Raquel%20busca%20su%20sitio

¿Cuántos de vosotros sentís que estáis en una estación de tren esperando uno que no pasa nunca?

Hace poco tuve una charla con Individu0 Las Vegas en la que hablabamos sobre la felicidad, o lo que esperamos de la vida y esas cosas transcendentes que se hablan de vez en cuando. La verdad es que la visión de Las Vegas era bastante apocalíptica en comparación con la mía… Y digo era porque hoy mi visión se asemeja en más cosas a la de él, en más de las que yo pensaba.

Individuo Castro al leer la entrada de ayer, está hecho un lío  y su primera opción de buscar un por qué a la situación es un tío cabrón… La segunda es el teléfono rojo. Y supongo que en definitiva algo de razón tiene. La cuestión es que la famosa nube negra se hace más negra en proximidad a las fechas rojas.

Volvemos a la estación de tren. Y vuelvo a ella porque a diario veo como hay muchos trenes que pasan por las estación y se que ninguno de ellos tiene que ver conmigo. Tengo una ventana abierta a diario que me enseña los que han cogido los demás. Esa ventana es Facebook y en ella encuentro las vidas muchas personas que han formado parte de mi vida años atrás. Y a través de esa visión especial que el mundo de internet nos permite, veo viajes, bodas, hijos, parejas,… Son diferentes trenes y cada uno lleva un rumbo.

No pienso que mi vida sea mala ni mucho menos. No creo ni debo quejarme de como me han tratado los años. Pero como decía Las Vegas, la vida la mayoria de las veces es una mierda.

Es como si buscara una luz a la cual seguir. Y si alguien me pregunta a donde voy, poder decir “pues voy detrás de esa luz porque ahora mismo es lo que quiero”. ¿Pero y mi luz? Parece que la luz de mi tren o se ha fundido o al señor que pone las luces se le olvidó enroscarla bien para que no pueda verla.

Tengo 28 años y busco mi sitio. Como Raquel buscaba el suyo hace unos nueve años.

Anuncios