Tenemos que hablar

 

 

¿Por qué es tan difícil decir esas tres palabras en una misma frase? Y ya no sólo llegar a decirlas, si no que cuesta incluso escribirlas en un simple mensaje de texto. Supongo que porque el mero hecho de decirlas o escribirlas da por sentado de cual va a ser el siguiente paso. El final llegó. Incluso podrían ser las únicas palabras dichas en una despedida, ya que hay veces que con sólo decir eso, no se dice nada más.

Recientemente he tenido la oportunidad de compartir ese momento con alguien cercano a mi, el momento de la decisión de pronunciar esas tres palabras claves en tu vida. Ese hecho hace que vengan aquellos momentos vividos en el pasado en los que o bien fuí el autor de las mismas, u otros en los que yo fuí el receptor de la mismas.

¿Qué es mas difícil: decirlas o que te las digan?

Después de unos cuantos años y con experiencias en la mochila de la espalda, creo que es igual de duro tanto un momento como el otro. Es duro tener que dejar a alguien del que ya no estás enamorado simplemente porque ya no sientes lo mismo que antes. Mirar a esos ojos que tantas y tantas veces has mirado y decir Tenemos que hablar. O por el contrario, mirar a esos ojos que tantas veces has mirado y que te digan Tenemos que hablar.

En nuestro camino hay etápas, unas terminan y otras empiezan. No hay que pensar en lo que pudo ser y no fue, no podemos quedarnos en el pasado. Las decisiones tomadas, para bien o para mal, están tomadas. Ahora solo toca levantar la cabeza, mirar al horizonte y caminar. La soledad se vuelve tu mejor compañia  y muchas veces tu aliada. Los individuos entran a formar parte de tu cotidianeidad, como los cafés de madrugada y los messenger abiertos cuando vuelves de juerga.

Volverán las risas, como antes se fueron. Los bailes y la diversión. Y sobre todo Sexo en Nueva York o bien Mujeres Desesperadas. Sirve cualquiera.

4 solteros y ¿un biberón? ¿Quién abandonará el tiesto ésta vez?

Eso no importa. Seguimos adelante, con una sonrisa y una vida llena, aunque ahora se quede un poco coja. Tenemos que hablar abre puertas y nuevas metas, aunque muchas veces pensemos que lo único que hace es cerrar todo y apagar las luces para sumirnos en la oscuridad.

Solo hay que sonreír para iluminar de nuevo el día a día.

Sonreír y ¡”Milkshake”!

Anuncios

6 comentarios sobre “Tenemos que hablar

  1. Son 3 palabras que hieren el sentido común en unos segundos, pero, dichas a tiempo, ahorran muchos minutos dolorosos, hirientes o dañinos.
    Y yo tambien creo que la soledad, en esos casos, es la mejor aliada y no ver demasiado Sexo en Nueva York (aunque al principio…no viene mal!!!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s