“Nos cuesta aceptar que no siempre son los esfuerzos o fijarse en los detalles lo que nos da las respuestas.

A veces debemos detenernos, relajarnos y esperar el feliz accidente.

Por muchos planes que hagamos y muchos pasos que sigamos, nunca sabemos cómo acabará el día.

Preferiríamos conocer los problemas que vamos a encontrarnos.

Los accidentes terminan siendo los momentos más interesantes de nuestro día, de nuestra vida.

Las personas que no esperamos que aparezcan.

Acontecimientos que nunca hubiéramos imaginado.

De pronto te encuentras en un sitio en el que pensabas que nunca estarías.

Y está bien.

O tardas en acostumbrarte.

Sabes que llegara un momento en el que te sentirás a gusto allí.

Así que debes acostarte pensando en mañana.

Repasar tus planes, hacer comprobaciones y esperar que los accidentes que se cruzan en tu camino sean de los felices.”

 

Anatomia de Grey.

Anuncios