Tenemos dos problemas fundamentales. Bueno, no se por que hablo en plural porque el problema básicamente es mío. Vamos a ver, uno de los problemas es que cuando bebo mucho alcohol al final hago cosas de las cuales luego no me acuerdo bien, a causa de la laguna mental provocaca por mi ingesta masiva de cervezas. Ésto en sí mismo no es un problema problema, ya que creo que no soy al único al que le pasa. Mi segundo problema, y éste es todavía mas importante es mi escasa memoria. Que hace que por ejemplo recuerde caras pero no recuerde a que corresponden esas caras ni si he intentado ligarmelas o simplemente es el señor del banco.

Éstas dos cosas vienen a colación (qué me gusta ésta palabra, jejeje) porque debido a que Pamplona es un pañuelo, de repente te encuentras a gente por la calle que no sabes si son los del taller, los de tu trabajo, un camarero o alguien que en algún momento de locura ha podido pasar por tu cama.

Yo tengo un ángel de la guarda, por llamarlo de alguna manera. O mejor dicho, un disco duro externo. Individuo Las Vegas es mi memoria externa que me ayuda a salir de situaciones raras que si no estubiera él, me llevarían horas y horas de búsqueda indefinida en mi cerebro sin encontrar una solución correcta.

Mientras vas pasenado por un centro comercial puedes ver muchas caras conocidas. Bueno, seamos reaasie hlistas, miramos las  caras conocidas y a los buenorros de turno que puedan pasear por los mismos pasillos que tu. El rpoblema viene cuando unos de esos buenorros de repente pasa a tu lado y te saluda.

¡Ayvalaostia! ¡De que coño lo conozco!

Y ahí está mi disco duro externo para sacarme de la intriga y el sinvivir.

“Ese era camarero del Alakarga”

¡Mierda! ¿El camarero del Alakarga que no era gay al que me intenté ligar en una noche de pedo y que incluso le dí mi número de teléfono?

Madre de diós, no se que es mejor, que el alcohol te borre los recuerdos, o que mi me moria sea Dori y los borre por si misma.

Anuncios