoy vuelvo a tener inspiración, vuelvo a sentir que las cosas fluyen a través de mi mente, aunque como he dicho hace poco, a algunas de ellas todavía me cuesta seguirle la pista.

Hoy, día del Pilar, felicidades a todos los Maños, Pilares, etc. Hoy día familiar, día de descanso, día de desconexión, día de reflexión.

Familiar porque las cosas cuando se pueden hacer bien, siempre es mejor hacerlas. Porque en el momento en el que se hacen mal, sucede que mucha gente que no tiene que pasarlo mal, lo pasa innecesariamente. No hace falta dejar que todo crezca crezca y crezca hasta que no hay por donde cogerlo y en ese momento pedir una ayuda de la manera menos adecuada posible. El que quiera higos, que suba a la higuera. Si  no puedes, no lo hagas. Siempre es mejor eso que hacerlo y después darse cuenta de que no podías y pedir ayuda.

De descanso, porque hoy no ha habido ningún tipo de ejercicio ni físico ni mental. De desconexión, porque después de unos cuántos días sin trabajar a uno casi se le olvida a lo que se dedica.

Y de reflexión, porque… Porque… Creo que el periodo de reflexión debe continuar. He aprendido que hay cosas que es mejor no sacarlas en caliente. Aunque por otro lado alguien recientemente me ha dicho que las cosas bonitas es mejor decirlas, sin tener miedo, porque siempre es bueno contar si es bonito. Pero no soy capaz. Estoy viviendo algo que he vivido hará unos seis meses, y se que no es el momento de decir ni hacer nada porque lo que pudiera decir hoy sería una locura mañana. Y para locuras ya está el mundo bastante loco.

Los números siguen bailando. Las fechas, las horas, los momentos para hacer cosas. Una simple hora compartida no haciendo nada. Parece que el calendario marca 31 de diciembre y el resto ya pasó. Y yo sigo aqui con 29 años y casi olvidando que dentro de poco cambiaré de década para no volver a pisarla nunca mas.

¿Cúantas cosas pueden cambiar de aqui a que termine el año? Quizá todo siga igual que como está ahora. No, quizá no. Algo si ha cambiado y es la forma en la que afronto las cosas. La forma en la que me plantéo las situaciones que me toca vivir, decidir y afrontar. Gracias o por desgracia, un buen día se me abrieron los ojos, un fatídico 5 del séis, en la que unas 2400 razones me abrieron la mente un poquito mas y ver la vida a través de los demás.

Hoy espero que algo cambie, no de inmediato. No mañana, pero si que lo espero. No lo comparto, pero lo espero. Si se produce, vendrá contado en un Renglón menos torcido de lo habitual. Y si no sucede, seré un idiota que escriba cosas de belleza, verdad, libertad y amor, como escribí la primera vez que escribí un renglon torcido…

Anuncios