kit

El arte de conservación de mariposas está en desuso. Es una pena, pero es así. Con lo bonito que es verlas crecer, como van criándose chiquititas y poco a poco van saliendo las alas hasta que pueden volar solas junto a ti. Deberían ser una especie protegida. En el momento que empiezan a salir, tendrían que pasar a formar parte de las especies en peligro de extinción.

Las mías, se murieron porque no he contratado un criador adecuado para que las alimentara y las mimara como ellas se merecían. Pero creo que al no ser la primera vez que desaparecen, he aprendido ciertas cosas. Las mariposas son muy vulnerables durante los dos primeros días de vida. Si no les das calor en este periodo, morirán seguro. Además, hay que vigilarlas, estar pendiente de ellas, y no dejar pasar las horas sin una mínima preocupación. La última vez que crié, durante los dos primeros días de vida tuve alguna urgencia y me decidí a llamar al criador que me dejó las larvas de mariposa. Pero el criador nunca respondía al teléfono cuando yo llamaba. Cuando el criador veía que había llamado, me devolvía la llamada, pero a esas alturas ya habían desaparecido alguna pequeña mariposilla. Alguna otra seguía viviendo, las cuales debían de volver a ser visitadas por el criador, para revacunarlas. Pero el criador siempre tenía cosas que hacer. Así que muchas otras murieron. A los 5 días de haber recibido las pequeñas larvas de mariposa, muchas estaban muertas, o estaban muy debilitadas. Por motivos personales, el criador no volvío a ver mis pequeñas mariposillas en las sucesivas visitas que tenía previstas. Agonizando estaban ya cuando mi criador personal de mariposas decidió abandonarlas a su suerte para dedicarse al cultivo de soledades.

Ay de mi, con mariposas agonizantes y sin criador. Mi espíritu veterinario decidió no hacer sufrir más a las  pobres insignificantes mariposillas y decidí dormirlas para siempre…

La cría de mariposas es complicada, requiere su tiempo, su dedicación y tener un criador que se dedique a ellas una vez que te las ha entregado. Ya no se si estoy preparado para seguir criándolas, o si de momento prefiero ver avutardas por las ventanas que es más interesante. O por lo menos no te deja la sensación de soledad que te dejan las dichosas mariposas.  

Anuncios