Son las 11.34 h de la mañana de un domingo soleado. La gente pasea por la calle, con mochilas, bartulos varios, juguetes, etc. dispuestos a pasar un día en el campo o en la piscina. Hace poco más de hora y media que me he levantado y me parece que ha pasado ya un día. Que lentas pasan las horas cuando vives al lado del móvil rojo.

Mi familia se va a casa de mi hermana a pasar el día.  El diámetro de peligro de mi móvil rojo me impide desplazarme hasta allí, y como consecuencia, hoy paso el domingo, o por lo menos parte de él, todo sólo. Bueno, no está mal de vez en cuando reconcentrarse en soledad.

¿Alguien me acompaña?

Anuncios