lluvia1

Así es, como esta canción que está debajo. Después de la tormentilla del sábado por la noche, las cosas se ven diferentes por la mañana. Eso si, todo sigue igual. Igual que el relato de las 4.35 horas de la madrugada. Ningún signo de cambio a la vista.

Ah, y no conocí a ningún Alejandro.

http://www.youtube.com/watch?v=3lSfYSZPmeY

“Y volverán los angeles al despertarse con tu café. Pasará distraida la noticia de nosotros. Y dicen que me servirá. Lo que no mata, fuerza te da. Mientras pasa el sonido de tu voz por la tele, por la radio, el teléfono resonará tu adiós.

De tardes negras, que no hay tiempo, ni espacio, y nadie nunca entenderá. Quedarte puedes, porque la vida, duele demasiado aqui sin tí. Aquí sin tí.

Aquí yo estoy y tu no estás. Y me distrae la publicidad. Entre horarios y el tráfico, trabajo y pienso en tí. Entre puerta y teléfono, tu foto me hablará de tardes negras. Que no hay tiempo ni espacio y nadie nunca entenderá. Quedarte, puedes. Porque la vida, duele, duele demasiado aqui sin tí.

Y lucho contra el silencio hablando con él, y he limado tu ausencia sólo junto a mis brazos. Y si me quieres, tu ya no me verás. Si menos me quieres, yo más estaré allí. Yo más estaré allí, lo juro.

De tardes negras. Que no hay tiempo ni espacio y nadie nunca entenderá. Quedarte puedes. Porque la vida duele, duele demasiado aquí sin tí.”

Anuncios