Un tren con Anatomía

 

Tenía 19 años.

Viajaba en un tren del que ahora mismo no recuerdo la dirección, pero sí el trayecto: Pamplona – Zaragoza. Un trayecto recorrido, memorizado, grabado a fuego en mi cerebro durante los años y años que separaban mi hogar de mi vida. El tren probablemente y dadas las circusntancias que me vienen hoy a la memoria, posiblemente fuera dirección a la ciudad del Ebro.

Las dificultades de recordarlo bien se debe a la distancia temporal transcurrida desde éste hecho. Hace unos once años que ocurrió que yo iba en ese tren. Iba sentado en uno de esos asientos de cuatro, yo solo, sin molestar a nadie, al lado de la ventana que es donde mas me gustaba sentarme. Poca gente mas viajaba en él, salvo dos chicos que viajaban al otro lado del pasillo, en otros asientos para cuatro. Justo los que quedaban de cara a los míos.

Como el trayecto me lo sabia de memoria, aprovechaba el viaje para repasar un poco mis cuadernos naranjas de Anatomia. Supongo que el examen estaría próximo y por eso andaba mirando o haciendo como que estudiaba. Tambien mientras recuerdo el cuaderno naranja, se me viene a la cabeza una imagen de rayos de sol entrando a través de la ventana del tren, y el calorcito de un día próximo al verano.

Los cuadernos de Anatomía no debieron llamarme demasiado la atención cuando mi afán cotilla me dió por tratar de escuchar que tipo de conversación podrían tener mis acompañantes al otro lado del pasillo. Cosa que no tuvo demasiado éxito debido al movimiento del tren y los sonidos própios de su transcurrir por las vías. No tuvo éxito hasta que lo tuvo, porque los sonidos del tren superaban los de las voces hasta que las voces superaron al tren.

Una discusión. Era una discusión. Pero no una cualquiera. Una discusión que hizo que mi atención en los cuadernos naranjas pasara al olvido y tratara de poner los cinco sentidos en aquella pareja de chicos. El aire acondicionado estaba demasiado alto, era de lo que se quejaba uno de los dos. Mientras, el otro chico lo calmaba y le decía que era él, que siempre era muy friolero. Mi curiosidad cada vez mayor. Recuerdo su forma de tratarse, su forma de hablarse, su forma de tranquilizarse y de reirse. No recuerdo palabras, ni muchas frases en concreto, solo el aura que rodeaba aquella conversación. Una discusión de dos personas mas que amigos, y que tanta curiosidad despertaba en mí, porque eran dos chicos.

No recuerdo en que momento ni por qué, pasé a formar parte de aquella conversación. Supongo que se me debió notar demasiado que estaba atónito escuchandoles, y pasaron a hacerme partícipes de sus opiniones. Que si fulanito ha sido siempre muy friolero, que si siempre se queja en todos los viajes… Eso me decían a mí. Mientras, reían. Yo, nervioso, avergonzado y con cosquillas en el estómago. Y  la conversación prosiguió.

Al final el tren llegó a su destino. Yo bajé, o se bajaron ellos, eso es lo de menos. Pero una frase hizo que algo comenzara a cambiar en mi vida. Uno de los dos chicos me dijo: “si alguna vez bajas a Madrid, pasate por COGAM y seguimos hablando, que organizamos muchas actividades, etc.”

Yo con mis 19 años… ¿COGAM? ¿Qué era eso? Tras averiguarlo, mis ojos empezaron a ver una nueva luz. Y mi cabeza comenzó a entender la vergüenza, el nervisismo y las cosquillas en el estómago. COGAM es una asociación de Madrid  de Gays y Lesbianas.

Ese día algo cambió en mi, y fue el principio de lo que a día de hoy soy. Una historia en un tren, pocas veces contada. Dos chicos, dos personas anónimas de las cuales no recuerdo ni un nombre ni una cara. Sólo una situación. Dos personas que solo podría agradecerles aquella conversación que tuvimos en el trayecto a mi futuro.

Anuncios

3 comentarios sobre “Un tren con Anatomía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s