teror

El mundo de internet hace que conozcamos gente de muchos lugares que tal vez nunca lleguemos a encontrarnos cara a cara. Supongo que todos hemos tenido la experiencia de entablar una ciber-relación con alguien en la distancia, y cuando me refiero a ciber-relación abarco todo un abanico de formas de relacionarse.

Yo tengo amigos por internet que no conozco físicamente, pero que en determinados momentos han estado presentes en mi vida de una forma u otra. Esas noches en las que estás solo en casa, y lo único que necesitas es que alguien te escuche… Y al final estás horas y horas tecleando historias, o contándolas a través de una videollamada.

Ayer estaba en un bar, tomando algo con un amigo “real”, Individuo Las Vegas. Necesitaba salir de casa para despejarme un poco y fuimos a tomar algo. Mientras estaba en el bar, vi que la televisión emitía imagenes de un incendio. La verdad es que es bastante habitual verlos en pantalla en las fechas que estamos. Pero de repente te fijas en algo más y descubres que el incendio es en Teror, Canarias. Y no sólo que es un incendio, si no que ha sido por una explosión de una fábrica de pirotécnia.

Uy, Teror, Canarias. Tengo un ciber-amigo allí, e inmediatamente de ver la noticia lo primero que piensas es sí estará bien. Gracias a Dios, él lo está, otros no han tenido tanta suerte y desde aquí, mando mis condolencias a quien pueda sentirse afectado por la tragedia.

No conozco en persona a “Bearvogue”, no lo conozco por circunstancias varias aunque estuvimos a punto de juntarnos. Físicamente estamos distantes, pero mentalmente no. ¿Y si le hubiera pasado algo? Es algo difícil de expresar, no encuentro muy bien las palabras adecuadas para escribir esta entrada. ¿Qua clase de sentimiento tienes que tener hacia alguien que no comparte tu vida de una forma digamos “normal”? ¿Y si de repente me entero en la televisión que Bearvogue ya no está?

¿Cuánto o cómo tienes que conocer a una persona para que algo te afecte? Conozco a Bearvogue y él me conoce. Sabe cuando estoy bien  y cuando estoy mal con solo oirme la voz. Incluso sabe si llevo mi teléfono rojo sólo con saludarle al otro lado del teléfono.

Y de repente puede o podemos desaparecer el uno o el otro, y se acabó. Es difícil expresarlo. Hoy estamos, mañana igual no. Unos nos vemos, todos los días, otros no nos hemos visto nunca.

Cuando hablo de personas que no he visto nunca, BearVogue, Sescude… No os conozco, se que lo haré, ¿cuando? No lo se… El destino hará que algún día podamos mirarnos frente a frente. Y si por casualidades del destino, ese día no llegara, os tengo en mi mente y en mi corazón.

Anuncios