La subida de 2 grados y el italiano

Voy a mezclar un tema serio con una frivolidad. Es lo que tiene mi mente, que a veces hace éstas cosas. Los suplementos de El País dan para mucho, y hace una semana que me dispuse a leer por encima la revista susodicha. Llego a una parte que parece interesante. Y es que a lo largo de una serie de páginas, nos adentramos a través de fotos en los diversos puntos de vista del cambio climático en diferentes países  a través de personas anónimas.

Rusos, españoles, colombianos, peruanos, cubanos, canadienses, indios, suizos, etc. Todos resumiendo en una frase que el cambio climático es un hecho y no una invención de empresas ansiosas de ganar dinero a costa de la nueva revolución ecológica.

Muchos podríamos haber salido en esa revista, hablando sobre nuestra propia experiencia respecto al clima. Y el que no crea que la cosa está cambiando, que se asome a la ventana y mire cuanto ha llovido desde que estamos en otoño.

Pero al cuestión es que las fotos avanzan y de repente…. ¡¡¡MADRE DE DIOS!!!

“Tenemos que hacer algo para salvar la costa” Marcello Plati. 33 años. Salvavidas. Metaponto (Italia)

En ese momento se esfuma mi espíritu climatero y concienciado y empieza en mi un cambio pero en mi fábrica de calores. ¿Cómo es posible que en tan poco tiempo pueda olvidarme de lo importante de que nos estamos cargando el planeta y centrarme solamente en “joe como se le marca al italiano de los cojones el musculito que lleva a lo innombrable”?

Ahí sufrí un aumento de la temperatura, de unos dos grados como dicen los expertos, y las palabras que están escritas a la izquierda voy a leerlas ahora por primera vez, porque sinceramente no me he parado en ese punto.

La playa de Metaponto se está erosionando: sobre todo por el aumento de las fuertes tormentas. “Tenemos que enfrentarnos a una situación climática que está constantemente cambiando y tenemos que hacer algo para evitar la erosión de la costa. Si no, nos veremos con grandes dificultades en el futuro. La situación llegó al límite el pasado diciembre cuando el agua inundó el complejo turístico donde trabajo.”

Esas son las palabras del italiano buenorro, que acabo de leerlas por primera vez mientras escribía. En fin, que el muchacho tiene razón, y en definitiva, la idea de ponerlo medio en cueros ha resultado, ya que gracias a que el timpo ha hecho subir mi temperatura, me he parado a leer el artículo.

Buen marketing, mejor italiano…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s