fisica

Claro que sí, como bien dice Irene, sustituiremos el sexo por chocolate. O como en su caso, el cibersexo: lo de ella es más complicado, tiene al novio fuera, es extranjero y no se concentra con las faltas de ortografía que comete el pobre muchacho cuando intentan calentarse via internet. Todavía es peor si tratan de hacerlo en inglés. En fin, que no hay manera de tener un ratillo entretenido delante del ordenador.

Mientras tanto Blanca se queda frita en el sofá. Yo sería uno de los que se queda dormido seguro. Y vuelve a quedarse dormida viendo una peli. Eso si, apoyada en un hombro de un apuesto caballero. ¡Madre con Blanca!, parecía la mosquita muerta y ahora se debate entre el apuesto caballero y el camarero cañón. Está la cosa como para elegir, y ella con dos, manda narices. 

 Siempre me ha gustado ese piso que comparten, donde siempre parece que hay más gente de la debida. Y si están las dos solas, les quedan sus amigas las cervezas. Alguna vez ya me hubiera gustado entrar en esas conversaciones de compañeras, en la treintena, poniendo a parir a cualquiera que pase por delante, y desahogando sus penas en unas botellas verdes.

Como cambia la vida y como crecemos… Hace años mientras veía Compañeros, me gustaban las historias de Valle, Quimi y esa cuadrilla. Ahora unos cuantos años después, veo otra serie parecida, pero las historias que interesan ya no son las de los jovenes, si no la de sus profesores.

En fin todos, cumplimos años…

compañeros 

 

Anuncios