Fama 3 ha terminado y ya tiene ganador: Jonathan Anzalone, el niño italiano.

Por supuesto la cosa viene con polémica. Y es que el chico no ha pasado desapercibido por el programa, ya que es tipo fenómeno Belén Esteban, o te cae muy bien o te cae muy mal. Eso es lo que ha debido pasar. A mi, sinceramente, el chico, no me cae mal. De todo tiene que haber en la viña del señor. Hay unos que no pueden ni mirarse al espejo y el muchacho “se pone ” a sí mismo haciéndolo. Es lo que hay. Además ha sido autor de muchísimos videos del programa con los que  me he partido de reír. Eso se agradece después de ver telediarios, y sus múltiples desgracias. Un showman en todo su esplendor, guapo, con un cuerpazo esculpido cual estatua romana, y hablando iltaliano.

¿Qué mas se puede pedir?

Pues ahí va lo que se puede pedir. Dejemos a un lado que el muchacho me caiga bien para valorar su paso por Fama 3. Nadie niega que sea un Bboy estupendo, que haga cosas con las piernas que pocos o ninguno hacían dentro. Presencia en el escenario le sobra. Y la cámara lo quiere. Pero sinceramente, bailarín completo, pues no lo és. Y no solo no és el mejor bailarín que hay, o había ahí dentro. Su carácter muchísimas veces le ha pasado malas jugadas, las cuáles, de no haber sido él el autor de las mismas, hubieran sido motivo de expulsión inmediata, o de nominación automática. Pero a él, no se lo han hecho. ¿Por qué? Ha faltado al respeto a muchos de los profesores dentro de la escuela y ha dicho barbaridades del programa.  Y por ser él, no ha pasado nada.  Un programa que le ha dado de comer durante cinco meses y ahora le mantendrá con una beca de 30.000 euros en Los Angeles. Un programa que lo ha llevado de la manita a las puestas de una agencia de representación de artistas en Londres, y a rodar un anuncio en dicho país. El niño mimado de Fama ha ganado el programa gracias al público, que por supuesto, y se respeta, es el que lo ha elegido. Pero ha sido la escuela la que lo ha llevado hasta la final. Ellos han sido los que han hecho la vista gorda ante comportamientos que en otros fueron castigados, como las nominaciones automáticas de Kiko y Susana en ediciones pasadas. Han pensado, “pobre chico, que carácter tiene” y ahora miro para otro lado y no veo lo que sigue haciendo.

Bailar, baila. Eso sin duda. Show da, innegable. Pero ganar, tengo muchos candidatos a ganar antes de que se llevara el premio él: Lourdes, Albert, Yaima, Javier, Keko, Sandra, Yohara, Juan… ¿Sigo?

Jonathan se une a los ganadores de ediciones anteriores. Se juntaron en la gala Final: Vicky Gomez de Fama 1, Sergi Orduña de Fama 2 y un desconocido para mi hasta la final, Alexis Ortega de Fama School. La coreografía resultante, impresionante. Los bailarines, ganadores absolutos.

¿Y Jonathan? Para gustos… Un botón.

Anuncios