15 años después

v2

Muchos de los que estamos en la foto puede que no volvamos a hablarnos nunca. És más, incluso puede que no volvamos a vernos en otros 15 años. Pero no se si la casualidad, o ¿destino? hizo que volvieramos a juntarnos para de una u otra forma, volver a empezar. El famoso Facebook logró que muchos días, semanas, meses y años, un grupo de compañeros de un colegio que ya ni existe como tal, volvieran a juntar sus caminos de nuevo.

Cuando me llegó el mensaje de Iñigo diciéndome que haríamos una cena, realmente no podía creermelo. ¿Iñigo Iglesias mandándome un mensaje a mi? En el colegio nunca fuímos amigos como tal, es más, incluso este servidor que escribe le tenía un poco de miedo. Menudas cosas tiene esta vida, ¿no? No recuerdo bien como era en el colegio, porque la verdad mi memoria histórica no es de lo mejor. Pero si que recuerdo, que entre que era el más pequeño (muy pequeño, enano) de la clase, era el empollón, que era más amigo de las chicas y que no me gustaba ni el fútbol, ni el balonmano, ni nada de eso, pues era el rarito de clase. Blanco perfecto para las bromas de mis compañeros. Conclusión, uno de los más populares del colegio quiere organizar una cena y se lo dice al rarito de clase, ¿era raro o no? Jajaja. Esto lo plantean en una peli americana y es de risa seguro.

La cuestión es que todo siguió adelante, y el sábado 25 de Abril la cena llegó después de mil mensajes por Facebook, móviles y llamadas por teléfono. Era una sensación extraña. Yo creo, y pienso que era pensamiento general, que no sabíamos muy bien como iba a funcionar esa cena. Lo mismo acababamos a las 7 de la mañana borrachos en algún lugar de pamplona, como a las 12.30 nos íbamos a casa porque no había más que rascar. 

Quedé con Yoli y Laura antes de ir al bar. No me sentía lo suficientemente valiente como para llegar al punto de encuentro yo solo. Sí, en el fondo sigo siendo el enano empollón, ahora ya con canas y a veces barba, pero dentro soy igual. Y por fin fuímos de regreso al pasado. Allí entramos, y los alumnos de Askatasuna, sentados en torno a una mesa. El escenario había cambiado, ya no eran pupitres y sillas con una pizarra verde en el fondo. Ahora estabamos unos frente a otros, con 15 años de historias a nuestras espaldas, pero creo que todos con la misma ilusión de volver a estar juntos de nuevo.

No recuerdo donde todo empezó a ir como la seda. No se en que punto de la noche pasamos de ser desconocidos que volvían a juntarse, a ser nuevamente compañeros del colegio e incluso amigos…

…Volver a oir las risas de María y Vanesa, que cada vez que sonaban era como si las oyera en clase…

…Iñigo hablándome… Podréis pensar que tengo un trauma con Iñigo, jajaja, pero era como si en ese momento en el que volvíamos a hablar, rescatara al empollón que iba al colegio para que descansara ya para siempre tranquilo, viendo lo conseguido…

…Luis, Alberto,Jesus Pedro. No habían cambiado nada. Mónica seguía igual que cuando estábamos en el colegio, los mismos ricillos, la misma forma de hablar…

…Lorena, como le dije en el taxi, el descubrimiento de la noche. Creo que los dos hemos vencido la timidez que llevábamos dentro para no volver a usarla nunca más…

…Lutxi, Laura, Beni y Yoli. Ellas si han seguido formando parte de mi vida, de una manera u otra….

La cena empezó, y no se en que punto terminó o si todavía vivo en ella. No se en que punto el alcohol dejo de estar en las copas a pasar a nuestras venas. Pero nos llevó a lo largo de nuestras vidas como todos queríamos. Risas, muchas risas… Bailes, taxis… Totem o Box. Y nos dieron las 6.30 por lo menos a algunos. Otros siguieron la fiesta.

Pienso que ninguno, y lo pienso de verdad, pensaba que iba a salir como salió. Sigo pensando que todos teníamos el miedo de aburrirnos como una ostra por todo el tiempo perdido. Y la realidad, seguramente nos dío con la puerta en las narices. Ha sido todo un decubrimiento el volver a juntarnos, porque quieras o no, hace que volvamos a ser niños de nuevo. Que olvidemos nuestros problemas de ahora y viajemos a cuando nuestros problemas eran Los gorras que querían pegarnos, o la mala leche de Don Jesús El Malo. En esos momentos nuestros caminos se volvieron a juntar a pesar de que  parecían destinados a no converger nunca más. Y la cena lo consiguió.

El resto de la noche, queda en mi memoria, un poco nublada, pero ahí queda. Recuerdo a María, despidiéndome de ella cuando me iba a casa. Y no voy a decir nada más, me lo guardo para mi.

Os recuerdo a todos, fuimos parte los unos de los otros desde que no sabíamos ni hablar… Y ahora os digo que no dejemos de hacerlo nunca más.

Nuestros caminos siguen, pero sólo depende de nosotros que no se vuelvan a separar.

¿Lo haremos?

askata

askata

Anuncios

2 comentarios sobre “15 años después

  1. Creo que me acabas de remover todo el interior,Javi,eres estupendo y aunque esté en la distancia siempre os llevo dentro.Un beso a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s