El Renglón mas torcido

 

 

Llevo 15 días mas torcido de lo normal. Unas veces me voy para la derecha y otras para la izquierda, pero lo de la línea recta en mi camino es una utopía. Hubiera sido mas fácil que unos duendecillos rechonchos y con vivos colores me dijeran el día que aterricé: “sigue el camino de baldosas amarillas…” Así por lo menos tendría una misión por delante. Pero tambien me he dado cuenta de que los zapatos de rubíes no me llevarían a la ciudad de Esmeralda como en el Mago de Oz. Además creo que el color rubí no va con mis ojos.

Hoy me animo a volver a escribir mas de cinco lineas. Será el comienzo de dejar de dar tumbos lo que hace que pueda volver a sentarme delante del ordenador y no tener que pensar en ver que escribo. Hoy lo hago porque lo necesito.

Nunca pensé en la famosa depresión postvacacional. No la había padecido nunca en mis anteriores viajes, así que menos pensé en padecerla después del último. Pero en efecto llegó, y tardo bastante en irse. De hecho, yo creo que por las noches sigue durmiendo a mi lado, pero yo me agarro a Triana y me doy la vuelta para no hacerle demasiado caso.

Hay momentos en los que parece que la vida te pone a prueba. Prueba tu fuerza, tu determinación, tu carisma, carácter, y principios. Cris cras, los esquemicas rotos… Volví de Javier en el país de las maravillas cegado por una realidad que en realidad no sería tal. Y me tope con la cruda realidad de mi rutina. Una rutina de la que salí por un tiempo y en la cuál mas o menos me desemvolvía dignamente, y a la cuál regresé como si me hubieran calzado un 36 en lugar de un 40 de pié que suelo usar.

Con la vuelta a mi rutina, a mi vida, poco a poco el zapato del 36 se fue dando de sí, y hoy digamos que estamos por un 39. Unas veces se camina mejor con él, pero otras aprieta y aprieta como el que mas.

Cuando por fin logras asimilar el escenario que te corresponde y no sentía extraños los nuevos decorados, toca volver a buscar los motivos que hacen que piense que Pamplona es una de las mejores ciudades para vivir. Busqué a mi familia y me empapé de las sonrisas de mi gente. Busqué a mis individuos y recuperé aquellos amigos que siempre están. Y poco a poco el entorno empieza a girar de nuevo y el camino de baldosas amarillas empieza a verse mas claro.

A todo ésto, de repente, sin venir a cuento y en mitad del camino, aparece una mariposa. Me costó reconocerla, identificarla, porque hacía mucho que no veía ninguna desde el último exterminio producido por el ibuprofeno. Pero decidí llevarmela a casa… Aunque parece ser que no vivo en un entorno adecuado para criarlas,  y no se si saldrá adelante o no. De momento un poco de molestias gástricas me ha producido, y es mas, irritación ocular, algún dolor de cabeza e insomnio. Pero bueno, esperaremos un periodo prudencial de cuarentena para ver si consigue sobrevivir o por el contrario, muere.

Creo que he llegado a una conclusión, las mariposas cuando rondas los 30 no se crían de la misma manera. Creo que microclima que genera ésta edad en mi hogar no es el adecuado para su fortaleza. O quizá sea que necesitan un periodo de adaptación para poder desarrollarse del todo, ¿no? Puede ser, yo lo contaré.

En Renglón hoy camina mas derecho, con la cabeza bien alta, aunque cuando estoy solo y miro dentro de mí aún veo las baldosas amarillas borrosas… Y hoy incluso mas, porque hay un teléfono rojo de por medio. He dejado atrás las disculpas egoístas, las conversaciones trascendentales y los pensamientos de 3 líneas para soltar un rollo de mil pares de narices… Ahora solo queda que se entienda. Que cada cuál interprete lo que quiera.

Anuncios

5 comentarios sobre “El Renglón mas torcido

  1. LA VERDAD JAVI QUE ALGO PERDIDO ME DEJAS Y MAS DESPUES DE ESTAS ULTIMAS DOS NOCHES HABLADAS A MEDIAS CON MSN ENTRECORTADOS EN UNA REALIDAD QUE DE MOMENTO SE ESCAPA DE MIS MANOS,EN FIN TENEMOS UNA CONVERSACION PENDIENTE…….Y AQUI FALTA ALGO QUE YA TE DIRE……ME REFIERO A UNA ENTRADA.

  2. Cómo diría el hada en la película “Ufff, qué mal huele el azufre”…No te preocupes, sólo es la Bruja del Oeste que está haciendo sus travesuras…Sigue las baldosas amarillas y encontrarás las respuestas…

  3. Es la primera vez que quiero escribirte algo y no tengo palabras. Si te consuela yo tampoco estoy muy inspirada, estoy como depre, yo creo que el principio del verano y de la calor nos aplatana a todos y nos lleva a un estado bastante meláncolico. Escribe cuando tengas ganas, a mí me gustan las mariposas… Mi consejo aunque dé miedo, la sinceridad es siempre la que tiene la última palabra.

  4. Bienvenido de vuelta! Echaba de menos ya tus renglones. Cada uno hace que conozca un poquito mejor la maravillosa persona que eres. Un besico

  5. Después de haber leído y releído cada una de tus frases y cada uno de tus renglones, me he dado cuenta de de la bella persona que eres. Sigue así, nunca cambies. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s