extraños

¿Cuánto tiempo tiene que pasar oficialmente para que, un perfecto desconocido, pueda tener el derecho de opinar sobre como eres o dejas de ser? Francamente yo me cuidaría muy mucho de realizar cualquier valoración sobre otra persona que no conozco o que reciente lo hice. Pero parece ser que no todo el mundo es de mi misma opinión. Es más, parece que el hecho de pagar 9 euros por causa y dos cafés y dos coca cola’s sin hielo hace que adquieras ese derecho.

Sinceramente, creo que hay gente que hace valoraciones demasiado a la ligera y sin pensar en si pueden llegar a sentar bien o mal ciertas afirmaciones. Y voy más allá pensando incluso que para ejercer ciertas profesiones, debes saber cuando llega el momento de cerrar la boca y seguir a lo tuyo para no pasar la linea que separa lo cordial y amable de los resbalones inapropiados…

A veces no acepto bien las críticas. Bueno, lo reconozco, no las acepto bien nunca. Pero no lo hago de primeras, porque como soy visceral y cabezón, lo primero que haré es negar en rotundo algo negativo de mi persona. Depués y en frío, y considerandome una persona racional (racional en la frialdad), puedo llegar a entenderlas e incluso reconocerlas. Siempre es bueno que la gente que permanece a tu lado te abra los ojos de vez en cuando. Pero cuando hablo de la gente que permanece a mi lado, hablo de la gente que permance a mi lado. Y me repito tanto en éste punto porque un camarero al que he pedido dos cafés y dos coca cola’s, y con el que la mayor conversación que he tenido ha sido que me traiga 3 azucarillos, creo que con los 9 euros que le he pagado no gana el derecho de verter ciertas afirmaciones.

No entraré en contar lo que ha opinado ni lo que ha dejado de opinar. No es ese el tema que me lleva a escribir. Solo hago la reflexión sobre lo gratuito que es emitir opiniones totalmente subjetivas sobre personas totalmente desconocidas, que no sabes si pueden llegar a sentar bien o mal. Si no conoces, es mejor callar. Si no sabes, es mejor no opinar. Si trabajas, haz tu trabajo y limitate a ser amable y cumplir. El resto si quieres, nos tomamos una caña y opinamos lo que quieras.

Por la mañana cuando te levantas es imposible preveer que puede depararte cada nuevo día que tenemos por delante para vivir. Hoy el día me ha sorprendido casi a última hora.

 

Anuncios