Un ¿desconocido? en el centro comercial

Seguramente os habrá pasado alguna vez eso de ir andando por cualquier sitio y de repente cruzaros con alguien que no os aparta la mirada. Esa mirada se mantiene y se mantiene, y tu por supuesto, tambien la mantienes. ¿Por que apartarla si la otra persona no lo hace, no? Lo interesante viene después cuando de repente, esa otra persona de mirada mantenida, te saluda.

¡Mierda!

Tu cabeza a partir de ese momento entra en un bucle imposible de salvar. ¿De que lo conozco? ¿Me conoce? ¿Por que me ha saludado? ¿Tendrá algún perfil en alguna página de contactos y me conocer? ¿Será amigo mio de Facebook y no lo sé? ¿De qué? ¿Por qué?

¡Mierda!

Y después de mil preguntas y no llegar a una conclusión fiable de el supuesto conocimiento mutuo, lo único que reconoces es: “pues es muy mono, ¿no?”

Pero vamos, ahí se queda toda la historia. Un saludo que ni siquiera se realmente ha sido saludo o coacción de miradas que desencadena el saludo por causa mayor. Y nada más.

Una pena, pero es lo que hay. Eso sí, si el señor desconocido por casualidades de la vida logra leer ésto, que se ponga en contacto con mi agente para aclarar las circunstancias de la mirada.

Anuncios

7 comentarios sobre “Un ¿desconocido? en el centro comercial

  1. Llega el apuro…
    Te saludan y no caes en cuenta… las preguntas van desde el “¿quien coj… es este?” a “¿de qué me suena…?” Porque, claro, en ese momento te sueeeeena un montón…
    Para terminar pensando… “No… pa´ mi que no lo conozco… me habrá confundido con otro…”
    Y entonces, va el otro y te habla, y lo que es peor… ¡te llama por tu nombre!
    En ese momento es cuando ya no te llega la camisa al cuerpo…

  2. Bueno, ¿y quién te dice a tí que tu camino y el suyo no se van a cruzar en unos meses? Quizá entonces descubras quién es. No es tan raro, a mí me ha tapsado un par de veces ya…

      1. Bueno… el que no arriesga no gana, y el que no llora no mama.
        Acuérdate de Meryl en Mamma Mia! cantando el “the winner takes all”…

  3. El otro día me paso lago parecido; pero salude muy alegremente y luego me di cuenta que no era para mi, sino para la señora de detrás. Creo que cuando me dí cuenta, me puse hasta roja….. una pena porque el mozo estaba realmente majo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s