Hoy es el inicio del fin. En poco mas de una hora estaré junto a millones de personas, pendientes del inicio de la sexta temporada de Perdidos. Y sinceramente, estoy nervioso. Llevo un tiempo sin querer ver absolutamente nada relacionado con la temporada final, desconectado, para que me sorprenda mas todavía. He hecho memoria de como terminó la anterior temporada para que no me pille a contrapié la nueva. Y es que en esta serie, si te despistas 2 minutos, puede que ya no pilles el hilo hasta el capítulo siguiente.

Hoy vuelven a la pantalla Jack, Sawyer, Kate, y todos los demás, entre ellos mi amigo el calvo. Llevo muchos meses desconectado, porque fuí descubridor tardío de la serie. Como consecuencia, ví las cinco temporadas primeras en poco mas de dos meses, y mi cerebro no terminó demasiado bien. Ahora espero con ansia el inicio del final, y la respuesta a miles y miles de preguntas que tengo en mi cabeza y que espero que por lo menos, la mayoria sean respondidas en el transcurso de los nuevos capítulos.

Una serie de culto que pronto terminará. Unos números: 4 8 15 16 23 42. Una isla que no sabemos si realmente existe o no. Unos personajes que tan pronto están vivos como que mueren, pero que vuelven a vivir.

Yo hoy soy un copión. Alguien me ha dado la genial idea de para cenar viendo Perdidos, comer nachos y marranadas. Bueno, no me ha dado la idea, él iba a cenar eso, y yo, le copio. Todo preparado, listo en la cocina para empezar. Hoy me monto de nuevo en el vuelo 815 de Oceanic. Veremos donde aterrizamos.

Anuncios