Despistado_007

El esfuerzo que he tenido que hacer hoy durante todo el día para que no se me olvidara el tema de mi próxima entrada ha sido inhumano. Yo creo que no ha habido una hora del día que no me acordara de éste momento que estoy viviendo ahora mismo mientras escribo. Y es que lo reconozco, soy despistado.

¿De que estaba yo hablando?

Es coña. Pero podría haberme pasado perfectamente dado mi historial. Y como ha dicho recientemente una amiga mía, yo creo que el señor alemán ese está acampando en mis neuronas (el señor alemán es Alzheimer). Ahora en serio, se me van muchas ideas de la cabeza. Voy a la cocina y pienso tengo que bajar la basura, pero antes cojo el móvil de la habitación… Adiós basura, ya se me olvidó bajarla. Voy a hacer café en el trabajo, voy a por agua, hecho agua y… Y la cafetera se queda con el agua puesta y ya está. Dejo el bolso en el asiento de atrás y el bolso esa noche duerme en mi garaje. Y ésto es así continuamente.

¿Que me pasa?

Sinceramente he llegado a la conclusión de que hago las cosas demasiado alborotadas en algunas ocasiones, lo que lleva a que mi cerebro no sea capaz de asimilar todas las informaciones diversas que le envío. Otra de las conclusiones que he sacado es que no presto atención a lo que estoy haciendo mientras lo estoy haciendo, porque ando pensando en lo que tengo que hacer a continuación.

Francamente son todo excusas para algo que al final me va a empezar a preocupar. Hoy lo ha pagado mi coche, que se me ha quedado encerrado el pobre en el garaje porque no tenía una santa llave para entrar a por él. Por circusntancias de la vida de cuyo nombre no quiero acordarme, la llave terminó en el llavero del Individuo Las Vegas y no en mi llavero. Y para mas guasa, el mando del garaje duerme en el interior de mi coche. Conclusión, no había manera de entrar en el garaje. ¡Como para una urgencia!

Sea por H o por B (ésta expresión nunca la he entendido), la cuestión es que parece que cada día va a más. Y ésto no lo arregla ni el Brain training ni leches. Dentro de unos años me pintaré de azul y negro, me pondré unas aletas y unos pies de buceador y me lanzaré al mar para vivir para siempre como un Dori cualquiera… No recordaré ni quien fuí, de donde vine ni a donde deberé ir. Lo justo comeré para seguir nadando y buscando a Nemo, eso si me acuerdo de lo que estoy buscando.

Mientras tanto yo me canto… “Donde están las llaves matarile-rile-rile, donde están las llaves matarile-rile-ron… En el fondo del mar, matarile-rile-rile, en el fondo del mar, matarile-rile-ron”

Anuncios