Antes de nada, y muy a mi pesar, os informo que la tecla de mi ordenador con la que tengo que poner los acentos a las palabras ha decidido dejar de funcionar correctamente. Es mas, escribe as´´i, as´´i que por una temporada corta, o mas bien larga, mis renglones estaran sin acentuar para mi malestar. Pero bueno, es lo que hay… ¡Lo siento!

Y a lo que voy. Me duele un pie. Asi de repente, sin retorcermelo, sin un mal paso, sin nada que lo haya provocado. Solo se que me duele y desde hace tres dias cojeo. No el tobillo, no el empeine, no el juego de girar el pie ni nada de eso. ¡Me duele la planta del pie! Manda cojones. Encima para mas miga en el asunto, coincidio que empezo a dolerme un dia al salir del trabajo en el que no tenia coche porque estaba de prestado, asi que caminata hasta casa, y asi cinco veces mas hasta recuperar mi vehiculo a motor.

La cuestion esta en los tendones, me duelen, tendinitis. ¡Que bien! Y la mayor gracia del entorno es… “Eso es la edad, que como se te acercan los 30 te empieza a doler todo”

JA JA JA.

Me parto y me troncho.

¡Y lo mono que estoy rondando los 30 que!

En fin, que ese no es el tema tampoco. Mi piececillo sufre cada vez que lo apoyo en el suelo, aunque con los zuecos del trabajo casi no me duela. Igual que si llevara una piedrecita en el zapato continuamente, igual que… No encuentro mas similitudes.

Solo que… ¡Duele un huevo!

Anuncios