hombre_durmiendo

Hará una semana hoy que notaba su presencia, aunque no tenía la certeza de que fuera real. Llegar a casa y sentir una compañia, no sentir soledad. Aunque la cuestión es que al entrar a mi hogar, todo seguía como estaba. Nada había cambiado de lugar, mis cosas seguían en su sitio, la misma escasez de comida en la nevera…

¿Estaré volviendome loco? Los días han ido transcurriendo tranquilos, pero cada mañana al despertar tenía la sensación de que alguien estaba ahí conmigo, durmiendo en mis sueños. Pero al abrir bien los ojos, descubrir la nada. Todo parece indicar que son alucinaciones mías y que sigo estando solo… ¿O no?

Hoy he tenido la certeza. Y tengo que confesar algo.

Todos estos días no he dormido solo. Todas mis entradas de lamento y desconsuelo han sido injustificadas y por que no decirlo, mentira. Lo reconozco sí, os he mentido.

Cuando ha amanecido hoy y he abierto mis ojillos, te he reconocido…

¡Maldita sea!

¡Tengo una PULGA en mi cama!

Suena a cachondeo, pero es así. Tanto lamento por mi soledad y llevo conviviendo con una pulga desde el sábado pasado. Hoy hacemos una semana y creo que nuestra relación ha tocado fondo. Es chiquitica, tanto que no consigo verla, pero duerme tranquila a mi lado, en mi cama de 1.60.

Pero hoy he decidido que ésta relación debe terminar. Y no, no lo haré con ibuprofeno. He tomado la decisión porque hoy se ha pasado de la raya. Y uno que es un chico decente, pues que le piquen en los pies, lo lleva bien. Pero de ahí, a tomarse la confianza de picar entre dos cosillas que cuelgan y otra que es como un agujero negro… Eso ya es pasarse.

Así que hoy corto con ella. La echo de mi casa, eso sí, en un pequeñito ataúd.

Se terminó.

Pena me da, porque era mi relación más duradera desde hace 4 años casi. Pero no la aguanto más.

Adiós.

Anuncios