Rectificar es de sabios. Y mas cuando haces una valoración equivocada en un momento determinado. Así que sirvan éstas lineas para borrar una que escribí concretamente ayer por la mañana. Mi opinión respecto al nuevo trabajo de Shakira después de haberlo escuchado ayer por la mañana mientras iba hacia mi labor de niñero no fue lo suficientemente valorada ni meditada. Es mas, eso de escuchar un disco rápidamente a las seis y media de la mañana cuando la hora de amanecer habitual es las nueve, no es suficiente para emitir un juicio.

El disco es extraño en un principio, y mas empezando con la canción Loba, que la verdad, la primera vez que la oyes es para opinar lo que individuo las Vegas me dijo ayer: “creía que la habíamos perdido”. Pero la cuestión es que a mi parecer, y siempre desde mi humilde punto de vista, es la canción mas floja de todo el disco. Señor coreógrafo, unos pasos mas currados no hubieran estado mal en ese video. Porque para bailar como lo hace ella enfundada en ese traje, no hace falta ser Shakira. No hay mas que ver a nuestro Prada, para darse cuenta que los mismos movimientos los vemos cada sábado que salimos y ponen a Britney.

Son ritmos raros, diferentes, a los que no estamos acostumbrados. Pero Shakira siempre ha hecho estas cosas. Escuchamos nuevas melodías, mientras tratamos de averiguar que está diciendo. Si canta en ingles, por que no entendemos el idioma, y si lo hace en castellano, por que como dice individuo Prada “hay cachos que canta para dentro, para ella misma, y otros que canta para fuera, por eso no entendemos la mitad de lo que dice”.

El caso es que el disco, me gusta. No la hemos perdido y sigue sacando temas que dan de que hablar.

Anuncios