courtney-cox

Soy Mónica Geller o por lo menos en ciertos aspectos de su vida. Me gustaría parecer un poco más en cuanto a su obsesión compulsiva por la limpieza y el orden. Pero en este aspecto pincho un poco. Cuando era más pequeño si que conseguía mantener todo un poco más en su sitio, pero ahora me cuesta. Quizás el dia que tenga mi dichoso armario lo conseguiré. Si no a mi madre la pobre le va a dar un mal, porque cada vez que va a mi casa por algo, acaba haciendo algo: o recogiendo el lavavajillas, o pasando la mopa, incluso regando mis plantas.

Una Mónica Geller en condiciones no sería así.

Hace unos días estaba en una terracita de Pamplona tomándome una cerveza en compañia. Yo la quería con limón, pero el camarero amable decidió que sería sin limón. Y yo callado. La cuestión es que hablando un poco de todo, (ya sabéis, esas cosas que se hablan cuando quedas con alguien) surgió o saqué el tema de que en ciertos aspectos soy como Mónica. Lo que más me sorprendio de todo, es que mi acompañante no conócía en absoluto de que estaba hablando dado que nunca había visto la serie Friends. La verdad me resultó raro, pero bueno.

¿Por que la gente tiene planes y yo los hago solo en mi imaginación? Mis amigos se van emparejando (tranquis, individuos, ya se que vosotros no mucho, y si lo estáis, no se yo, jejeje), se van de despedida, se van de boda… ¡Siempre dama de honor y nunca la novia! Me acuerdo del capítulo en el que Chandler le pide matrimonio a Mónica y ella grita en el balcón de su casa:

“¡Estoy comprometida, estoy comprometida!” Mientras dentro de la casa piensan que está diciendo “¡Soy invertida, soy invertida!”

La verdad es que me da un poco pudor incluso esta entrada, pero coño es la verdad. ¡Yo tambien quiero! Quiero un Chandler que llene de velas una casa para decirme si quiero ser invertido. O lo mismo hacerlo yo… Pero es que me aburro tanto de siempre lo mismo que ya estoy un poco harto.

Un chico que conozco me suele decir que le da tanta pereza empezar a conocer a alguien que por eso no empieza nada. Hombre, visto así, si que da pereza. Las relaciones al principio son bonitas, sí, pero un poco putada. “¿Le llamo? ¿Será pronto para hacerlo? Na vaya a pensar que estoy desesperado… ¿Y si realmente lo estoy? ¿Le gustaré con esta camiseta? ¿O me pongo ésta otra?”

Sí, la verdad es que esa fase es francamente un coñazo. Pero la verdad que es un coñazo vista desde fuera y sin estar enamorado. Porque cuando te pilla en mitad, las mariposillas del estómago hacen que no te des cuenta de la realidad.

Mónica desde pequeña pensó en como sería su boda, que quería tener hijos, como tenía que ser la persona con la que compartiría el resto de su vida. Supongo que en el fondo fonfo, todos pensamos en eso alguna vez. No en la boda, si no en compartir tu vida con alguien. Y cuando digo todos, tambien incluyo a todos aquellos con Corazón de Hojalata, como cantaría Naiara, que los hay, muchos y conozco a varios.  

http://www.youtube.com/watch?v=9I0Q_4AFvaY

Anuncios