Los días dejaron de señalarse en el calendario como a. C… Ahora estoy en el durante, aunque ya por poco tiempo. La distancia se hizo cero, y dentro de poco volverá a mediar entre nosotros. ¿Quién recuerda ya aquel descuido tonto que desencadenó todo lo demás? 

Como en una elecciones, hoy es la jornada de reflexión. El sol brilla sobre la playa de las Canteras. Ese que parece que se asoma hoy como para despedirse. He vivido en 2400 durante 8 días a 24º C. Siempre suelo hablar de escenarios, ahora tengo uno nuevo. Uno que conocí a través de una ventanita en el ordenador y en el que casi como en un cuento, atravesé esa ventanita y de repente he sido el protagonista del mío propio. Pongámosle Javi en el País de las Maravillas. 

Lo que antes solo eran sonidos a través de un teléfono o imagenes a través de un ordenador, ahora son imágenes en tres dimensiones. No había nada pensado, la única imagen que tenía formada en mi cabeza antes de llegar aquí era aterrizando en la isla y saliendo por la puerta de aeropuerto y en ese momento encontrarme con vosotros. A partir de ahí todo el resto del viaje estaba en blanco. 

Ahora ya no, el viaje está lleno de pequeños y grandes momentos. De una forma de caminar, de olores, de ruidos que ahora son cotidianos para mí. Doctor lavándose los dientes, 2400 poniéndose colonia. Una forma de caminar, “uy, donde está el cargador del ordenador”, cosas que desaparecen y aparecen. Un ventilador, el extractor, la bañera…  

 Yo soy de los que piensan o creen que el destino hace que de repente alguien aparezca en tu vida. Alguien hace unos años se encargaba de cantarmelo al oído. Cuando una mariposa mueve sus alas en un extremo del mundo genera un huracán en el otro extremo. Moví las alas hace casi dos años, y el efecto mariposa me trajo hasta aquí.

Si pensáis que algo merece la pena, ir a por ello. Una de las cosas que me llevo de éste viaje es que si en tu interior sabes que algo va a ir bien, en la realidad irá mucho mejor de lo que esperabas. Vine sin miedo a la decepción porque no había lugar para ella. Sabía donde venía, porque nos sabíamos de arriba a abajo y de dentro a afuera. Y mañana me voy. El nudo que tengo ahora en la garganta se transmite a mis manos y a mi cabeza que hace que no sepa por donde terminar ésta entrada. O quizá sea que no quiero terminarla.

Conocí a 2400, él fué la causa de que yo esté aqui hoy, desde el otro lado del tiempo. Y me vuelvo con 2400 y su doctor. Pero con muchos mas. Con Teror, y esa familia que vive allí que es encantadora, tambien Skar por supuesto. Con Agaete y el profesor mas elegante. Con Luis, Victor, Miguel, Sergio, Amado, Alonso, Juan… Y Cuscus, al que no le presente a mi gato Triana…

El tiempo de venir me regaló una hora para disfrutar mas de todos y cada uno de ellos. Unos los conocí más y pude intercambiar mas palabras o momentos con ellos. Otros menos, incluso se me olvidarán nombres seguro. Mañana el tiempo que arrebatará de nuevo la hora prestada para devolverme a mi realidad, a mi escenario.

Aunque ahora esa realidad estará adornada con nuevos colores, olores y sabores. Y sobre todo estará adornada con una persona a la que con nuestras risas y tambien peleas (que tiene que haber de todo), se ganó un hueco en mi corazón a base de palabras. Gracias.

Y repito la frase, y sobre todo estará adornada con unas personas a las que con nuestras risas y alguna peleilla, se ganaron un gran hueco en mi corazón. Gracias a los dos por abrirme vuestra casa.

 

 

 

Anuncios